febrero 25, 2024
Historia química de la fotografía

Fotografía a color IV

Tiempo de lectura estimado: 11 minutos

La fotografía siempre ha fascinado a las personas, y el popularizarse entre las masas significaría un éxito comercial para la técnica que lo lograra y a la casa matriz responsable.

Éxito comercial

El primer proceso de color con éxito comercial, el Lumière Autochrome, inventado por los hermanos Lumière franceses, llegó al mercado en 1907. En lugar de tiras de color, se basaba en un filtro de placa de pantalla irregular hecho de tres colores de granos de fécula de patata teñidos que eran demasiado pequeños para ser visibles individualmente. La emulsión sensible a la luz se recubría directamente sobre la placa de la pantalla, lo que eliminaba los problemas debidos al contacto imperfecto entre la pantalla y la imagen.


El procesamiento inverso se utilizaba para convertir la imagen negativa que se producía inicialmente en una imagen positiva, eliminando el metal de plata expuesto y volviendo a exponer el haluro de plata restante, por lo que no era necesario imprimir ni registrar la pantalla.

Los defectos del proceso de autocromo eran el gasto (una placa costaba tanto como una docena de placas en blanco y negro del mismo tamaño), los tiempos de exposición relativamente largos que hacían poco prácticas las «instantáneas» a mano y las fotografías de sujetos en movimiento, y la densidad de la imagen acabada debido a la presencia de la pantalla de color que absorbe la luz.

Visto en condiciones óptimas y a la luz del día, tal y como estaba previsto, un autocromo bien hecho y conservado puede tener un aspecto sorprendentemente fresco y vívido. Desgraciadamente, las películas modernas y las copias digitales suelen realizarse con una fuente de luz muy difusa, que provoca la pérdida de la saturación del color y otros efectos nocivos debido a la dispersión de la luz dentro de la estructura de la pantalla y la emulsión, y por la luz fluorescente u otra luz artificial que altera el equilibrio del color. La capacidad del proceso no debe juzgarse por las reproducciones apagadas, descoloridas y de colores extraños que suelen verse.

Foto Agfacolor fechada en 1937, Exposición Universal de París, Francia
Foto Agfacolor fechada en 1937, Exposición Universal de París, Francia

Se fabricaron y utilizaron millones de placas Autochrome durante un cuarto de siglo antes de que las placas fueran sustituidas por versiones basadas en películas en la década de 1930. La última versión de película, denominada Alticolor, llevó el proceso Autochrome a la década de 1950, pero se dejó de utilizar en 1955. Entre la década de 1890 y la de 1950 hubo muchos productos de pantalla de color aditivos, pero ninguno, con la posible excepción del Dufaycolor, introducido como película para fotografía fija en 1935, fue tan popular o tuvo tanto éxito como el Lumière Autochrome. El uso más reciente del proceso de pantalla aditiva para la fotografía no digital fue en Polachrome, una película de diapositivas de 35 mm «instantánea» introducida en 1983 y que se dejó de utilizar unos veinte años después.

Tripacks

Louis Ducos du Hauron había sugerido utilizar un sándwich de tres emulsiones de grabación de colores diferentes sobre soportes transparentes que podían exponerse juntos en una cámara ordinaria, y luego separarse y utilizarse como cualquier otro conjunto de separaciones de tres colores. El problema era que, aunque dos de las emulsiones podían estar en contacto cara a cara, la tercera tendría que estar separada por el grosor de una capa de soporte transparente.

Dado que todas las emulsiones de haluro de plata son intrínsecamente sensibles al azul, la capa de registro azul debía estar en la parte superior y tener una capa de filtro amarillo que bloqueara el azul. Esta capa de grabación azul, utilizada para hacer la impresión amarilla que más puede permitirse ser «suave», acabaría produciendo la imagen más nítida. Las dos capas situadas detrás, una sensibilizada al rojo pero no al verde y la otra al verde pero no al rojo, sufrirían por la dispersión de la luz al pasar por la emulsión superior, y una o ambas sufrirían aún más por estar alejadas de ella.

Fotografía Kodachrome de Chalmers Butterfield de Shaftesbury Avenue desde Piccadilly Circus, en el West End de Londres, c. 1949
Fotografía Kodachrome de Chalmers Butterfield de Shaftesbury Avenue desde Piccadilly Circus, en el West End de Londres, c. 1949

A pesar de estas limitaciones, se produjeron comercialmente algunos «tripacks», como el «Hiblock» de Hess-Ives, que intercalaba una emulsión en película entre emulsiones recubiertas en placas de vidrio. Durante un breve período, a principios de los años 30, la empresa estadounidense Agfa-Ansco produjo Colorol, un tripack de rollo de película para cámaras instantáneas.

Las tres emulsiones estaban en bases de película inusualmente finas. Tras la exposición, el rollo se enviaba a Agfa-Ansco para su procesamiento y los triples negativos se devolvían al cliente con un juego de impresiones en color. Las imágenes no eran nítidas y el color no era muy bueno, pero eran auténticas instantáneas de «color natural».

Los «bipacks» que utilizaban sólo dos emulsiones cara a cara fueron objeto de cierto desarrollo. Aunque la gama de colores que podían reproducirse con sólo dos componentes era limitada, los tonos de la piel y la mayoría de los colores del pelo y los ojos podían reproducirse con una fidelidad sorprendente, lo que hacía de los procesos bipack una opción viable para el retrato en color. Sin embargo, en la práctica comercial, el uso de los bipacks se limitaba casi exclusivamente a los sistemas cinematográficos de dos colores.

Si las tres capas de emulsión de un tripack no tenían que separarse para producir las imágenes de colorante cian, magenta y amarillo a partir de ellas, podían recubrirse directamente unas sobre otras, eliminando los problemas más graves. De hecho, se estaba desarrollando una magia química que lo haría posible.

Película en color desde los años 30

En 1935, la estadounidense Eastman Kodak presentó la primera película moderna en color de «tripack integral» y la llamó Kodachrome, un nombre reciclado de un proceso bicolor anterior y completamente diferente. Su desarrollo fue dirigido por el improbable equipo de Leopold Mannes y Leopold Godowsky Jr., dos músicos clásicos de gran prestigio que habían empezado a juguetear con los procesos fotográficos en color y acabaron trabajando con los Laboratorios de Investigación Kodak.

El Kodachrome tenía tres capas de emulsión recubiertas sobre una única base, cada una de las cuales registraba uno de los tres primarios aditivos, el rojo, el verde y el azul. Siguiendo el viejo eslogan de Kodak «usted aprieta el botón, nosotros hacemos el resto», la película simplemente se cargaba en la cámara, se exponía de forma ordinaria y luego se enviaba por correo a Kodak para su procesamiento.

Lo complicado, si se ignoran las complejidades de la fabricación de la película, era el procesado, que implicaba la penetración controlada de productos químicos en las tres capas de la emulsión. Sólo una descripción simplificada del proceso es apropiada en una breve historia: a medida que cada capa se revelaba en una imagen de plata en blanco y negro, un «acoplador de tinte» añadido durante esa etapa de desarrollo hacía que se creara una imagen de tinte cian, magenta o amarillo junto con ella. La plata se eliminaba químicamente, dejando sólo las tres capas de imágenes de colorante en la película terminada.

Al principio, el Kodachrome sólo estaba disponible como película de 16 mm para películas domésticas, pero en 1936 se introdujo también como película de 8 mm para películas domésticas y tramos cortos de película de 35 mm para fotografía fija. En 1938, se introdujeron hojas de película de varios tamaños para fotógrafos profesionales, se hicieron algunos cambios para solucionar los primeros problemas de inestabilidad de los colores y se instituyó un método de procesado algo simplificado.

En 1936, la empresa alemana Agfa presentó su propia película integral en tripack, Agfacolor Neu, que en general era similar a Kodachrome pero tenía una importante ventaja: Agfa había encontrado una forma de incorporar los acopladores de colorante en las capas de emulsión durante la fabricación, lo que permitía revelar las tres capas al mismo tiempo y simplificaba enormemente el procesamiento.

La mayoría de las películas de color modernas, a excepción del ya descatalogado Kodachrome, utilizan la técnica del acoplador de colorante incorporado, pero desde la década de 1970 casi todas han utilizado una modificación desarrollada por Kodak en lugar de la versión original de Agfa.

En 1941, Kodak hizo posible encargar impresiones de diapositivas Kodachrome. El «papel» de impresión era en realidad un plástico blanco recubierto de una emulsión multicapa similar a la de la película. Fueron las primeras impresiones en color disponibles en el mercado creadas por el método de acoplamiento de colorantes cromógenos. Al año siguiente, se introdujo la película Kodacolor.

A diferencia del Kodachrome, estaba diseñada para ser procesada en una imagen negativa que mostraba no sólo la luz y la oscuridad invertidas, sino también los colores complementarios. El uso de este tipo de negativo para hacer impresiones en papel simplificaba el procesamiento de las impresiones, reduciendo su coste.

El coste de la película en color en comparación con la de blanco y negro y la dificultad de utilizarla con iluminación interior se combinaron para retrasar su adopción generalizada por parte de los aficionados. En 1950, las instantáneas en blanco y negro seguían siendo la norma. En 1960, el color era mucho más común, pero todavía tendía a reservarse para fotos de viajes y ocasiones especiales.

La película en color y las impresiones en color costaban varias veces más que el blanco y negro, y para tomar instantáneas en color en la sombra o en interiores se necesitaban flashes, un inconveniente y un gasto adicional. En 1970, los precios estaban bajando, la sensibilidad de la película había mejorado, los flashes electrónicos estaban sustituyendo a las bombillas y el color se había convertido en la norma para tomar instantáneas en la mayoría de las familias.

La película en blanco y negro seguía siendo utilizada por algunos fotógrafos que la preferían por razones estéticas o que querían hacer fotos con la luz existente en condiciones de poca luz, lo que seguía siendo difícil de hacer con la película en color. Por lo general, hacían su propio revelado e impresión. En 1980, la película en blanco y negro en los formatos utilizados por las cámaras instantáneas típicas, así como el servicio comercial de revelado e impresión de esta, casi habían desaparecido.

Fotografías instantáneas a color

La película instantánea en color fue introducida por Polaroid en 1963. Al igual que la película instantánea en blanco y negro de Polaroid, su primer producto en color era un proceso de negativo-positivo que se desprendía y producía una impresión única en papel.

El negativo no podía reutilizarse y se desechaba. La plaga creada por los negativos Polaroid cargados de productos químicos y cáusticos que se desechaban por descuido, y que tendían a acumularse en los lugares más bonitos y dignos de ser fotografiados, horrorizó al fundador de Polaroid, Edwin Land, y le llevó a desarrollar el posterior sistema SX-70, que no producía ningún negativo separado para desechar.

Una toma de muestra de la película Polaroid Tipo 600, ISO 640, color, 2009
Una toma de muestra de la película Polaroid Tipo 600, ISO 640, color, 2009

Algunas películas en color disponibles en la actualidad están diseñadas para producir transparencias positivas para su uso en un proyector de diapositivas o un visor de aumento, aunque también se pueden hacer impresiones en papel a partir de ellas.

Las transparencias son las preferidas por algunos fotógrafos profesionales que utilizan película porque se pueden juzgar sin tener que imprimirlas primero. Las transparencias también son capaces de ofrecer un rango dinámico más amplio y, por tanto, un mayor grado de realismo que el medio más cómodo de las impresiones en papel. La temprana popularidad de las «diapositivas» en color entre los aficionados entró en declive después de que los equipos de impresión automatizados empezaran a mejorar la calidad de la impresión y a bajar los precios.

Otras películas disponibles en la actualidad están diseñadas para producir negativos en color que se utilizan para crear impresiones positivas ampliadas en papel fotográfico en color. Los negativos en color también pueden escanearse digitalmente y luego imprimirse por medios fotográficos o no fotográficos, o verse como positivos electrónicamente.

A diferencia de los procesos de transparencia de película inversa, los procesos de negativo-positivo son, dentro de unos límites, indulgentes con la exposición incorrecta y la mala iluminación del color, porque la impresión permite una corrección considerable. Por lo tanto, la película negativa es más adecuada para el uso ocasional de los aficionados. Prácticamente todas las cámaras de un solo uso utilizan película negativa.

Se pueden hacer transparencias fotográficas a partir de los negativos imprimiéndolos en una «película positiva» especial, pero esto siempre ha sido inusual fuera de la industria cinematográfica y es posible que ya no exista un servicio comercial que lo haga para las imágenes fijas. Las películas negativas y las impresiones en papel son, con mucho, la forma más común de fotografía en color en la actualidad.

Para más información A short history of colour photography

Más artículos en la serie Historia química de la fotografía

  1. Antecedentes de la fotografía
  2. Calotipo
  3. Cianotipia
  4. Daguerrotipo
  5. Fotograbado
  6. Fotografía a color II
  7. Fotografía a color III
  8. Fotografía a color IV
  9. Fotografía en color I
  10. Gelatina de plata
  11. Heliografía
  12. Impresión a la albúmina
  13. Impresión a la sal
  14. Impresión al carbón
  15. Impresión en platino
  16. Proceso del colodión
Print Friendly, PDF & Email

Como citar este artículo:

APA: (2023-05-18). Fotografía a color IV. Recuperado de https://quimicafacil.net/curiosidades-de-la-quimica/historia-quimica-de-la-fotografia/fotografia-a-color-iv/

ACS: . Fotografía a color IV. https://quimicafacil.net/curiosidades-de-la-quimica/historia-quimica-de-la-fotografia/fotografia-a-color-iv/. Fecha de consulta 2024-02-26.

IEEE: , "Fotografía a color IV," https://quimicafacil.net/curiosidades-de-la-quimica/historia-quimica-de-la-fotografia/fotografia-a-color-iv/, fecha de consulta 2024-02-26.

Vancouver: . Fotografía a color IV. [Internet]. 2023-05-18 [citado 2024-02-26]. Disponible en: https://quimicafacil.net/curiosidades-de-la-quimica/historia-quimica-de-la-fotografia/fotografia-a-color-iv/.

MLA: . "Fotografía a color IV." https://quimicafacil.net/curiosidades-de-la-quimica/historia-quimica-de-la-fotografia/fotografia-a-color-iv/. 2023-05-18. Web.

Si tiene alguna pregunta o sugerencia, escribe a administracion@quimicafacil.net, o visita Como citar quimicafacil.net