Glenn T. Seaborg

Tiempo de lectura estimado: 21 minutos

Glenn Theodore Seaborg (19 de abril de 1912 – 25 de febrero de 1999) fue un químico estadounidense cuya participación en la síntesis, descubrimiento e investigación de diez elementos transuránicos le valió una parte del Premio Nobel de Química de 1951. Su trabajo en esta área también le llevó a desarrollar el concepto de actínidos y la disposición de las series de actínidos en la tabla periódica de los elementos.

Glenn Theodore Seaborg (1912 - 1999)
Glenn Theodore Seaborg (1912 – 1999)

Seaborg, químico nuclear de renombre mundial, premio Nobel de química (1951), profesor y educador, y asesor científico de diez presidentes de los Estados Unidos, es probablemente más conocido por el descubrimiento del plutonio (1941) y por su liderazgo del equipo que desarrolló procesos de planta para su purificación para su uso en el programa de bombas atómicas de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial (1942-1945), y su «revolucionario» concepto de actínidos (1944-1945), que condujo al descubrimiento de los elementos 95 y 96 entre 1944 y 1945.


Fue co-descubridor de los elementos 97 y 98 (1949-1950) y en 1951 él y el profesor Edwin M. McMillan compartieron el Premio Nobel de Química por sus investigaciones sobre los elementos transuránicos. Posteriormente, Seaborg fue codescubridor de los elementos 99-102 (1952-1958), y en 1974 del elemento 106, llamado oficialmente seaborgium en su honor en 1997. De 1961 a 1971 presidió la Comisión de Energía Atómica de los Estados Unidos, apoyando firmemente los usos pacíficos de la energía atómica, incluso como fuente de electricidad. Supervisó la investigación de doctorado de sesenta y ocho estudiantes antes de retirarse de la enseñanza a tiempo completo en 1979. También era muy conocido como autor de muchos libros, como educador y por sus incansables esfuerzos para mejorar la educación científica de los Estados Unidos en todos los niveles, así como excursionista, ambientalista y entusiasta de los deportes.

Infancia y educación

Glen Theodore Seaborg, hijo de Selma Olivia (Erickson) y Herman Theodore Seaborg, nació en 1912 en la pequeña ciudad minera de hierro de Ishpeming en la Península Superior de Michigan. Su madre nació en Suecia y su padre en los Estados Unidos, de inmigrantes suecos, y Glen aprendió sueco antes que inglés. Glen asistió al jardín de infancia hasta el quinto grado en Ishpeming. En 1922 la familia se mudó a Home Gardens, cerca de Los Ángeles, California, principalmente porque su madre buscaba mejores oportunidades educativas y profesionales para sus hijos. Por esta época cambió la ortografía de su nombre de «Glen» a «Glenn». Nunca olvidó sus raíces en Ishpeming ni su herencia sueca y cuando ganó el Premio Nobel en 1951, pronunció su discurso de aceptación en Estocolmo en sueco.

Su padre nunca pudo conseguir un empleo permanente en California como maquinista (su antiguo oficio) y la familia era muy pobre. Al principio, Glenn tuvo que ganarse su propio dinero para gastos aceptando trabajos esporádicos. El primer año fue llevado en autobús a la escuela de gramática de la Avenida Wilmington en el distrito de Watts de Los Angeles, pero más tarde fue transferido a una escuela recién construida en Home Gardens donde recibió su diploma de octavo grado e ingresó en la escuela secundaria David Starr Jordan en (Watts) Los Angeles en 1925.


La inspiración que lo llevó a la ciencia

Atribuyó a un inspirador profesor de secundaria, Dwight Logan Reid, el haber despertado su temprano interés en la química y la física. Glenn se graduó en 1929 como el mejor de su clase. Trabajando en el verano como estibador y ayudante de laboratorio nocturno, ganó suficiente dinero para asistir a la Universidad de California, Los Angeles (UCLA), una universidad pública gratuita, porque podía vivir en casa y viajar con sus amigos a la UCLA, que estaba a unas veinte millas de distancia. Seaborg se especializó en química en lugar de en física, ya que pensó que le proporcionaría más oportunidades de trabajo en caso de que no pudiera encontrar un puesto universitario como profesor, su objetivo final. Después de recibir su licenciatura en química en 1933, se quedó otro año para tomar cursos adicionales de física que acababan de empezar en el nivel de graduado en 1934.

Primera etapa en Berkeley

El trabajo de graduación en el Departamento de Química de la UCLA aún no se había instituido, por lo que Seaborg fue a la Universidad de California en Berkeley (UCB) para comenzar el trabajo de graduación en química. Esperaba trabajar cerca del gran profesor Gilbert Newton Lewis, decano de la Facultad de Química, y del joven y prometedor físico nuclear Ernest Orlando Lawrence, inventor del ciclotrón a principios del decenio de 1930, por el que recibió el Premio Nobel de Física de 1939.

Seaborg describió la atmósfera de Berkeley cuando empezó en agosto de 1934 como «excitante y glamurosa«. Comenzó su investigación de postgrado en 1937 sobre la dispersión inelástica de neutrones, primero bajo la dirección del profesor de física Robert D. Fowler, y luego bajo la dirección del profesor de química George Ernest Gibson, obteniendo su doctorado en mayo de 1937 en menos de tres años.

Los Estados Unidos estaban todavía en la profundidad de la Depresión, pero pronto el profesor Lewis le pidió que se quedara como su asistente personal de investigación y publicaron muchos artículos juntos. Entre 1936 y 1939 colaboró en experimentos que utilizaron el recién terminado ciclotrón de 37 pulgadas para producir muchos nuevos isótopos, por ejemplo, el yodo 131 y el tecnecio 99, que se han utilizado ampliamente en procedimientos de diagnóstico y terapéuticos en la medicina nuclear. Glenn T Seaborg se convirtió en instructor del Departamento de Química de la UCB en 1939 y fue ascendido a profesor adjunto en 1941.

Primer elemento transuranico

Después de que la noticia del descubrimiento de la fisión nuclear llegara a Berkeley en enero de 1939, el profesor Edwin M. McMillan y el reciente doctor Philip H. Abelson comenzaron a investigar este nuevo fenómeno en los bombardeos de uranio con neutrones en el recién terminado ciclotrón de 60 pulgadas en Berkeley. Lo más inesperado fue que produjeron e identificaron el primer elemento transuránico «real» (93), (previamente reportado erróneamente en 1934 por Enrico Fermi y otros) que separaron químicamente e identificaron en la primavera de 1940. Propusieron que se llamara neptunio en honor al planeta Neptuno, porque está justo más allá del planeta Urano, del que recibió el nombre de uranio (92).


McMillan comenzó entonces una búsqueda del siguiente elemento más pesado (el número atómico 94), pero fue llamado para una investigación de radar en tiempo de guerra en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en noviembre de 1940 antes de que pudiera terminar el proyecto. Al enterarse de su repentina partida, Seaborg le escribió proponiéndole continuar con la búsqueda del elemento 94 y recibió su inmediato consentimiento. El equipo, formado por Seaborg, su compañero instructor el Dr. Joseph W. Kennedy y el primer estudiante graduado de Seaborg, Arthur C. Wahl, continuó con los bombardeos de uranio con deuteron y a finales de enero de 1941 tenía pruebas preliminares del nuevo elemento. El 28 de enero de 1941 se envió una breve carta a Washington, D.C., en la que se describían estos resultados, pero su publicación se retuvo voluntariamente hasta 1946.

Continuaron trabajando en la separación química para obtener pruebas inequívocas de que se había descubierto un nuevo elemento. Según lo descrito por Seaborg, «En la noche tormentosa del 23 de febrero de 1941, en un experimento que duró hasta bien entrada la mañana siguiente, Wahl realizó la oxidación que les dio la prueba de que lo que habían hecho era químicamente diferente de todos los demás elementos conocidos«. Este experimento demostró que las propiedades químicas del elemento 94 eran similares a las del uranio y no al osmio (elemento76) como sugerían las tablas periódicas anteriores a la Segunda Guerra Mundial. Veinticinco años más tarde, la sala 307 del Gilman Hall en el campus de la UCB, donde se realizaron estos experimentos, fue dedicada como un hito histórico nacional.

Seaborg en 1950, con la columna de ilusión del intercambiador de iones de elementos actínidos.
Seaborg en 1950, con la columna de ilusión del intercambiador de iones de elementos actínidos.

El plutonio fue producido por primera vez en estos experimentos como el isótopo con masa 238, pero casi simultáneamente, Seaborg y Emilio Segrè comenzaron a irradiar cantidades de kilogramos de nitrato de uranilo con neutrones para producir uranio-239 que rápidamente decayó a neptunio-239 (vida media ~2,2 días). El neptunio fue entonces purificado y se le permitió decaer beta al nuevo isótopo de plutonio de mayor vida, de masa 239 (~30.000 años) para medir su fisionabilidad con neutrones lentos. Los experimentos tuvieron éxito al producir cantidades suficientes para hacer la medición y se encontró que era comparable a la del uranio-235, una medición que cambió el curso de la historia. Una comunicación describiendo este experimento fue enviada a Washington, D.C., el 7 de marzo de 1941. Una vez más, estos resultados fueron voluntariamente retenidos para su publicación hasta después de la Segunda Guerra Mundial debido a sus potenciales aplicaciones militares.

Un informe secreto que describía las propiedades químicas de los elementos 94 y 93 también fue enviado a Washington, D.C., el 21 de marzo de 1942 por Seaborg y Wahl. El nombre plutonio (Pu) fue propuesto para el elemento 94 porque Plutón está justo más allá de los planetas Neptuno y Urano.


La carrera por el plutonio

Estos descubrimientos llevaron a la decisión de los Estados Unidos de emprender un programa de choque para desarrollar reactores nucleares para producir plutonio para su uso en el proyecto de la bomba atómica, y constituyeron la base del proyecto secreto de plutonio durante la guerra en el Laboratorio Metalúrgico («Met») de la Universidad de Chicago. Se le pidió a Seaborg que dirigiera el grupo de la división de química que trabajaba en la extracción química y la purificación del plutonio y en marzo de 1942 se decidió que se trasladara a Chicago.

Inmediatamente le propuso a Helen Lucille Griggs (entonces secretaria de E. O. Lawrence) con quien había estado saliendo desde 1941, y ella aceptó. En abril de 1942 tomó una licencia de Berkeley para ir a Chicago con el entendimiento de que regresaría a Berkeley para visitarla lo antes posible y entonces él y Helen se casarían. En junio de 1942 Seaborg regresó a Berkeley y llevó a Helen a visitar a sus padres en Southgate, California. Para ahorrar tiempo, la convenció de que volviera con él inmediatamente a Chicago en tren, prometiéndole que se casarían en Nevada, en ese momento conocido como el estado del «matrimonio rápido». Desembarcaron del tren en Caliente, Nevada, y finalmente se casaron en Pioche, Nevada, el 6 de junio de 1942. El matrimonio de Helen y Glenn duraría hasta su muerte en febrero de 1999, más de cincuenta y seis años. A Seaborg le gustaba señalar «que la considero mi mayor descubrimiento». Glenn y Helen tuvieron siete hijos.

Seaborg en la Universidad de Chicago

Glenn T. Seaborg llegó al Laboratorio de la Universidad de Chicago en junio de 1942, para dirigir el grupo responsable de diseñar procesos de planta para la purificación química del plutonio para el Proyecto Manhattan de desarrollo de una bomba atómica. En agosto de 1942, los miembros del grupo lograron aislar la primera muestra «pura» (sin otros elementos presentes como portadores) de un compuesto de plutonio. Contenía alrededor de un microgramo de plutonio y era visible a simple vista.

Las primeras investigaciones (1940-1942) de los procesos de precipitación y los estados de oxidación del plutonio que el grupo de química de la UCB había realizado utilizando únicamente cantidades de plutonio trazadoras (submicrograma) fueron la base del desarrollo posterior de los procesos de las grandes plantas para separar el plutonio del uranio irradiado en los reactores.

El uranio fue irradiado (1943) en el reactor de baja potencia de Clinton, Tennessee, y para marzo de 1944 se habían aislado varios gramos de plutonio. Los reactores y la enorme planta de separación química de Hanford, Washington, fueron construidos en 1943-1944, y las primeras series de producción para separar el plutonio en la escala de kilogramos comenzaron en diciembre de 1944. Esto representó un factor de aumento de más de mil millones con respecto a los experimentos iniciales del trazador de Berkeley.


A principios de 1944, Seaborg consideró que la química del proceso para el plutonio había progresado hasta el punto de que él y sus colaboradores podían dedicar algún esfuerzo a la producción e identificación de los siguientes elementos transuránicos de los números atómicos 95 y 96. Estos intentos no tuvieron éxito al principio hasta que Seaborg propuso su concepto de actínido de estructura electrónica de elementos pesados en el que los catorce elementos más pesados que el actinio (número atómico 89) se colocan en la tabla periódica como una serie de cinco transiciones bajo la serie de cuatro transiciones del lantánido.

La nueva tabla periódica de Seaborg que incorpora este concepto fue publicada en Chemical & Engineering News en 1945. Se consideró una hipótesis «salvaje» porque en aquel momento se creía comúnmente que el torio, el protactinio, el uranio, el neptunio, el plutonio y los siguientes elementos debían colocarse como los miembros más pesados de los grupos 4 a 10. Pero Seaborg postuló que los actínidos más pesados, al igual que sus homólogos de lantánidos, serían extremadamente difíciles de oxidar por encima del estado de oxidación trivalente. Este concepto se verificó cuando las separaciones químicas basadas en la separación de los elementos 95 y 96 como homólogos trivalentes de los lantánidos se utilizaron con éxito en 1944-1945 para separar e identificar estos nuevos elementos, que posteriormente se denominaron americio (Am) y curio (Cm) por analogía con sus homólogos lantánidos, el europio y el gadolinio.

Segunda época de Seaborg en Berkeley, premio Nobel y posguerra

En mayo de 1946 Glenn T. Seaborg regresó de Chicago a Berkeley como profesor titular de química, trayendo consigo a algunos de sus asociados, incluyendo a Isadore Perlman, Burris B. Cunningham, Stanley G. Thompson y Albert Ghiorso. En los años siguientes, hasta 1958, Seaborg, Thompson, Ghiorso y sus colaboradores, incluyendo muchos estudiantes de postgrado y becarios de postdoctorado, continuaron sintetizando e identificando los siguientes seis elementos transuránicos con los números atómicos del 97 al 102. El primero de ellos, el berkelio (97) y el californio (98), se produjeron en el ciclotrón de 60 pulgadas de Berkeley en 1949-1950. Poco después, en 1951, Seaborg y McMillan compartieron el Premio Nobel de Química por sus investigaciones sobre los elementos transuránicos.

Glenn T. Seaborg (izquierda) y Edwin M. McMillan frente a la Tabla Periódica, poco después del anuncio de la obtención del Premio Nobel de Química de 1951
Glenn T. Seaborg (izquierda) y Edwin M. McMillan frente a la Tabla Periódica, poco después del anuncio de la obtención del Premio Nobel de Química de 1951

Los elementos 99 y 100 se produjeron de forma más inesperada en los escombros del primer dispositivo termonuclear, que fue diseñado y probado por el Laboratorio Científico de Los Álamos en el Atolón Enewetak en el Pacífico Sur el 1 de noviembre de 1952. Su enorme rendimiento de unos 10 megatones creó un flujo de neutrones tan alto e instantáneo que el uranio-238 del dispositivo capturó al menos diecisiete neutrones.

El grupo de Seaborg en Berkeley fue el primero en separar y obtener pruebas de estos nuevos elementos, trabajando junto con los científicos del Laboratorio Nacional de Argonne y Los Álamos para confirmar estos resultados. El grupo propuso los nombres de einsteinio y fermio para estos elementos en honor a los grandes científicos Albert Einstein y Enrico Fermi. Seaborg y sus colaboradores produjeron entonces el mendelevio (101) en 1956 utilizando el ciclotrón de 60 pulgadas, y el nobelio (102) en 1958 utilizando el Acelerador Lineal de Iones Pesados en el Laboratorio de Radiación de Berkeley. Según la hipótesis de los actínidos, se esperaba que el nobelio tuviera un estado relativamente estable de 2+ por analogía con el iterbio, que puede reducirse de 3+ a 2+ con agentes reductores fuertes. Sin embargo, se descubrió que no sólo es posible alcanzar el estado 2+ del nobelio, sino que es el estado de oxidación más estable del nobelio en solución acuosa.


Durante este período (1946-1958), Seaborg fue director de la División de Química Nuclear. Se convirtió en director asociado del Laboratorio de Radiación de Berkeley en 1954. Además de investigar la producción y las propiedades químicas de los elementos transuránicos, los científicos de la división descubrieron docenas de nuevos isótopos y proporcionaron muchos datos sobre la radiactividad de las partículas alfa y los niveles de energía nuclear necesarios para la evolución de las teorías modernas de la estructura nuclear.

Juego de 4 sellos postales “Atoms for peace” autografiadas por Glenn T. Seaborg
Juego de 4 sellos postales “Atoms for peace” autografiadas por Glenn T. Seaborg

Seaborg como presidente de la AEC

Seaborg comenzó a ampliar sus horizontes al servicio público nacional y sirvió de 1947 a 1950 en el primer comité asesor general de la Comisión de Energía Atómica de los Estados Unidos (AEC). En consonancia con su interés de toda la vida por el atletismo, fue representante atlético de la facultad para la UCB de 1953 a 1958 y desempeñó un papel destacado en la organización de la Asociación Atlética de Universidades Occidentales.

Fue nombrado canciller de la UCB en 1958, cargo en el que prosperó. Los equipos deportivos tuvieron un éxito inusual, y muchas nuevas instalaciones, centros de investigación, departamentos y museos, incluyendo el Lawrence Hall of Science, se establecieron durante su corto período de sólo dos años y medio. Ocupó este cargo hasta 1961, cuando el presidente electo John F. Kennedy le pidió que viniera a Washington, D.C., para presidir la AEC.

El presidente Kennedy y su Presidente de la Comisión de Energía Atómica, Glenn T. Seaborg
El presidente Kennedy y su Presidente de la Comisión de Energía Atómica, Glenn T. Seaborg

Glenn y su familia se trasladaron a Washington, D.C., cuando se convirtió en presidente de la CAE. Su mandato de 1961 a 1971 fue más largo que el de cualquier otro presidente y abarcó las presidencias de Kennedy, Lyndon B. Johnson y Richard M. Nixon. Seaborg dirigió las negociaciones que dieron como resultado el tratado de prohibición de los ensayos nucleares limitados que prohibía el ensayo de dispositivos nucleares en la atmósfera o bajo el mar, que fue aprobado por el Senado de los Estados Unidos en 1963. Apoyó firmemente el uso de la energía nuclear como fuente de electricidad y dirigió delegaciones a unos sesenta países, incluida la URSS, para promover los usos pacíficos de la energía atómica.

Portada de la revista Time con Seaborg en ella
Portada de la revista Time con Seaborg en ella

Durante las administraciones de Johnson y Nixon, la AEC desempeñó un papel importante en la negociación del Tratado de No Proliferación, tomó la iniciativa de instituir salvaguardias nacionales e internacionales para garantizar que los materiales nucleares no se desviaran de los usos pacíficos hacia fines armamentísticos, y aplicó un recorte en la producción de materiales fisionables. Seaborg fue un firme defensor del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares. La AEC también estaba a cargo del programa de pruebas de armas nucleares, y del programa Plowshare.


Otras investigaciones

Seaborg continuó su interés en la investigación de los elementos transuránicos y se estableció el Programa Nacional de Producción de Transplutonio en el Reactor de Isótopos de Alto Flujo (HFIR), encargado en el Laboratorio Nacional de Oak Ridge a mediados de la década de 1960. El HFIR y la instalación de procesamiento de transuranio asociada fueron esenciales para producir isótopos raros de elementos pesados utilizados en la síntesis de nuevos elementos pesados y en fuentes de calor para la exploración espacial.

También se produjeron otros isótopos radiactivos para aplicaciones en biología, medicina nuclear e industria. Entre los muchos nuevos proyectos establecidos se encontraban: Instalación de mesón de Los Álamos, acelerador de 200 mil millones de voltios de electrones del Laboratorio Lawrence Berkeley, programa de reactor de energía nuclear civil, programa de centrífuga de gas, programa de energía nuclear en el espacio y programa de investigación termonuclear controlada.

Bajo el liderazgo de Seaborg, el apoyo a la investigación básica en las ciencias físicas, la biología y la medicina casi se duplicó. Fue fundamental para la implementación de premios a científicos en los Estados Unidos y en el extranjero. Se interesó mucho por mejorar la enseñanza de las ciencias y las matemáticas y por atraer a los jóvenes a las carreras científicas, y se iniciaron los programas de educación y formación nuclear e información técnica y exposiciones.

Regreso de Seaborg a la docencia

Glenn T. Seaborg regresó a Berkeley en 1971 y fue nombrado profesor universitario de química por los regentes de la Universidad de California. Continuó enseñando hasta 1979, y fue asesor de sesenta y ocho doctorados, trece maestrías y cincuenta y cuatro estudiantes universitarios a lo largo de su carrera. Después de su regreso a Berkeley, se involucró más activamente en el Lawrence Hall of Science (LHS), en cuya fundación participó mientras era canciller en Berkeley.

Desempeñó un papel activo en el establecimiento del LHS como el centro de ciencias públicas, desarrollo de planes de estudio, educación de maestros y centro de extensión escolar de la UCB. Fue el investigador principal del programa de Grandes Exploraciones en Matemáticas y Ciencia y ayudó a establecer estándares para la educación científica. Fue director en funciones de 1982 a 1984. Cuando se eligió un nuevo director, Seaborg asumió el nuevo cargo de presidente fundador de LHS y sirvió activamente en esta capacidad hasta justo antes de su última enfermedad.


Se desempeñó como director adjunto del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley hasta su muerte en 1999. Participó activamente en muchas organizaciones internacionales para fomentar la aplicación de la química a las necesidades económicas, sociales y científicas mundiales. Se pronunció a favor de una mejor educación en ciencias y matemáticas y fue miembro de la Comisión Nacional para la Excelencia en la Educación (1983) que publicó el influyente informe «Una nación en riesgo: el imperativo de la reforma educativa». Seaborg reiteró más tarde que «hemos estado cometiendo un acto de desarme educativo irreflexivo y unilateral» (Seaborg, 1991).

En octubre de 1989, junto con el entonces Secretario de Energía, Almirante James D. Watkins, copresidió la Conferencia de Acción Educativa en Matemáticas y Ciencias en el Lawrence Hall of Science. Watkins declaró que el objetivo de la conferencia y su informe era asegurar que los libros de historia del siglo XXI no hablaran de una otrora gran nación que declinó y cayó porque perdió su pasión por la ciencia. En 1998 Seaborg fue nombrado miembro de la Comisión para el Establecimiento de Normas de Contenido y Rendimiento Académico, nombrada por el Gobernador de California Pete Wilson para que presidiera el comité para el establecimiento de normas científicas en el nivel K-12. Seaborg guió al comité en la formulación de las concisas y controvertidas declaraciones de los estándares científicos que se enseñarán en las escuelas secundarias de California.

Honores y reconocimientos a Seaborg

Además del Premio Nobel de Química de 1951, recibió muchos otros honores y premios. Estos incluyen: la selección en 1947 como uno de los «Diez Jóvenes Sobresalientes de América» por los EE.UU. Cámara de Comercio Junior; elección a la Academia Nacional de Ciencias en 1948; Medalla de Oro John Ericsson de la Sociedad Americana de Ingenieros Suecos en 1948; Premio Enrico Fermi de la AEC 1959; Premio al Pionero Nuclear de la Sociedad de Medicina Nuclear 1971; Orden de la Legión de Honor de la República de Francia, Condecoración, 1973; Consejo Sueco de América 1984; Gran Premio del Patrimonio Sueco; Medalla Clark Kerr de la Universidad de California en 1986; Premio Vannevar Bush de la Junta Nacional de Ciencias en 1988; Medalla Nacional de Ciencias en 1991; Medalla Priestley en 1997; y muchos otros premios importantes de la Sociedad Química Americana, cincuenta títulos honoríficos de diversas universidades y la elección de una docena de academias de ciencias nacionales extranjeras. Seaborg figura en el Libro Guinness de los Récords Mundiales por tener la entrada más larga en el Who’s Who de América.

El nombre de seaborgio para el elemento 106 fue aprobado oficialmente por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada en 1997, un honor que Seaborg dijo que apreciaba más que el Premio Nobel. Seaborg era titular de más de cuarenta patentes, autor o coautor de más de 550 artículos y 30 libros, incluida la edición de sus anotaciones en la revista diaria, que comenzó a los catorce años y continuó meticulosamente a lo largo de su carrera. Estos fueron la base de varios de sus libros, incluyendo la autobiografía titulada Un químico en la Casa Blanca: Del Proyecto Manhattan al final de la Guerra Fría (1998).

Glenn T. Seaborg señalando el elemento que lleva su nombre en una tabla periodica
Glenn T. Seaborg señalando el elemento que lleva su nombre en una tabla periódica

A Glenn le encantaba caminar y él y Helen establecieron una red interconectada de senderos de doce millas en las colinas de East Bay por encima de Berkeley que se extendía hasta la frontera entre California y Nevada y formaba un enlace en un viaje a través del país de la Sociedad Americana de Caminatas. También fue un gran partidario del programa atlético de la UCB. Era un ávido golfista y lo consideraba una excelente terapia en tiempos de estrés. El fútbol era su deporte favorito de espectadores y le gustaba señalar que durante su mandato como canciller el equipo de fútbol de la UCB fue al Rose Bowl.



Seaborg contribuyó a una gran cantidad de sociedades profesionales. Estuvo activo en la Sociedad Química Americana durante toda su carrera, sirviendo como su presidente durante su centenario en 1976. Entre sus últimos reconocimientos se encuentra el haber sido votado como uno de los «75 principales contribuyentes distinguidos a la empresa química» durante los últimos setenta y cinco años por los lectores de Chemical & Engineering News. El premio le fue entregado en una gran ceremonia y recepción el domingo 23 de agosto, durante la reunión nacional de la ACS de 1998 en Boston, la noche anterior a que sufriera el derrame cerebral y la caída que finalmente se cobró su vida el 25 de febrero de 1999.

Para más información Glenn T. Seaborg – Biographical – NobelPrize.org

A %d blogueros les gusta esto: