Hans Goldschmidt

Tiempo de lectura estimado: 4 minutos

Hans Goldschmidt, nombre completo Johann Wilhelm Goldschmidt, (nacido el 18 de enero de 1861 en Berlín, Prusia [ahora en Alemania] – murió el 21 de mayo de 1923 en Baden-Baden, Alemania), químico alemán que inventó el proceso aluminotérmico (1905).

Biografía

Nació en Berlín el 18 de enero de 1861. Fue un estudiante de Robert Bunsen. Su padre, Theodor Goldschmidt, fue el fundador de la compañía química Chemische Fabrik Th. Goldschmidt, que con el tiempo pasó a formar parte de la moderna empresa Degussa, y Hans y su hermano Karl Hering dirigieron esta empresa durante muchos años.

Hans Goldschmidt, (18 de enero de 1861, Berlín, Prusia - 21 de mayo de 1923, Baden Baden, Alemania)
Hans Goldschmidt, (18 de enero de 1861, Berlín, Prusia – 21 de mayo de 1923, Baden Baden, Alemania)

Se le conoce principalmente como el coinventor de la amalgama de sodio y el titular inicial de la patente de la reacción de termita. La reacción de termita (o aluminotérmica) es aquella en la que el metal de aluminio es oxidado por un óxido de otro metal, normalmente óxido de hierro, produciendo gran calor en el proceso. En un principio, Goldschmidt estaba interesado en producir metales muy puros evitando el uso de carbono en la fundición, pero pronto se dio cuenta del valor de la soldadura, un proceso conocido como soldadura térmica. También se utiliza en dispositivos incendiarios. Este proceso se llama a veces «reacción de Goldschmidt» o «proceso de Goldschmidt», porque impulsó su desarrollo y lo patentó en 1895. También publicaría un extenso artículo sobre él en 1898.

Murió el 21 de mayo de 1923.

Aportes de Goldschmidt

Entre los múltiples aportes hechos por Hans Goldschmidt a la química se encuentran el desarrollo de la amalgama de sodio. La amalgama de sodio, comúnmente denominada Na(Hg), es una aleación de mercurio y sodio. El término amalgama se utiliza para las aleaciones, los compuestos intermetálicos y las soluciones (tanto sólidas como líquidas) que tienen al mercurio como componente principal. La amalgama de sodio se utiliza a menudo en las reacciones como un fuerte agente reductor con mejores propiedades de manipulación en comparación con el sodio sólido. Son menos peligrosamente reactivas hacia el agua y de hecho se utilizan a menudo como una suspensión acuosa.


La amalgama de sodio se usó como reactivo ya en 1862. Un método de síntesis fue descrito por J. Alfred Wanklyn en 1866.

Termita

La termita (griego. θερμός thermós calido) es un nombre comercial y de marca para una mezcla de óxido de hierro (III) (coloquialmente ‘óxido’) y gránulos de aluminio, que se utiliza principalmente para la soldadura aluminotérmica, por ejemplo, de las juntas de rieles, y para otros procesos termales o aluminotérmicos. Los dos materiales normalmente se granulan con un aglutinante para mantenerlos en flujo libre y evitar la posible segregación y absorción de agua.

La reacción de la termita fue descubierta por Hans Goldschmidt en la década de 1890 y patentada en 1895.

«Thermit» es una marca protegida del Grupo Goldschmidt Thermit, que se separó de Goldschmidt AG en 1999.

Aplicación de la termita para soldadura de rieles en Alemania
Aplicación de la termita para soldadura de rieles en Alemania

En general, el término «termita» se refiere a las mezclas vertibles de metales más o menos finamente divididos con ciertos óxidos metálicos que, después de que la reacción se inicia con agentes de ignición pirotécnica especiales (por ejemplo, mezcla de peróxido de bario y magnesio, o nitrato de bario y aluminio de grano fino), reaccionan en poco tiempo desarrollando un calor extremadamente alto (aproximadamente 2400 °C) y formando el metal previamente contenido en el óxido metálico.


Para iniciar la reacción fuertemente exotérmica, un cordón de encendido normal lleno de pólvora negra (o incluso la llama de un encendedor normal) no suele ser suficiente, también en parte debido al aluminio de grano normalmente grueso. Un aluminio demasiado fino favorecería el peligro de descomposición explosiva y también aumentaría involuntariamente la velocidad de reacción. Por esta razón es necesario usar una sustancia o elemento que aporte la cantidad de energía necesaria para iniciar la reacción, como por ejemplo, una cinta de magnesio.

Las reacciones termitas tienen muchos usos. La termita no es un explosivo, sino que funciona exponiendo un área muy pequeña a temperaturas extremadamente altas. El calor intenso enfocado en un punto pequeño puede ser usado para cortar el metal o soldar componentes metálicos entre sí, tanto fundiendo el metal de los componentes, como inyectando el metal fundido de la propia reacción de la termita.

La termita puede utilizarse para la reparación mediante la soldadura en el lugar de secciones de acero gruesas como los bastidores de los ejes de las locomotoras, donde la reparación puede tener lugar sin necesidad de retirar la pieza de su ubicación instalada.

La termita puede utilizarse para cortar o soldar rápidamente acero como las vías férreas, sin necesidad de equipos complejos o pesados.


Para más información Hans Goldschmidt

A %d blogueros les gusta esto: