Otto Hahn

Tiempo de lectura estimado: 49 minutos

Otto Hahn (8 de marzo de 1879 – 28 de julio de 1968) fue un químico alemán y un pionero en los campos de la radiactividad y la radioquímica. Hahn es conocido como el padre de la química nuclear.

Hahn y Lise Meitner descubrieron isótopos radioactivos de radio, torio, protactinio y uranio. También descubrió el fenómeno del retroceso radiactivo y el isomerismo nuclear, y fue pionero en la datación por rubidio-estroncio. En 1938, Hahn, Lise Meitner y Fritz Strassmann descubrieron la fisión nuclear, por la que Hahn recibió el Premio Nobel de Química en 1944. La fisión nuclear fue la base de los reactores y las armas nucleares.


Otto Hahn (8 de marzo de 1879 - 28 de julio de 1968)
Otto Hahn (8 de marzo de 1879 – 28 de julio de 1968)

Graduado de la Universidad de Marburg, Hahn estudió con Sir William Ramsay en el University College de Londres, y en la Universidad McGill de Montreal con Ernest Rutherford, donde descubrió varios nuevos isótopos radiactivos. Regresó a Alemania en 1906, y Emil Fischer puso a su disposición un antiguo taller de carpintería en el sótano del Instituto Químico de la Universidad de Berlín para utilizarlo como laboratorio.

Hahn completó su habilitación en la primavera de 1907, y se convirtió en un Privatdozent. En 1912, se convirtió en jefe del Departamento de Radioactividad del recién fundado Instituto Kaiser Wilhelm de Química. Trabajando con la física austriaca Lise Meitner en el edificio que ahora lleva sus nombres, hizo una serie de descubrimientos innovadores, culminando con su aislamiento del isótopo más longevo del protactinio en 1918.

Durante la Primera Guerra Mundial sirvió con un regimiento de Landwehr en el frente occidental, y con la unidad de guerra química encabezada por Fritz Haber en los frentes occidental, oriental e italiano, ganando la Cruz de Hierro (2ª clase) por su participación en la Primera Batalla de Ypres.


Después de la guerra se convirtió en el jefe del Instituto Kaiser Wilhelm de Química, mientras que seguía a cargo de su propio departamento. Entre 1934 y 1938, trabajó con Strassmann y Meitner en el estudio de los isótopos creados por el bombardeo de neutrones de uranio y torio, lo que llevó al descubrimiento de la fisión nuclear. Se opuso al nacional socialismo y a la persecución de los judíos por parte del Partido Nazi, lo que provocó la expulsión de muchos de sus colegas, incluida Meitner, que se vio obligada a huir de Alemania en 1938.

Durante la Segunda Guerra Mundial, trabajó en el programa alemán de armas nucleares, catalogando los productos de fisión del uranio. Como consecuencia, al final de la guerra fue arrestado por las fuerzas aliadas, y fue encarcelado en Farm Hall junto con otros nueve científicos alemanes, desde julio de 1945 hasta enero de 1946.

Hahn fue el último presidente de la Sociedad Kaiser Wilhelm para el Avance de la Ciencia en 1946 y el presidente fundador de su sucesora, la Sociedad Max Planck, de 1948 a 1960. En 1959 cofundó en Berlín la Federación de Científicos Alemanes, una organización no gubernamental que se ha comprometido con el ideal de una ciencia responsable. Se convirtió en uno de los ciudadanos más influyentes y respetados de la Alemania occidental de la posguerra, y trabajó para reconstruir la ciencia alemana.

Infancia y educación

Otto Hahn nació en Frankfurt am Main el 8 de marzo de 1879, hijo menor de Heinrich Hahn (1845-1922), un próspero vidriero (y fundador de la compañía Glasbau Hahn), y de Charlotte Hahn, de soltera Giese (1845-1905). Tenía un medio hermano mayor, Karl, el hijo de su madre de su anterior matrimonio, y dos hermanos mayores, Heiner y Julius. La familia vivía encima del taller de su padre. Los tres más jóvenes fueron educados en la Klinger Oberrealschule de Frankfurt. A la edad de 15 años, empezó a interesarse especialmente por la química, y realizó sencillos experimentos en la lavandería de la casa familiar. Su padre quería que Otto estudiara arquitectura, ya que había construido o adquirido varias propiedades residenciales y comerciales, pero Otto le convenció de que su ambición era convertirse en un químico industrial.

En 1897, después de tomar su Abitur, Hahn comenzó a estudiar química en la Universidad de Marburgo. Sus asignaturas secundarias eran matemáticas, física, mineralogía y filosofía. Hahn se unió a la Asociación de Estudiantes de Ciencias Naturales y Medicina, una fraternidad estudiantil y precursora de la actual Landsmannschaft Nibelungi (Convento de Coburgo de las academias Landsmannschaften y Turnerschaften).


Pasó su tercer y cuarto semestre en la Universidad de Munich, estudiando química orgánica con Adolf von Baeyer, química física con Friedrich Wilhelm Muthmann, y química inorgánica con Karl Andreas Hofmann. En 1901, Hahn recibió su doctorado en Marburgo por una disertación titulada “Sobre los derivados del bromo del isoeugenol”, un tema de la química orgánica clásica. Completó su servicio militar de un año (en lugar de los dos habituales porque tenía un doctorado) en el 81º Regimiento de Infantería, pero a diferencia de sus hermanos, no solicitó una comisión. Luego regresó a la Universidad de Marburgo, donde trabajó durante dos años como asistente de su supervisor de doctorado, el profesor Theodor Zincke de Geheimrat.

Descubrimiento del radiotorio, y otros “nuevos elementos”

La intención de Hahn era seguir trabajando en la industria. Recibió una oferta de empleo de Eugen Fischer, el director de Kalle & Co. (y el padre del químico orgánico Hans Fischer), pero una condición para el empleo era que Hahn debía haber vivido en otro país y tener un razonable dominio de otro idioma.

Con esto en mente, y para mejorar su conocimiento del inglés, Hahn tomó un puesto en el University College London en 1904, trabajando bajo el mando de Sir William Ramsay, quien era conocido por haber descubierto los gases inertes. Aquí Hahn trabajó en radioquímica, en ese momento un campo muy nuevo.

A principios de 1905, en el curso de su trabajo con sales de radio, Hahn descubrió una nueva sustancia que llamó radiotorio (torio-228), que en ese momento se creía que era un nuevo elemento radiactivo (De hecho, era un isótopo del conocido elemento torio; el concepto de un isótopo, junto con el término, sólo fue acuñado en 1913, por el químico británico Frederick Soddy).


Ramsay se entusiasmó cuando se encontró otro nuevo elemento en su instituto, y tenía la intención de anunciar el descubrimiento de una manera adecuada. De acuerdo con la tradición esto se hizo ante el comité de la venerable Sociedad Real. En la sesión de la Royal Society del 16 de marzo de 1905 Ramsay comunicó el descubrimiento de Hahn del radiotorio. El Daily Telegraph informó a sus lectores:

Un nuevo elemento - Muy pronto los artículos científicos se agobiarán con un nuevo descubrimiento que se ha añadido a los muchos triunfos brillantes de Gower Street. El Dr. Otto Hahn, que trabaja en el University College, ha descubierto un nuevo elemento radiactivo, extraído de un mineral de Ceilán, llamado Torianita, y posiblemente, se conjetura, la sustancia que hace que el torio sea radiactivo. Su actividad es al menos 250.000 veces mayor que la del torio, peso por peso. Emite un gas (generalmente llamado emanación), idéntico a la emanación radiactiva del torio. Otra teoría de profundo interés es que es la posible fuente de un elemento radiactivo posiblemente más fuerte en radiactividad que el propio radio, y capaz de producir todos los curiosos efectos que se conocen del radio hasta el presente. - El descubridor leyó un artículo sobre el tema a la Royal Society la semana pasada, y esto debería estar, cuando se publique, entre las más originales de las recientes contribuciones a la literatura científica.

Hahn publicó sus resultados en las Actas de la Sociedad Real el 24 de marzo de 1905. Fue la primera de las más de 250 publicaciones científicas de Otto Hahn en el campo de la radioquímica. Al final de su estancia en Londres, Ramsay preguntó a Hahn sobre sus planes de futuro, y Hahn le habló de la oferta de trabajo de Kalle & Co. Ramsay le dijo que la radioquímica tenía un futuro brillante, y que alguien que había descubierto un nuevo elemento radiactivo debería ir a la Universidad de Berlín.

Ramsay escribió a Emil Fischer, el jefe del instituto de química de allí, quien le respondió que Hahn podía trabajar en su laboratorio, pero que no podía ser un Privatdozent porque la radioquímica no se enseñaba allí. En este punto, Hahn decidió que primero necesitaba saber más sobre el tema, así que escribió al principal experto en el campo, Ernest Rutherford. Rutherford aceptó tomar a Hahn como asistente, y los padres de Hahn se comprometieron a pagar los gastos de Hahn.

Desde septiembre de 1905 hasta mediados de 1906, Hahn trabajó con el grupo de Rutherford en el sótano del Edificio de Física Macdonald de la Universidad McGill en Montreal. Había cierto escepticismo sobre la existencia del radiotorio, que Bertram Boltwood describió memorablemente como un compuesto de torio X y estupidez. Boltwood pronto se convenció de que sí existía, aunque él y Hahn diferían en cuanto a su vida media.

William Henry Bragg y Richard Kleeman habían observado que las partículas alfa emitidas por las sustancias radiactivas siempre tenían la misma energía, proporcionando una segunda forma de identificarlas, por lo que Hahn se puso a medir las emisiones de partículas alfa del radiotorio. En el proceso, descubrió que una precipitación de torio A (polonio-216) y de torio B (plomo-212) también contenía un “elemento” de corta vida, al que denominó torio C (que más tarde se identificó como polonio-212). Hahn no pudo separarlo, y concluyó que tenía una vida media muy corta (es de unos 300 ns). También identificó el radioactinio (torio-227) y el radio D (que más tarde se identificó como plomo-210) Rutherford señaló que: “Hahn tiene una nariz especial para descubrir nuevos elementos“.


Descubrimiento del mesotorio I

En 1906, Otto Hahn regresó a Alemania, donde Fischer puso a su disposición un antiguo taller de carpintería en el sótano del Instituto Químico para utilizarlo como laboratorio. Hahn lo equipó con electroscopios para medir las partículas alfa y beta y los rayos gamma. En Montreal estos se habían hecho con latas de café desechadas; Hahn hizo los de Berlín de latón, con tiras de aluminio aisladas con ámbar. Estos fueron cargados con palos de goma dura que luego frotó contra las mangas de su traje.

Otto Hahn y Lise Meitner, 1913, en el laboratorio químico del Instituto Químico Kaiser Wilhelm. Cuando un colega que ella no reconoció dijo que se habían conocido antes, Meitner respondió: "Probablemente me confundes con el profesor Hahn.
Otto Hahn y Lise Meitner, 1913, en el laboratorio químico del Instituto Químico Kaiser Wilhelm. Cuando un colega que ella no reconoció dijo que se habían conocido antes, Meitner respondió: “Probablemente me confundes con el profesor Hahn.

No fue posible realizar investigaciones en la carpintería, pero Alfred Stock, el jefe del departamento de química inorgánica, dejó que Hahn utilizara un espacio en uno de sus dos laboratorios privados.  Hahn compró dos miligramos de radio a Friedrich Oskar Giesel, el descubridor del emanio (radón), por 100 marcos el miligramo, y obtuvo torio gratis de Otto Knöfler, cuya empresa de Berlín era un importante productor de productos de torio.

En el espacio de unos pocos meses Hahn descubrió el mesotorio I (radio-228), el mesotorio II (actinio-228), y -independientemente de Boltwood- la sustancia madre del radio, el ionio (identificado más tarde como torio-230). En años posteriores, el mesotorio I adquirió gran importancia porque, al igual que el radio-226 (descubierto por Pierre y Marie Curie), era ideal para su uso en tratamientos médicos de radiación, pero su fabricación sólo costaba la mitad. A lo largo del camino, Hahn determinó que, así como no podía separar el torio del radiotorio, tampoco podía separar el mesotorio del radio.

Otto Hahn completó su habilitación en la primavera de 1907, y se convirtió en un Privatdozent. No se requería una tesis; el Instituto Químico aceptó en su lugar una de sus publicaciones sobre radiactividad. La mayoría de los químicos orgánicos del Instituto Químico no consideraban el trabajo de Hahn como verdadera química. Fischer objetó la afirmación de Hahn en su coloquio de habilitación de que muchas sustancias radiactivas existían en cantidades tan pequeñas que sólo podían ser detectadas por su radiactividad, aventurándose a decir que siempre había sido capaz de detectar sustancias con su agudo sentido del olfato, pero pronto cedió. Un jefe de departamento comentó: “¡Es increíble lo que se consigue ser un Privatdozent en estos días!”

Los físicos aceptaron más el trabajo de Otto Hahn, y comenzó a asistir a un coloquio en el Instituto de Física dirigido por Heinrich Rubens. Fue en uno de estos coloquios donde, el 28 de septiembre de 1907, conoció a la física austriaca Lise Meitner. Casi de la misma edad que él, era la segunda mujer que se doctoró en la Universidad de Viena, y ya había publicado dos artículos sobre la radiactividad. Rubens la sugirió como posible colaboradora. Así comenzó la colaboración de treinta años y la amistad estrecha de toda la vida entre los dos científicos.


En Montreal, Hahn había trabajado con físicos, incluyendo al menos una mujer, Harriet Brooks, pero al principio fue difícil para Meitner. Las mujeres aún no eran admitidas en las universidades de Prusia. A Meitner se le permitió trabajar en la carpintería, que tenía su propia entrada exterior, pero no podía poner un pie en el resto del instituto, incluyendo el espacio del laboratorio de Hahn en el piso de arriba. Si quería ir al baño, tenía que usar uno en el restaurante de la calle.

Al año siguiente, las mujeres fueron admitidas en las universidades, y Fischer levantó las restricciones, e hizo instalar baños para mujeres en el edificio. El Instituto de Física fue más aceptado que los químicos, y ella se hizo amiga de los físicos de allí, incluyendo a Otto von Baeyer, James Franck, Gustav Hertz, Robert Pohl, Max Planck, Peter Pringsheim y Wilhelm Westphal.

El descubrimiento del retroceso radioactivo

Harriet Brooks observó un retroceso radiactivo en 1904, pero lo interpretó mal. Hahn y Meitner lograron demostrar el incidente del retroceso radiactivo a la emisión de partículas alfa y lo interpretaron correctamente. Otto Hahn siguió un informe de Stefan Meyer y Egon Schweidler de un producto de desintegración de actinio con una vida media de unos 11,8 días. Hahn determinó que era actinio X (radio-223). Además, descubrió que en el momento en que un átomo de radioactinio (torio-227) emite una partícula alfa, lo hace con gran fuerza, y el actinio X experimenta un retroceso. Esto es suficiente para liberarlo de los enlaces químicos, y tiene una carga positiva, y puede ser recogido en un electrodo negativo. Hahn sólo pensaba en el actinio, pero al leer su trabajo, Meitner le dijo que había encontrado una nueva forma de detectar sustancias radiactivas. Hicieron algunas pruebas y pronto encontraron actinio C” (talio-207) y torio C” (talio-208). El físico Walther Gerlach describió el retroceso radiactivo como “un descubrimiento profundamente significativo en la física con consecuencias de gran alcance“.

En 1910, Hahn fue nombrado profesor por el Ministro de Cultura y Educación de Prusia, August von Trott zu Solz. Dos años más tarde, Hahn se convirtió en jefe del Departamento de Radiactividad del recién fundado Instituto Kaiser Wilhelm de Química en Berlín-Dahlem (en lo que hoy es el edificio Hahn-Meitner de la Universidad Libre de Berlín). Esto vino con un salario anual de 5.000 marcos. Además, recibió 66.000 marcos en 1914 (de los cuales le dio el 10% a Meitner) de Knöfler por el proceso de mesotorio. El nuevo instituto fue inaugurado el 23 de octubre de 1912 en una ceremonia presidida por el Káiser Guillermo II. Al Káiser se le mostraron sustancias radiactivas brillantes en una habitación oscura.

El traslado a un nuevo alojamiento fue fortuito, ya que la carpintería se había contaminado completamente por los líquidos radioactivos que se habían derramado, y los gases radioactivos que se habían ventilado y luego se descomponían y se asentaban como polvo radioactivo, haciendo imposibles las mediciones sensibles. Para asegurarse de que sus nuevos y limpios laboratorios permanecieran así, Hahn y Meitner instituyeron procedimientos estrictos. Las mediciones químicas y físicas se llevaron a cabo en diferentes habitaciones, las personas que manipulaban sustancias radiactivas tenían que seguir protocolos que incluían no dar la mano, y se colgaron rollos de papel higiénico junto a cada teléfono y manija de la puerta. Las sustancias fuertemente radioactivas se almacenaban en la antigua carpintería, y más tarde en una casa de radio construida a propósito en los terrenos del instituto.


Matrimonio de Otto Hahn con Edith Junghans

Con un ingreso regular, Otto Hahn podía ahora contemplar el matrimonio. En junio de 1911, mientras asistía a una conferencia en Stettin, Hahn conoció a Edith Junghans, una estudiante de la Escuela Real de Arte de Berlín. Se vieron de nuevo en Berlín, y se comprometieron en noviembre de 1912. El 22 de marzo de 1913 la pareja se casó en la ciudad natal de Edith, Stettin, donde su padre, Paul Ferdinand Junghans, fue un alto funcionario de la ley y presidente del Parlamento de la ciudad hasta su muerte en 1915. Después de una luna de miel en Punta San Vigilio en el Lago de Garda en Italia, visitaron Viena, y luego Budapest, donde se alojaron con George de Hevesy.

Su único hijo, Hanno Hahn, nació el 9 de abril de 1922. Durante la Segunda Guerra Mundial, se alistó en el ejército en 1942, y sirvió con distinción en el Frente Oriental como comandante de panzer. Perdió un brazo en combate. Después de la guerra se convirtió en un distinguido historiador del arte e investigador de la arquitectura (en la Hertziana de Roma), conocido por sus descubrimientos en la arquitectura cisterciense de principios del siglo XII. En agosto de 1960, durante un viaje de estudios en Francia, Hanno murió en un accidente de coche, junto con su esposa y asistente Ilse Hahn née Pletz. Dejaron un hijo de catorce años, Dietrich Hahn.

En 1990, se estableció el Premio Hanno e Ilse Hahn por contribuciones destacadas a la historia del arte italiano en memoria de Hanno e Ilse Hahn para apoyar a jóvenes y talentosos historiadores del arte. Se concede cada dos años por la Bibliotheca Hertziana – Instituto Max Planck de Historia del Arte de Roma.

Primera guerra mundial

En julio de 1914 -poco antes de que estallara la Primera Guerra Mundial-, Otto Hahn fue llamado al servicio activo del ejército en un regimiento del Landwehr. Marcharon a través de Bélgica, donde el pelotón que él comandaba estaba armado con ametralladoras capturadas. Fue premiado con la Cruz de Hierro (2ª Clase) por su participación en la Primera Batalla de Ypres.

Fue un alegre participante en la tregua de Navidad de 1914, y fue comisionado como teniente. A mediados de enero de 1915, fue convocado para reunirse con el químico Fritz Haber, quien le explicó su plan para romper el punto muerto de la trinchera con gas cloro. Otto Hahn planteó la cuestión de que la Convención de La Haya prohibía el uso de proyectiles que contuvieran gases venenosos, pero Haber explicó que los franceses ya habían iniciado la guerra química con granadas de gas lacrimógeno, y que planeaba evitar la letra de la convención liberando gas de los cilindros en lugar de los proyectiles.


Otto Hanh en Uniforme 1915
Otto Hanh en Uniforme 1915

La nueva unidad de Haber se llamaba Regimiento Pionero 35. Después de un breve entrenamiento en Berlín, Hahn, junto con los físicos James Franck y Gustav Hertz, fue enviado a Flandes de nuevo para explorar un sitio para un primer ataque con gas. No presenció el ataque porque él y Franck estaban seleccionando una posición para el siguiente ataque. Trasladados a Polonia, en la batalla de Bolimów el 12 de junio de 1915, liberaron una mezcla de cloro y gas fosgeno. Algunas tropas alemanas se mostraron reacias a avanzar cuando el gas comenzó a retroceder, así que Hahn los guió a través de tierra de nadie.

Presenció las agonías de muerte de los rusos que habían envenenado, e intentó sin éxito revivir algunas con máscaras de gas. Fue transferido a Berlín como un conejillo de indias humano que probaba gases venenosos y máscaras de gas. En su siguiente intento, el 7 de julio, el gas volvió a volar por las líneas alemanas, y Hertz fue envenenado. Esta misión fue interrumpida por una misión en el frente de Flandes y de nuevo en 1916 por una misión a Verdún para introducir proyectiles llenos de fosgeno en el Frente Occidental. Luego, una vez más, estuvo cazando a lo largo de ambos frentes en busca de sitios para ataques con gas. En diciembre de 1916 se unió a la nueva unidad de comando de gas en el Cuartel General Imperial.

Entre operaciones, Otto Hahn regresó a Berlín, donde pudo volver a su antiguo laboratorio y ayudar a Meitner con su investigación. En septiembre de 1917 fue uno de los tres oficiales, disfrazados con uniformes austriacos, enviados al frente de Isonzo en Italia para encontrar un lugar adecuado para un ataque, utilizando minenwerfers estriados de reciente desarrollo que simultáneamente lanzaban cientos de contenedores de gas venenoso sobre objetivos enemigos.

Seleccionaron un lugar donde las trincheras italianas se refugiaban en un profundo valle para que persistiera una nube de gas. La batalla de Caporetto rompió la línea italiana y las Potencias Centrales invadieron gran parte del norte de Italia. En 1918 la ofensiva alemana en el oeste se estrelló contra las líneas de los aliados después de una masiva liberación de gas de sus morteros. Ese verano Hahn fue envenenado accidentalmente por fosgeno mientras probaba un nuevo modelo de máscara de gas. Al final de la guerra estaba en el campo en el muftí en una misión secreta para probar una olla que calentaba y liberaba una nube de gases.

Descubrimiento del protactinio

En 1913, los químicos Frederick Soddy y Kasimir Fajans observaron independientemente que la descomposición alfa hacía que los átomos se desplazaran hacia abajo dos lugares en la tabla periódica, mientras que la pérdida de dos partículas beta la devolvía a su posición original. Bajo la reorganización resultante de la tabla periódica, el radio se colocó en el grupo II, el actinio en el grupo III, el torio en el grupo IV y el uranio en el grupo VI. Esto dejó un hueco entre el torio y el uranio. Soddy predijo que este elemento desconocido, al que se refirió (siguiendo el ejemplo de Dmitri Mendeleev) como “ekatantalio”, sería un emisor alfa con propiedades químicas similares al tantalio.



No pasó mucho tiempo antes de que Fajans y Oswald Helmuth Göhring lo descubrieran como un producto de descomposición de un producto beta emisor de torio. Basado en la ley de desplazamiento radioactivo de Fajans y Soddy, era un isótopo del elemento faltante, al que llamaron “brevium” por su corta vida media. Sin embargo, era un emisor beta, y por lo tanto no podía ser el isótopo madre del actinio. Este tenía que ser otro isótopo del mismo elemento.

Hahn y Meitner se propusieron encontrar el isótopo madre desaparecido. Desarrollaron una nueva técnica para separar el grupo del tántalo de la pechblenda, que esperaban acelerara el aislamiento del nuevo isótopo. El trabajo fue interrumpido por la Primera Guerra Mundial. Meitner se convirtió en enfermera de rayos X, trabajando en los hospitales del ejército austriaco, pero regresó al Instituto Kaiser Wilhelm en octubre de 1916.

No sólo Otto Hahn sino la mayoría de los estudiantes, asistentes de laboratorio y técnicos habían sido llamados, así que tuvo que hacer todo ella misma, ayudada sólo brevemente por Hahn cuando volvió a casa de permiso. En diciembre de 1917 pudo aislar la sustancia, y después de más trabajo pudo probar que era realmente el isótopo que faltaba. Presentó sus hallazgos para su publicación en marzo de 1918.

Aunque Fajans y Göhring habían sido los primeros en descubrir el elemento, la costumbre exigía que un elemento estuviera representado por su isótopo más longevo y abundante, y el brevium no parecía apropiado. Los Fajans acordaron con Meitner nombrar al elemento protoactinmio, y asignarle el símbolo químico Pa. En junio de 1918, Soddy y John Cranston anunciaron que habían extraído una muestra del isótopo, pero a diferencia de Meitner no pudieron describir sus características. Reconocieron la prioridad de Meitner, y estuvieron de acuerdo con el nombre. La conexión con el uranio seguía siendo un misterio, ya que ninguno de los isótopos de uranio conocidos se descomponía en protactinio. Permaneció sin resolver hasta que el isótopo madre, el uranio-235, fue descubierto en 1929.

Por su descubrimiento Otto Hahn y Lise Meitner fueron nominados repetidamente para el Premio Nobel de Química en los años 20 por varios científicos, entre ellos Max Planck, Heinrich Goldschmidt y el propio Fajans. En 1949, la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) nombró al nuevo elemento definitivamente protactinio, y confirmó a Hahn y Meitner como descubridores.

Descubrimiento del isomerismo nuclear

Con el descubrimiento del protactinio, la mayoría de las cadenas de decadencia del uranio habían sido cartografiadas. Cuando Otto Hahn volvió a su trabajo después de la guerra, revisó sus resultados de 1914, y consideró algunas anomalías que habían sido descartadas o pasadas por alto. Disolvió las sales de uranio en una solución de ácido fluorhídrico con ácido tantálico. Primero se precipitó el tántalo en el mineral, luego el protactinio.

Además del uranio X1 (torio-234) y el uranio X2 (protactinio-234), Hahn detectó rastros de una sustancia radiactiva con una vida media de entre 6 y 7 horas. Se conocía un isótopo con una vida media de 6,2 horas, el mesotorio II (actinio-228). No estaba en ninguna cadena de descomposición probable, pero podría haber sido contaminación, ya que el Instituto Químico Kaiser Wilhelm había experimentado con él.

Hahn y Meitner demostraron en 1919 que cuando el actinio es tratado con ácido fluorhídrico, permanece en el residuo insoluble. Como el mesotorio II era un isótopo de actinio, la sustancia no era mesotorio II, sino protactinio. Hahn estaba ahora lo suficientemente seguro de que había encontrado algo que llamó su nuevo isótopo “uranio Z”, y en febrero de 1921, publicó el primer informe sobre su descubrimiento.

Otto Hahn determinó que el uranio Z tenía una vida media de alrededor de 6,7 horas (con un margen de error del 2%) y que cuando el uranio X1 decaía, se convertía en uranio X2 alrededor del 99,75% del tiempo, y el uranio Z alrededor del 0,25% del tiempo. Descubrió que la proporción de uranio X con respecto al uranio Z extraída de varios kilogramos de nitrato de uranilo se mantenía constante a lo largo del tiempo, lo que indicaba claramente que el uranio X era la madre del uranio Z.

Para demostrarlo, Otto Hahn obtuvo cien kilogramos de nitrato de uranilo; separar el uranio X de éste llevó semanas. Descubrió que la vida media del progenitor del uranio Z difería de la vida media conocida de 24 días del uranio X1 en no más de dos o tres días, pero no pudo obtener un valor más exacto. Hahn concluyó que el uranio Z y el uranio X2 eran ambos el mismo isótopo de protactinio (protactinio-234), y ambos se descomponían en uranio II (uranio-234), pero con diferentes vidas medias.

El Uranio Z fue el primer ejemplo de isomería nuclear. Walther Gerlach señaló más tarde que se trataba de “un descubrimiento que no se comprendió en su momento, pero que más tarde adquirió una gran importancia para la física nuclear“. Hasta 1936 Carl Friedrich von Weizsäcker no fue capaz de ofrecer una explicación teórica del fenómeno. Por este descubrimiento, cuya plena importancia fue reconocida por muy pocos, Hahn fue propuesto de nuevo para el Premio Nobel de Química por Bernhard Naunyn, Goldschmidt y Planck.

Radioquímica aplicada

En 1924, Otto Hahn fue elegido miembro de pleno derecho de la Academia Prusiana de Ciencias de Berlín, por un voto de treinta bolas blancas a dos negras. Aunque seguía siendo el jefe de su propio departamento, en 1924 llegó a ser subdirector del Instituto Kaiser Wilhelm de Química y en 1928 sucedió a Alfred Stock como director. Meitner se convirtió en el director de la División de Radioactividad Física, mientras que Hahn dirigía la División de Radioactividad Química. A principios de la década de 1920, creó una nueva línea de investigación. Utilizando el “método de emanación”, que había desarrollado recientemente, y la “capacidad de emanación”, fundó lo que se conoció como “radioquímica aplicada” para la investigación de cuestiones químicas y físicoquímicas generales.

En 1936 Cornell University Press publicó un libro en inglés (y más tarde en ruso) titulado Applied Radiochemistry, que contenía las conferencias que dio Otto Hahn cuando era profesor visitante en la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York, en 1933. Esta importante publicación tuvo una gran influencia en casi todos los químicos y físicos nucleares de los Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y la Unión Soviética durante las décadas de 1930 y 1940.

Otto Hahn y el nacionalsocialismo

Fritz Strassmann había venido al Instituto Kaiser Wilhelm de Química para estudiar con Otto Hahn para mejorar sus perspectivas de empleo. Después de que el Partido Nazi llegara al poder en Alemania en 1933, Strassmann rechazó una lucrativa oferta de empleo porque requería formación política y pertenencia al Partido Nazi, y renunció a la Sociedad de Químicos Alemanes cuando ésta se convirtió en parte del Frente Laborista Alemán Nazi en lugar de convertirse en miembro de la organización controlada por los nazis.

Como resultado, no pudo trabajar en la industria química ni recibir su habilitación, el requisito previo para un puesto académico. Meitner persuadió a Otto Hahn para que contratara a Strassmann como asistente. Pronto se le acreditaría como un tercer colaborador en los artículos que producían, y a veces incluso sería el primero en la lista.

La ley de abril de 1933 para la restauración del servicio civil profesional prohibió a los judíos y comunistas de la academia. Meitner estaba exenta de su impacto porque era más bien austríaca que alemana. Haber también estaba exento como veterano de la Primera Guerra Mundial, pero eligió renunciar a su cargo de director del Instituto Kaiser Wilhelm de Química Física y Electroquímica en protesta el 30 de abril de 1933, pero los directores de los otros Institutos Kaiser Wilhelm, incluso los judíos, cumplieron con la nueva ley, que se aplicaba al KWS en su conjunto y a aquellos institutos Kaiser Wilhelm con más del 50% de apoyo estatal, que eximía al KWI de Química.

Por lo tanto, Hahn no tuvo que despedir a ninguno de sus empleados a tiempo completo, pero como director interino del Instituto Haber, despidió a una cuarta parte de su personal, incluidos tres jefes de departamento. Gerhart Jander fue nombrado el nuevo director del antiguo instituto de Haber, e irónicamente, lo reorientó hacia la investigación de la guerra química.

Como la mayoría de los directores de los institutos del KWS, Haber había acumulado un gran fondo discrecional. Su deseo era que se distribuyera entre el personal despedido para facilitar su emigración, pero la Fundación Rockefeller insistió en que los fondos se utilizaran para la investigación científica o se devolvieran. Hahn negoció un acuerdo por el cual el 10% de los fondos se asignaría a la gente de Haber.

En agosto de 1933, los administradores del KWS fueron alertados de que varias cajas de equipo financiado por la Fundación Rockefeller estaban a punto de ser enviadas a Herbert Freundlich, uno de los jefes de departamento que Otto Hahn había despedido, en Inglaterra. Hahn cumplió con una orden de detener el envío, pero cuando Planck, el presidente del KWS desde 1930, regresó de vacaciones, ordenó a Hahn que acelerara el envío.

Haber murió el 29 de enero de 1934. Se celebró un servicio conmemorativo en el primer aniversario de su muerte. A los profesores universitarios se les prohibió asistir, así que enviaron a sus esposas en su lugar. Hahn, Planck y Joseph Koeth asistieron y pronunciaron discursos. El anciano Planck no buscó la reelección, y fue sucedido en 1937 como presidente por Carl Bosch, ganador del Premio Nobel de Química y presidente del consejo de administración de IG Farben, una empresa que había financiado al Partido Nazi desde 1932. Ernst Telschow se convirtió en secretario del KWS. Telschow era un entusiasta partidario de los nazis, pero también era leal a Hahn, siendo uno de sus antiguos alumnos, y Hahn acogió con satisfacción su nombramiento. El ayudante jefe de Hahn, Otto Erbacher, se convirtió en el encargado del partido del KWI para la Química (Vertrauensmann).

La datación por rubidio-estroncio

Mientras Hahn estaba en América del Norte, se le llamó la atención sobre un mineral parecido a la micra de Manitoba que contenía rubidio. Algunos años antes había estudiado la desintegración radiactiva del rubidio-87, y había estimado su vida media en 2 x 1011 años. Se le ocurrió a Hahn que comparando la cantidad de estroncio en el mineral (que una vez había sido rubidio) con la del rubidio restante, podría medir la edad del mineral, suponiendo que su cálculo original de la vida media era razonablemente exacto. Este sería un método de datación superior al estudio de la descomposición del uranio, porque parte del uranio se convierte en helio, que luego se escapa, lo que hace que las rocas parezcan más jóvenes de lo que realmente eran. Jacob Papish ayudó a Hahn a obtener varios kilogramos del mineral.

De 1.012 gramos del mineral, Strassmann y Ernst Walling extrajeron 253,4 miligramos de carbonato de estroncio, que era el isótopo del estroncio 87, lo que indica que todo se había producido a partir de la desintegración radiactiva del rubidio 87. La edad del mineral se había estimado en 1.975 millones de años a partir de los minerales de uranio del mismo yacimiento, lo que implicaba que la vida media del rubidio-87 era de 2,3 x 1011 años: bastante cercana al cálculo original de Hahn. La datación del rubidio-estroncio se convirtió en una técnica muy utilizada para datar rocas en la década de 1950, cuando la espectrometría de masas se hizo común.

Otto Hahn y el descubrimiento de la fisión nuclear

Después de que James Chadwick descubriera el neutrón en 1932, Irène Curie y Frédéric Joliot irradiaron papel de aluminio con partículas alfa, descubrieron que esto da lugar a un isótopo radiactivo de corta vida de fósforo. Observaron que la emisión de positrones continuó después de que cesaron las emisiones de neutrones.

No sólo habían descubierto una nueva forma de descomposición radiactiva, sino que habían transmutado un elemento en un isótopo radiactivo hasta entonces desconocido de otro, induciendo así radiactividad donde antes no la había habido. La radioquímica ya no se limitaba a ciertos elementos pesados, sino que se extendía a toda la tabla periódica. Chadwick señaló que, al ser eléctricamente neutros, los neutrones podían penetrar en el núcleo atómico más fácilmente que los protones o las partículas alfa. Enrico Fermi y sus colegas en Roma recogieron esta idea, y comenzaron a irradiar elementos con neutrones.

Placa conmemorativa del descubrimiento de la fisión por Hahn y Strassmann en Berlín (inaugurada en 1956)
Placa conmemorativa del descubrimiento de la fisión por Hahn y Strassmann en Berlín (inaugurada en 1956)

La ley de desplazamiento radioactivo de Fajans y Soddy decía que el decaimiento beta hace que los isótopos se muevan un elemento hacia arriba en la tabla periódica, y el decaimiento alfa hace que se muevan dos hacia abajo. Cuando el grupo de Fermi bombardeó átomos de uranio con neutrones, encontraron una compleja mezcla de vidas medias.

Por lo tanto, Fermi llegó a la conclusión de que se habían creado los nuevos elementos con números atómicos superiores a 92 (conocidos como elementos transuránicos). Meitner y Hahn no habían colaborado durante muchos años, pero Meitner estaba ansiosa por investigar los resultados de Fermi. Hahn, inicialmente, no lo estaba, pero cambió de opinión cuando Aristid von Grosse sugirió que lo que Fermi había encontrado era un isótopo de protactinio. “La única pregunta“, escribió más tarde Hahn, “parecía ser si Fermi había encontrado isótopos de elementos transuránicos, o isótopos del elemento inmediatamente inferior, el protactinio. En ese momento Lise Meitner y yo decidimos repetir los experimentos de Fermi para averiguar si el isótopo de 13 minutos era un isótopo de protactinio o no. Era una decisión lógica, habiendo sido los descubridores del protactinio.”

Entre 1934 y 1938, Otto Hahn, Meitner y Strassmann encontraron un gran número de productos de transmutación radiactiva, todos los cuales consideraron como transuránicos. En ese momento, la existencia de actínidos aún no estaba establecida, y se creía erróneamente que el uranio era un elemento del grupo 6 similar al tungsteno. De ello se desprendía que los primeros elementos transuránicos serían similares a los elementos del grupo 7 a 10, es decir, el renio y los platinoides. Establecieron la presencia de múltiples isótopos de al menos cuatro de esos elementos y (erróneamente) los identificaron como elementos con números atómicos 93 a 96. Fueron los primeros científicos en medir la vida media de 23 minutos del uranio-239 y en establecer químicamente que era un isótopo del uranio, pero no pudieron continuar esta labor hasta su conclusión lógica e identificar el verdadero elemento 93.

Identificaron diez vidas medias diferentes, con diversos grados de certeza. Para explicarlas, Meitner tuvo que formular la hipótesis de una nueva clase de reacción y de la desintegración alfa del uranio, ninguna de las cuales había sido reportada antes, y para la cual faltaban pruebas físicas. Hahn y Strassmann refinaron sus procedimientos químicos, mientras que Meitner ideó nuevos experimentos para arrojar más luz sobre los procesos de reacción.

En mayo de 1937, emitieron informes paralelos, uno en Zeitschrift für Physik con Meitner como autor principal, y otro en Chemische Berichte con Hahn como autor principa. Hahn concluyó el suyo afirmando enfáticamente: Vor allem steht ihre chemische Verschiedenheit von allen bekannten Elementen außerhalb jeder Diskussion (“Por encima de todo, su distinción química de todos los elementos previamente conocidos no necesita más discusión”); Meitner estaba cada vez más inseguro. Consideraba la posibilidad de que las reacciones procedieran de diferentes isótopos del uranio; se conocían tres: uranio-238, uranio-235 y uranio-234.

Sin embargo, cuando calculó la sección transversal de los neutrones, era demasiado grande para ser otra cosa que el isótopo más abundante, el uranio-238. Llegó a la conclusión de que debía ser otro caso de isomería nuclear que Hahn había descubierto en el protactinio. Por lo tanto, terminó su informe en una nota muy diferente a la de Hahn, informando que: “El proceso debe ser la captura de neutrones por el uranio-238, que conduce a tres núcleos isoméricos de uranio-239. Este resultado es muy difícil de reconciliar con los conceptos actuales del núcleo”.

Moneda de 5 marcos alemanes, en honor a Hahn y su descubrimiento de la fisión, 1979
Moneda de 5 marcos alemanes, en honor a Hahn y su descubrimiento de la fisión, 1979

Con el Anschluss, la unificación de Alemania con Austria el 12 de marzo de 1938, Meitner perdió su ciudadanía austríaca, y huyó a Suecia. Sólo llevaba un poco de dinero, pero antes de irse, Hahn le dio un anillo de diamantes que había heredado de su madre. Meitner continuó escribiendo a Hahn por correo. A finales de 1938 Hahn y Strassmann encontraron evidencia de isótopos de un metal alcalinotérreo en su muestra. Encontrar un metal alcalinotérreo del grupo 2 fue problemático, porque no encajaba lógicamente con los otros elementos encontrados hasta entonces. Hahn sospechó inicialmente que era radio, producido al separar dos partículas alfa del núcleo de uranio, pero era improbable que se separaran dos partículas alfa mediante este proceso. La idea de convertir el uranio en bario (eliminando unos 100 nucleones) se consideraba absurda.

Durante una visita a Copenhague el 10 de noviembre, Hahn discutió estos resultados con Niels Bohr, Lise Meitner y Otto Robert Frisch. El perfeccionamiento de la técnica, que condujo al experimento decisivo de los días 16 y 17 de diciembre de 1938, produjo resultados desconcertantes: los tres isótopos se comportaron consistentemente no como radio, sino como bario. Hahn, que no informó a los físicos de su Instituto, describió los resultados exclusivamente en una carta a Meitner el 19 de diciembre:

    Estamos llegando cada vez más a la horrible conclusión de que nuestros isótopos Ra se comportan no como Ra, sino como Ba... Tal vez puedas dar alguna explicación fantástica. Nosotros mismos nos damos cuenta de que no puede estallar en Ba. Ahora queremos probar si los isótopos Ac derivados del "Ra" se comportan no como Ac sino como La.

En su respuesta, Meitner estuvo de acuerdo. “Por el momento, la interpretación de una ruptura tan profunda me parece muy difícil, pero en la física nuclear hemos experimentado tantas sorpresas, que no se puede decir incondicionalmente: ‘es imposible’.” El 22 de diciembre de 1938, Hahn envió un manuscrito a Naturwissenschaften informando de sus resultados radioquímicos, que se publicaron el 6 de enero de 1939.

El 27 de diciembre, Hahn llamó por teléfono al editor de Naturwissenschaften y solicitó una adición al artículo, especulando que algunos elementos del grupo del platino observados anteriormente en el uranio irradiado, que originalmente se interpretaron como elementos de transuranio, podrían ser en realidad tecnecio (entonces llamado “masurio”), creyendo erróneamente que las masas atómicas tenían que sumar en lugar de los números atómicos. En enero de 1939, estaba lo suficientemente convencido de esa formación de elementos ligeros como para publicar una nueva revisión del artículo, en la que se retractaba de las anteriores afirmaciones de observar elementos transuránicos y vecinos del uranio.

Como químico, Otto Hahn era reacio a proponer un descubrimiento revolucionario en la física, pero Meitner y Frisch elaboraron una interpretación teórica de la fisión nuclear, término que Frisch se apropió de la biología. En enero y febrero publicaron dos artículos en los que discutían y confirmaban experimentalmente su teoría. En su segunda publicación sobre la fisión nuclear, Hahn y Strassmann utilizaron por primera vez el término Uranspaltung (fisión del uranio) y predijeron la existencia y liberación de neutrones adicionales durante el proceso de fisión, abriendo la posibilidad de una reacción nuclear en cadena.

Esto fue demostrado por Frédéric Joliot y su equipo en marzo de 1939. Edwin McMillan y Philip Abelson utilizaron el ciclotrón en el Laboratorio de Radiación de Berkeley para bombardear el uranio con neutrones, pudieron identificar un isótopo con una vida media de 23 minutos que era la hija del uranio-239, y por lo tanto el elemento real 93, al que llamaron neptunio. “Ahí va un Premio Nobel”, comentó Hahn.

En el Instituto de Química Kaiser Wilhelm, Kurt Starke produjo independientemente el elemento 93, usando sólo las débiles fuentes de neutrones disponibles allí. Hahn y Strassmann comenzaron entonces a investigar sus propiedades químicas. Sabían que debía descomponerse en el elemento real 94, que, según la última versión del modelo de gota líquida del núcleo propuesto por Bohr y John Archibald Wheeler, sería incluso más fisible que el uranio-235, pero fueron incapaces de detectar su descomposición radiactiva. Llegaron a la conclusión de que debía tener una vida media extremadamente larga, tal vez de millones de años. Parte del problema era que todavía creían que el elemento 94 era un platinoide, lo que confundió sus intentos de separación química.

Otto Hahn en la Segunda guerra mundial

El 24 de abril de 1939, Paul Harteck y su asistente, Wilhelm Groth, habían escrito al Ministerio de Guerra del Reich, alertándolo sobre la posibilidad de desarrollar una bomba atómica. En respuesta, la rama de armas del ejército (HWA) había establecido una sección de física bajo la dirección del físico nuclear Kurt Diebner. Después de que estallara la Segunda Guerra Mundial el 1 de septiembre de 1939, la HWA pasó a controlar el programa alemán de armas nucleares.

A partir de entonces, Otto Hahn participó en una incesante serie de reuniones relacionadas con el proyecto. Después de que el Director del Instituto Kaiser Wilhelm de Física, Peter Debye, se fue a los Estados Unidos en 1940 y nunca regresó, Diebner fue instalado como su director. Hahn informó a la HWA sobre el progreso de su investigación. Junto con sus asistentes, Hans-Joachim Born, Siegfried Flügge, Hans Götte, Walter Seelmann-Eggebert y Strassmann, catalogó alrededor de cien isótopos producto de la fisión. También investigaron los medios de separación de isótopos, la química del elemento 93 y los métodos para purificar los óxidos y sales de uranio.

En la noche del 15 de febrero de 1944, el edificio del Instituto Kaiser Wilhelm de Química fue alcanzado por una bomba. La oficina de Hahn fue destruida, junto con su correspondencia con Rutherford y otros investigadores, y muchas de sus posesiones personales.

Antiguo edificio del Instituto Kaiser Wilhelm de Química en Berlín. Fuertemente dañado por los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial, fue restaurado y se convirtió en parte de la Universidad Libre de Berlín. Fue rebautizado como Edificio Otto Hahn en 1956, y el Edificio Hahn-Meitner en 2010
Antiguo edificio del Instituto Kaiser Wilhelm de Química en Berlín. Fuertemente dañado por los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial, fue restaurado y se convirtió en parte de la Universidad Libre de Berlín. Fue rebautizado como Edificio Otto Hahn en 1956, y el Edificio Hahn-Meitner en 2010

La oficina era el objetivo previsto de la incursión, que había sido ordenada por el general de brigada Leslie Groves, director del Proyecto Manhattan, con la esperanza de interrumpir el proyecto alemán de uranio. Albert Speer, el ministro de armamento y producción de guerra del Reich, dispuso que el instituto se trasladara a Tailfingen, en el sur de Alemania. Todo el trabajo en Berlín cesó en julio. Hahn y su familia se mudaron a la casa de un fabricante textil allí.

La vida se volvió precaria para los casados con mujeres judías. Uno de ellos era Philipp Hoernes, un químico que trabajaba para la Auergesellschaft, la empresa que extraía el mineral de uranio utilizado por el proyecto. Después de que la empresa lo dejara ir en 1944, Hoernes se enfrentó a ser reclutado para trabajos forzados. A la edad de 60 años, era dudoso que sobreviviera. Hahn y Nikolaus Riehl arreglaron que Hoernes trabajara en el Instituto Químico Kaiser Wilhelm, afirmando que su trabajo era esencial para el proyecto de uranio y que el uranio era altamente tóxico, haciendo difícil encontrar gente para trabajar con él.

Otto Hahn era consciente de que el mineral de uranio era bastante seguro en el laboratorio, aunque no tanto para las 2.000 mujeres esclavas del campo de concentración de Sachsenhausen que lo extraían en Oranienburg, por otras razones. Otro físico con una esposa judía era Heinrich Rausch von Traubenberg. Hahn certificó que su trabajo era importante para el esfuerzo bélico, y que su esposa María, que tenía un doctorado en física, era requerida como su asistente. Después de su muerte, el 19 de septiembre de 1944, Maria se enfrentó a ser enviada a un campo de concentración. Hahn montó una campaña de presión para conseguir su liberación, pero sin éxito, y fue enviada al gueto de Theresienstadt en enero de 1945. Sobrevivió a la guerra, y se reunió con sus hijas en Inglaterra después de la guerra.

Encarcelamiento de Otto Hahn

El 25 de abril de 1945, una fuerza de tarea blindada de la Misión Alsos llegó a Tailfingen, y rodeó el Instituto Químico Kaiser Wilhelm. Hahn fue informado de que estaba bajo arresto. Cuando se le preguntó sobre los informes relacionados con su trabajo secreto sobre el uranio, Hahn respondió: “Los tengo todos aquí”, y entregó 150 informes. Fue llevado a Hechingen, donde se unió a Erich Bagge, Horst Korsching, Max von Laue, Carl Friedrich von Weizsäcker y Karl Wirtz.

Luego fueron llevados a un castillo en ruinas en Versalles, donde se enteraron de la firma del Instrumento de Rendición Alemán en Reims el 7 de mayo. En los días siguientes se les unieron Kurt Diebner, Walther Gerlach, Paul Harteck y Werner Heisenberg. Todos eran físicos excepto Hahn y Harteck, que eran químicos, y todos habían trabajado en el programa alemán de armas nucleares excepto von Laue, aunque él lo sabía muy bien.

Fueron trasladados al Château de Facqueval en Modave, Bélgica, donde Hahn utilizó el tiempo para trabajar en sus memorias y luego, el 3 de julio, fueron trasladados por avión a Inglaterra. Llegaron a Farm Hall, Godmanchester, cerca de Cambridge, el 3 de julio. Sin que ellos lo supieran, todas sus conversaciones, dentro y fuera, fueron grabadas con micrófonos ocultos. Les dieron periódicos británicos, que Hahn pudo leer. Le preocupaban mucho sus informes sobre la Conferencia de Potsdam, donde el territorio alemán fue cedido a Polonia y a la URSS.

En agosto de 1945, los científicos alemanes fueron informados del bombardeo atómico de Hiroshima. Hasta ese momento los científicos, excepto Harteck, estaban completamente seguros de que su proyecto estaba más avanzado que cualquier otro en otros países, y el jefe científico de la Misión Alsos, Samuel Goudsmit, no hizo nada para corregir esta impresión. Ahora la razón de su encarcelamiento en Farm Hall se hizo evidente de repente.

A medida que se recuperaban del shock del anuncio, comenzaron a racionalizar lo que había sucedido. Otto Hahn señaló que estaba contento de que no hubieran tenido éxito, y von Weizsäcker sugirió que debían afirmar que no habían querido hacerlo. Redactaron un memorándum sobre el proyecto, señalando que la fisión fue descubierta por Hahn y Strassmann. La revelación de que Nagasaki había sido destruida por una bomba de plutonio fue otra sorpresa, ya que significaba que los Aliados no sólo habían sido capaces de llevar a cabo con éxito el enriquecimiento de uranio, sino que también habían dominado la tecnología de los reactores nucleares.

El memorándum se convirtió en el primer borrador de una apología de la posguerra. La idea de que Alemania había perdido la guerra porque sus científicos eran moralmente superiores era tan escandalosa como increíble, pero tuvo eco en el mundo académico alemán de la posguerra y enfureció a Goudsmit, cuyos padres habían muerto en Auschwitz. El 3 de enero de 1946, exactamente seis meses después de haber llegado a Farm Hall, se permitió que el grupo regresara a Alemania. Hahn, Heisenberg, von Laue y von Weizsäcker fueron llevados a Göttingen, que estaba controlada por las autoridades de ocupación británicas.

El Premio Nobel de Química 1944

El 16 de noviembre de 1945 la Real Academia Sueca de Ciencias anunció que Hahn había sido galardonado con el Premio Nobel de Química de 1944 “por su descubrimiento de la fisión de los núcleos atómicos pesados” Hahn se encontraba todavía en Farm Hall cuando se hizo el anuncio; por lo tanto, su paradero era un secreto y era imposible que el comité del Nobel le enviara un telegrama de felicitación. En cambio, se enteró de su premio el 18 de noviembre a través del Daily Telegraph. Sus compañeros de internado celebraron su premio dando discursos, haciendo bromas y componiendo canciones.

Hahn había sido nominado para los premios Nobel de química y física muchas veces incluso antes del descubrimiento de la fisión nuclear. Varias más siguieron al descubrimiento de la fisión. Aunque Hahn y Meitner recibieron nominaciones para la física, la radiactividad y los elementos radiactivos se habían visto tradicionalmente como el dominio de la química, y así el Comité del Nobel de Química evaluó las nominaciones. El comité recibió informes de Theodor Svedberg y Arne Westgren.

Estos químicos estaban impresionados por el trabajo de Otto Hahn, pero consideraban que el de Meitner y Frisch no era extraordinario, y no entendían por qué la comunidad de la física consideraba su trabajo como fundamental. En cuanto a Strassmann, aunque su nombre estaba en los papeles, había una política de larga data de otorgar premios al científico más antiguo en una colaboración. Por lo tanto, el comité recomendó que sólo Hahn recibiera el premio de química.

Bajo el dominio nazi, a los alemanes se les había prohibido aceptar los premios Nobel después de que el Premio Nobel de la Paz fuera otorgado a Carl von Ossietzky en 1936. Por lo tanto, la recomendación del Comité Nobel de Química fue rechazada por la Real Academia Sueca de Ciencias en 1944, que también decidió aplazar el premio por un año. Cuando la Academia reconsideró el premio en septiembre de 1945, la guerra había terminado y por lo tanto el boicot alemán había terminado. Además, el comité de química se había vuelto más cauteloso, ya que era evidente que en los Estados Unidos se habían realizado muchas investigaciones en secreto, y sugirió aplazarlo un año más, pero la Academia se vio influenciada por Göran Liljestrand, quien argumentó que era importante que la Academia afirmara su independencia de los Aliados de la Segunda Guerra Mundial y otorgara el premio a un alemán, como lo había hecho después de la Primera Guerra Mundial cuando se lo había otorgado a Fritz Haber. Por lo tanto, Hahn se convirtió en el único receptor del Premio Nobel de Química de 1944.

La invitación para asistir a las festividades del Nobel fue transmitida a través de la Embajada Británica en Estocolmo. El 4 de diciembre, Hahn fue persuadido por dos de sus captores de Alsos, el Teniente Coronel americano Horace K. Calvert y el Capitán de Corbeta británico Eric Welsh, para que escribiera una carta al comité del Nobel aceptando el premio, pero declarando que no podría asistir a la ceremonia de entrega del premio el 10 de diciembre ya que sus captores no le permitirían salir de Farm Hall. Cuando Hahn protestó, Welsh le recordó que Alemania había perdido la guerra. Según los estatutos de la Fundación Nobel, Hahn tuvo seis meses para dar la conferencia del Premio Nobel, y hasta el 1 de octubre de 1946 para cobrar el cheque de 150.000 coronas suecas.

Hahn fue repatriado desde Farm Hall el 3 de enero de 1946, pero pronto se hizo evidente que las dificultades para obtener el permiso de viaje del gobierno británico significaban que no podría viajar a Suecia antes de diciembre de 1946. Por consiguiente, la Academia de Ciencias y la Fundación Nobel obtuvieron una prórroga del gobierno sueco. Hahn asistió al año siguiente de recibir el premio. El 10 de diciembre de 1946, el aniversario de la muerte de Alfred Nobel, el Rey Gustavo V de Suecia le entregó su medalla y diploma del Premio Nobel. Hahn dio 10.000 coronas de su premio a Strassmann, que se negó a utilizarlo.

Fundador y presidente de la Sociedad Max Planck

El suicidio de Albert Vögler el 14 de abril de 1945 dejó al KWS sin presidente. El químico británico Bertie Blount fue puesto a cargo de sus asuntos mientras los Aliados decidían qué hacer con él, y él decidió instalar a Max Planck como presidente interino. A la edad de 87 años, Planck estaba en la pequeña ciudad de Rogätz, en un área que los americanos estaban preparando para entregar a la Unión Soviética.

El astrónomo holandés Gerard Kuiper de la Misión Alsos fue a buscar a Planck en un jeep y lo llevó a Göttingen el 16 de mayo. El 25 de julio, Planck escribió a Hahn, que todavía estaba cautivo en Inglaterra, y le informó de que los directores del KWS habían votado para que fuera el próximo presidente, y le preguntó si aceptaría el cargo. Hahn no recibió la carta hasta septiembre, y no pensó que fuera una buena elección, ya que se consideraba un mal negociador, pero sus colegas le convencieron para que aceptara. Después de su regreso a Alemania, asumió el cargo el 1 de abril de 1946.

La Ley No. 25 del Consejo de Control Aliado sobre el control de la investigación científica, de fecha 29 de abril de 1946, limitaba a los científicos alemanes a realizar únicamente investigaciones básicas y el 11 de julio el Consejo de Control Aliado disolvió el KWS por insistencia de los estadounidenses, que consideraban que se había acercado demasiado al régimen nacional socialista y que constituía una amenaza para la paz mundial.

Sin embargo, los británicos, que habían votado en contra de la disolución, se mostraron más comprensivos y ofrecieron dejar que la Kaiser Wilhelm Society continuara en la zona británica, con una condición: que se cambiara el nombre. Hahn y Heisenberg estaban angustiados por esta perspectiva. Para ellos era una marca internacional que representaba la independencia política y la investigación científica del más alto nivel. Hahn señaló que se había sugerido que se cambiara el nombre durante la República de Weimar, pero que se había persuadido al Partido Socialdemócrata de Alemania para que no lo hiciera. Para Otto Hahn, el nombre representaba los buenos tiempos del Imperio Alemán, por muy autoritario y antidemocrático que fuera, antes de la odiada República de Weimar. Heisenberg pidió el apoyo de Niels Bohr, pero éste recomendó que se cambiara el nombre.

En septiembre de 1946, se estableció una nueva Sociedad Max Planck en Bad Driburg, en la Zona Británica. El 26 de febrero de 1948, después de que las zonas de EE.UU. y Gran Bretaña se fusionaran en Bizonia, se disolvió para dar paso a la Sociedad Max Planck, con Hahn como presidente fundador. Se hizo cargo de los 29 institutos de la antigua Sociedad del Kaiser Wilhelm que se encontraban en las zonas británica y americana. Cuando se formó la República Federal de Alemania (o Alemania Occidental) en 1949, se unieron a ellos los cinco institutos situados en la zona francesa.

El Instituto Químico Kaiser Wilhelm, ahora bajo la dirección de Strassmann, construyó y renovó una nueva sede en Maguncia, pero los trabajos avanzaron lentamente y no se trasladó de Tailfingen hasta 1949. La insistencia de Hahn en mantener a Ernst Telschow como secretario general casi causó una rebelión contra su presidencia. En sus esfuerzos por reconstruir la ciencia alemana, Hahn fue generoso al emitir persilschein (certificados de encubrimiento), escribiendo uno para Gottfried von Droste, que se había unido a la Sturmabteilung (SA) en 1933 y al NSDAP en 1937, y llevaba su uniforme de la SA en el Instituto Químico Kaiser Wilhelm, y para Heinrich Hörlein y Fritz ter Meer de IG Farben.

Otto Hahn fue presidente de la Sociedad Max Planck hasta 1960, y logró recuperar el renombre que una vez había disfrutado la Sociedad Kaiser Wilhelm. Se fundaron nuevos institutos y se ampliaron los antiguos, el presupuesto aumentó de 12 millones de marcos alemanes en 1949 a 47 millones en 1960, y la plantilla creció de 1.400 a casi 3.000 personas.

Portavoz de la responsabilidad social

Después de la Segunda Guerra Mundial, Hahn se opuso firmemente al uso de la energía nuclear con fines militares. Vio la aplicación de sus descubrimientos científicos para tales fines como un mal uso, o incluso un crimen. Lawrence Badash escribió: “Su reconocimiento en tiempos de guerra de la perversión de la ciencia para la construcción de armas y su actividad de posguerra en la planificación de la dirección de los esfuerzos científicos de su país lo inclinó cada vez más a ser un portavoz de la responsabilidad social“.

A principios de 1954, escribió el artículo “Cobalto 60 – ¿Peligro o bendición para la humanidad?”, sobre el mal uso de la energía atómica, que fue ampliamente reimpreso y transmitido en la radio en Alemania, Noruega, Austria y Dinamarca, y en una versión inglesa en todo el mundo a través de la BBC. La reacción internacional fue alentadora. Al año siguiente inició y organizó la Declaración de Mainau de 1955, en la que él y varios premios Nobel internacionales llamaron la atención sobre los peligros de las armas atómicas y advirtieron a las naciones del mundo con urgencia contra el uso de la “fuerza como último recurso”, y que se publicó una semana después del similar Manifiesto de Russell-Einstein. En 1956, Hahn repitió su llamamiento con la firma de 52 de sus colegas del Nobel de todas las partes del mundo.

Hahn también fue uno de los autores del Manifiesto de Göttingen del 13 de abril de 1957, en el que, junto con 17 destacados científicos atómicos alemanes, protestó contra una propuesta de armamento nuclear de las fuerzas armadas de Alemania Occidental (Bundeswehr). Esto dio lugar a que Hahn recibiera una invitación para reunirse con el Canciller de Alemania, Konrad Adenauer y otros altos funcionarios, entre ellos el Ministro de Defensa, Franz Josef Strauss, y los generales Hans Speidel y Adolf Heusinger (ambos habían sido generales en la época nazi).

Los dos generales argumentaron que el Bundeswehr necesitaba armas nucleares, y Adenauer aceptó su consejo. Se redactó un comunicado en el que se decía que la República Federal no fabricaba armas nucleares y que no pediría a sus científicos que lo hicieran, sino que las fuerzas alemanas estaban equipadas con armas nucleares estadounidenses.

El 13 de noviembre de 1957, en el Konzerthaus (Sala de Conciertos) de Viena, Hahn advirtió de los “peligros de los experimentos con bombas A y H” y declaró que “hoy en día la guerra ya no es un medio de política, sólo destruirá todos los países del mundo”. Su aclamado discurso fue transmitido internacionalmente por la radio austriaca, Österreichischer Rundfunk (ÖR). El 28 de diciembre de 1957, Hahn repitió su llamamiento en una traducción inglesa para la Radio Búlgara de Sofía, que se transmitió en todos los Estados del Pacto de Varsovia.

En 1959 Hahn cofundó en Berlín la Federación de Científicos Alemanes (VDW), una organización no gubernamental que se ha comprometido con el ideal de una ciencia responsable. Los miembros de la Federación se sienten comprometidos a tomar en consideración las posibles implicaciones militares, políticas y económicas, así como las posibilidades de un mal uso atómico al llevar a cabo sus investigaciones y enseñanzas científicas. Con los resultados de su trabajo interdisciplinario, la VDW no sólo se dirige al público en general, sino también a los responsables de la toma de decisiones en todos los niveles de la política y la sociedad. Hasta su muerte, Otto Hahn no se cansó de advertir con urgencia de los peligros de la carrera de armamentos nucleares entre las grandes potencias y de la contaminación radiactiva del planeta.

Fallecimiento

Hahn recibió un disparo en la espalda de un inventor descontento en octubre de 1951, fue herido en un accidente de coche en 1952 y sufrió un pequeño ataque al corazón en 1953. En 1962, publicó un libro, Vom Radiothor zur Uranspaltung. Se publicó en inglés en 1966 con el título Otto Hahn: Una Autobiografía Científica, con una introducción de Glenn Seaborg.

El éxito de este libro puede haberle llevado a escribir otra autobiografía más completa, Otto Hahn. Mein Leben, pero antes de que pudiera publicarse, se fracturó una de las vértebras del cuello al salir del coche. Poco a poco se fue debilitando y murió en Göttingen el 28 de julio de 1968. Su esposa Edith sólo le sobrevivió por quince días. Fue enterrado en el Stadtfriedhof de Göttingen. Al día siguiente de su muerte, la Sociedad Max Planck publicó la siguiente nota necrológica en los principales periódicos de Alemania, Austria y Suiza:

    El 28 de julio, en su 90º año, nuestro Presidente Honorario Otto Hahn falleció. Su nombre quedará registrado en la historia de la humanidad como el fundador de la era atómica. En él Alemania y el mundo han perdido a un erudito que se distinguía en igual medida por su integridad y humildad personal. La Sociedad Max Planck está de luto por su fundador, que continuó las tareas y tradiciones de la Sociedad del Kaiser Wilhelm después de la guerra, y también está de luto por un buen y muy querido ser humano, que vivirá en el recuerdo de todos los que tuvieron la oportunidad de conocerlo. Su trabajo continuará. Lo recordamos con profunda gratitud y admiración.

Para más información Otto Hahn – Biographical. NobelPrize.org. Nobel Media AB

A %d blogueros les gusta esto: