Preparación de muestras para cromatografía

Tiempo de lectura estimado: 3 minutos

La preparación de muestras para cromatografía de gases es una etapa crucial en el análisis de muestras. Las muestras para cromatografía de gases suelen contener compuestos sucios, lábiles y volátiles que, en ocasiones, necesitan un procesamiento adicional antes de ser introducidas en el cromatógrafo de gases. Antes de la cromatografía de gases se suelen utilizar diferentes procesos de extracción de muestras, tanto manuales como automatizados, que diferirán en función del grado de selectividad requerido durante la preparación de la muestra, así como de la limpieza inicial de las mismas.

A continuación, se darán unas indicaciones básicas para preparar muestras liquidas y solidas para su procesamiento por cromatografía de gases (GC). Se asume que las muestras fueron extraídas y concentradas con anterioridad a partir de la fuente de interés y se encuentra libre de cualquier solvente que puede interferir con el análisis.


Muestras líquidas en cromatografía de gases

  • Llene un vial de cromatografía hasta la marca de 1,5mL (Figura 1a) con un disolvente de bajo punto de ebullición (por ejemplo, metanol, acetona limpia, éter dietílico o diclorometano). Añada una gota de la muestra a analizar. Si cree que posiblemente sólo ha añadido media gota, probablemente sea suficiente. Dos gotas son realmente demasiado.
  • Tapa el vial e invierte una o dos veces para disolver la muestra. Si parece que la gota de muestra no se ha disuelto del todo, prepara otra muestra utilizando un disolvente diferente.
  • Alternativamente, si ya ha preparado una muestra de RMN de alto campo, utilice un tercio de esta muestra y dilúyala aún más con un disolvente de bajo punto de ebullición.
  • Ejecute la cromatografía, tal y como lo recomiende el protocolo de manejo del equipo o el protocolo de análisis aprobado. Los procedimientos varían dependiendo de la muestra que se va a analizar.
Figura 1: a) vial de cromatografía, b) instrumento de GC-MS, c) pequeña cantidad de sólido en un vial de cromatografía.
Figura 1: a) vial de cromatografía, b) instrumento de GC-MS, c) pequeña cantidad de sólido en un vial de cromatografía.

Muestras sólidas en cromatografía de gases

Algunos sólidos relativamente volátiles (¡nunca sólidos iónicos!) pueden ser analizados por cromatografía.

  • Añadir una o dos «pedacitos» de sólido* (una cantidad de aproximadamente 2 mm de diámetro), o una punta de espátula muy pequeña de sólido a un vial de cromatografía (Figura 1c).
  • A continuación, añada un solvente de bajo punto de ebullición (por ejemplo, metanol, acetona limpia, éter dietílico o diclorometano) hasta la marca de 1,5mL de la marca.
  • Tapar el vial e invertirlo varias veces para disolver completamente el sólido. Si el sólido se disuelve, haga la cromatografía.
  • Si el sólido no se disuelve, ¡NO ejecute la cromatografía de todos modos! Los sólidos pueden obstruir las jeringas de microlitro muy pequeñas que utiliza el instrumento.
  • Si la cantidad de sólido no parece haber cambiado en absoluto después de añadir el disolvente, intente hacer otra muestra con un disolvente de bajo punto de ebullición diferente.
  • Si parece que el sólido ha disminuido en cantidad, pero no está totalmente disuelto, es probable que se haya disuelto lo suficiente como para analizarlo. Utilice un filtro de pipeta para filtrar la solución y ejecute la cromatografía en el líquido filtrado.

Puede ser necesario ajustar la cantidad de sólido si éste es «esponjoso». Una cromatografía está en la dilución ideal cuando produce abundancias alrededor de un millón utilizando un detector de espectrómetro de masas.

Para más información Sample Preparation for Gas Chromatography


A %d blogueros les gusta esto: