Historia del celuloide I

Tiempo de lectura estimado: 8 minutes

Los celuloides son una clase de materiales que se producen mezclando nitrocelulosa y alcanfor, a menudo con tintes y otros agentes añadidos. Antes de la aparición de métodos más seguros, el celuloide era mucho más común por su uso como película fotográfica, pero en la actualidad se utiliza en pelotas de tenis de mesa, instrumentos musicales, peines, equipos de oficina y púas de guitarra.

El primer plástico artificial

Antes de convertirse en sinónimo de cine, el celuloide nunca fue una atracción estrella. Pero el primer plástico sintético de éxito desempeñó un sutil papel en la configuración de la cultura de consumo.

El celuloide, desarrollado a finales del siglo XIX, inauguró la era moderna de los plásticos artificiales. Al principio, el celuloide era un sustituto eterno, una imitación barata del marfil, el carey e incluso el lino. Las mujeres se adornaban con joyas y peines de celuloide. Algunas tenían lujosos «juegos de tocador» de celuloide en sus tocadores: espejos de mano, peines, cepillos para el pelo, pulidores de uñas y otros artículos de aseo personal fabricados en los clásicos tonos marfil o, más tarde, en relucientes tonos nacarados con pedrería.

Tanto los hombres como las mujeres llevaban cuellos, puños y frentes de camisa desmontables y reforzados con celuloide. Personas de todas las clases sociales utilizaban cepillos de dientes con mangos de celuloide; los niños jugaban con muñecas y juguetes de celuloide. Los jugadores lanzaban dados de celuloide y repartían cartas de celuloide.

Pluma de celuloide y plata de ley.
Pluma de celuloide y plata de ley.

En resumen, el celuloide se había convertido en un material cotidiano, al igual que los cientos de plásticos que vendrían después de la Segunda Guerra Mundial. Pero seguía siendo un sustituto no esencial, y sus fabricantes a veces luchaban por encontrar usos y mercados adecuados para sus productos. Y los defectos del celuloide, sobre todo su naturaleza inflamable, a veces pesaban más que sus virtudes de economía y versatilidad. El material sólo encontró su verdadera identidad cuando se convirtió literalmente en el soporte de otro gran invento moderno: el cine.


Algodón y alcanfor

Plástico, de la palabra griega que significa moldeado, significa precisamente eso: algo que es capaz de ser moldeado o formado. Siempre ha habido materiales plásticos en la naturaleza, como el ámbar, el caucho y la gutapercha, todos ellos derivados de la savia de los árboles. Incluso el vidrio, moldeable a altas temperaturas, es un plástico natural.

La era industrial del siglo XIX, con su fe en el progreso, recurrió a la química para inventar una deslumbrante gama de sustancias, entre ellas los nuevos plásticos. La fibra explosiva podría parecer una base poco probable para un material moldeable, pero el desarrollo del nitrato de celulosa, también llamado nitrocelulosa, fue el primer paso hacia el celuloide.

La celulosa, compuesta por una cadena de moléculas de azúcar, es el componente básico de las paredes celulares de las plantas verdes. Gracias a la celulosa, el compuesto orgánico más frecuente en la Tierra, la madera es fuerte, el papel es flexible y el algodón (que es 90% celulosa) puede convertirse en tejido. Mientras probaba ácidos en materiales orgánicos en 1846, el profesor de química suizo Christian Friedrich Schönbein descubrió que una mezcla de ácidos sulfúrico y nítrico afectaba drásticamente a la celulosa del algodón. Las fibras blancas y esponjosas seguían teniendo el mismo aspecto, pero se quemaban rápida y ferozmente.


Muestra de nitrocelulosa
Muestra de nitrocelulosa

Este «algodón de pólvora» podía disolverse con disolventes orgánicos, y el líquido espeso y almibarado resultante, llamado colodión, se secaba hasta formar una película flexible o una lámina dura, dependiendo de la proporción de disolvente. El colodión, utilizado por primera vez a finales de la década de 1840 como venda líquida para proteger la piel, pronto adquirió importancia para la fotografía. Sin embargo, convertir esta sustancia en una masa sólida requería más experimentos e ingredientes. El alcanfor, otro material de origen vegetal, proporcionó la clave.

El alcanfor, conocido como medicamento y repelente de polillas, es un compuesto cristalino que suele obtenerse de la madera y la corteza del laurel alcanforero, un árbol originario de Asia. Cuando se combina con piroxilina (celulosa parcialmente nitrada) y otros ingredientes, el alcanfor disuelve el algodón de pólvora y lo hace literalmente plástico, o moldeable. En la década de 1860 aparecieron dos nuevos plásticos a base de piroxilina: la parkesina y la xilonita, antes de caer en el olvido. Le siguieron otros materiales similares, también con poco éxito.

Mezclar y macerar

Pero el plástico fabricado por el hombre pronto encontró un futuro. En 1863, el impresor John Wesley Hyatt, hijo de un herrero del norte del estado de Nueva York, se fijó en un curioso anuncio. Una empresa de Nueva York ofrecía la entonces inmensa suma de 10.000 dólares por un sustituto del marfil. El problema de la empresa era que el billar, antes una diversión de la clase alta se estaba convirtiendo en un entretenimiento de masas.


El marfil duro y uniforme de la más alta calidad, esencial para fabricar las bolas, procedía del comercio de marfil africano, que sacrificaba elefantes y obligaba a hombres esclavizados a transportar los colmillos a pie durante cientos de kilómetros. A pesar de la barbarie del comercio, las empresas americanas se preocupaban más por la posible escasez y los altos costes de fabricación que suponía convertir el marfil en bruto en bolas de billar.

Hyatt se lanzó al ruedo, experimentando con goma laca (la resina de la hembra del bicho de la laca (Kerria lacca), que vive en los bosques de Tailandia e India) y pulpa de madera prensada. Esta mezcla, que ya se utilizaba para fabricar cajas moldeadas para fotografías de daguerrotipo, era al principio más adecuada para artículos más pequeños, como las fichas de dominó y las damas. Hyatt, siempre ingenioso, creó una empresa para fabricar esas piezas de juego, antes de empezar a experimentar con piroxilina y alcanfor.

Distintos tipos de goma laca, la cual fue sustituida por la celulosa
Distintos tipos de goma laca, la cual fue sustituida por la celulosa

Descubrió que no bastaba con mezclar los dos materiales. En un proceso que patentó en 1870, los dos se pulverizaban por separado -con tintes o pigmentos añadidos a la pulpa de piroxilina- y luego se combinaban en una sola masa, que se escurría a presión para eliminar el exceso de agua y se moldeaba a gran temperatura. Tras el procesamiento posterior, que incluía el curado para eliminar el exceso de alcanfor, la sustancia final era ligera, fuerte, relativamente estable y versátil (aunque, por desgracia, conservaba la inflamabilidad de su componente de algodón de pólvora). Había llegado el celuloide, el primer plástico sintético de éxito.


Hyatt, junto con su hermano Isaiah Smith Hyatt, puso inmediatamente en práctica su invento. Primero crearon una empresa para fabricar placas dentales de celuloide para dentaduras postizas, como alternativa al caucho. Después crearon la Celluloid Manufacturing Company, que se trasladó de Albany a Newark, Nueva Jersey, en 1872. Allí los hermanos idearon maquinaria para mezclar los ingredientes y nuevas formas de manipular el material.

El moldeo por soplado, un proceso para fabricar artículos huecos a partir de tubos de celuloide fue un importante desarrollo de Hyatt, que condujo a la producción en masa de millones de juguetes y adornos baratos. Al ser transparente e incoloro si no se tiñe, el celuloide podía adoptar cualquier tono, incluso mixto o moteado. Los artesanos más astutos creaban con el celuloide marfil o coral artificiales, piedras semipreciosas y concha de tortuga, que era especialmente demandada para peines y monturas de gafas.

Los primeros anuncios publicitarios promocionaban a menudo la versatilidad del material y sus cualidades para cambiar de forma. Como mucha gente equiparaba el celuloide con el algodón de pólvora, abundaban las leyendas urbanas tragicómicas sobre peines y botones que explotaban. Sin embargo, el celuloide era más peligroso para sus fabricantes que para sus consumidores, ya que los incendios en las fábricas eran un peligro habitual.


¿Pero qué hay de las bolas de billar que llevaron a John Wesley Hyatt en su viaje? Es probable que nunca estuvieran hechas totalmente de celuloide. Lo más probable es que estuvieran compuestas de goma laca y pulpa de madera, más ligeras y baratas, como sus piezas de juego, con sólo una fina capa de colodión o celuloide para darles resistencia y color.

Hasta la introducción de la baquelita a principios del siglo XX, no habría un sustituto totalmente aceptable del marfil en el billar. Y aunque Hyatt hizo una imitación pasable durante muchos años, por alguna razón nunca intentó reclamar el premio de 10.000 dólares.

Para más información Celluloid


Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: