El congreso de Karlsruhe, el primer congreso de química de la historia

El congreso de Karlsruhe de 1860 fue el primer intento de unificar el lenguaje de la química. Sus resultados, aunque limitados, sentaron bases para el futuro.

Los congresos siguen siendo un medio de comunicación necesario y popular dentro de una disciplina científica, incluso en la era de Internet y el correo electrónico. La química puede recordar una tradición de 150 años: el primer congreso internacional de químicos tuvo lugar del 3 al 5 de septiembre de 1860 en Karlsruhe.

A mediados del siglo XIX, la química como disciplina había llegado a un callejón sin salida. El trabajo de Lavoisier había sentado las bases de la química moderna; en las décadas siguientes se introdujeron muchos tipos de nomenclatura, por lo que se hizo cada vez más difícil comunicar los nuevos descubrimientos sobre compuestos químicos.

Que los átomos eran los bloques de construcción más pequeños de los compuestos químicos, como propuso Dalton, se aceptó ampliamente; sin embargo, poco se sabía sobre cómo estaban dispuestos los átomos. Diferentes escuelas científicas apoyaron diferentes puntos de vista, incluso sobre cuestiones teóricas fundamentales como la base para una escala de pesos atómicos.

congreso de Karlsruhe de 1860

Por ejemplo, la investigación de Jean Baptiste Dumas y sus alumnos llevó a cuestionar la teoría de Jöns Jakob Berzelius. Berzelius fue el químico más renombrado de su tiempo y su concepto de dualismo electroquímico en la construcción de compuestos orgánicos fue ampliamente aceptado.

El químico contemporáneo Lothar Meyer describió la situación de la siguiente manera: “Ahora reconocemos fácilmente que el argumento se refería principalmente a tres cosas: el dualismo electroquímico, la hipótesis de Avogadro y los pesos atómicos relativos de los elementos.

Sin embargo, en ese momento, esto no era tan obvio; las discusiones más comunes eran sobre las fórmulas utilizadas para representar cómo se estructuraban los compuestos químicos.

Como resultado, había mucha confusión, cada sustancia, incluso la más simple, tenía una serie de fórmulas, por ejemplo, agua: H2O o HO o H2O2, el llamado gas de mina o metano: CH4, C2H4 y asi sucesivamente. Incluso un compuesto simple como el vinagre (ácido acético) podría tener suficientes fórmulas propuestas para llenar toda una página.

Formulas propuestas para el ácido acético
Formulas propuestas para el ácido acético

Así, a mediados del siglo XIX se consideraba en general que la situación científica en el campo de la química era insatisfactoria. Tres jóvenes profesores de química tomaron la iniciativa de organizar un congreso en el que se pudieran discutir y resolver los temas en disputa: Friedrich August Kekulé, Carl Weltzien y Charles Adolphe Wurtz.

El nacimiento de la idea

La fuerza motriz para la organización de una conferencia internacional de químicos vino sin duda de Kekulé, que en ese momento era profesor de química en Gante.

Sello postal Kekule DDR
Sello postal de Alemania oriental en honor a Friedrich August Kekulé von Stradonitz

En el verano de 1859 Kekulé visitó a Weltzien en Karlsruhe y le propuso que se organizara un congreso internacional de químicos en la ciudad de Baden para resolver la confusión sobre los conceptos de “átomo”, “molécula” y “equivalencia”.

Se consideró que Karlsruhe era un lugar adecuado para la conferencia propuesta, no sólo porque Weltzien era el jefe del departamento de química del Politécnico, sino también porque se podía esperar el apoyo del Gran Duque Federico I de Baden, conocido como el mecenas de la ciencia.

El actual Instituto de Tecnología de Karlsruhe fue fundado en 1825 como la Gran Escuela Politécnica Ducal de Baden; siguiendo el modelo de la École Polytechnique de París, fue la primera Universidad Técnica de Alemania y tuvo una excelente reputación.

Laboratorio Químico de Karlsruhe, construido en 1851.
Laboratorio Químico de Karlsruhe, construido en 1851.

En 1851, Weltzien había construido un laboratorio de química basado en el de Liebig en Giessen, cuyo costo ascendía a 25.000 Gulden (moneda de las tierras de la Casa de los Habsburgo), casi la mitad del presupuesto anual del Politécnico.5 Esto, junto con el nombramiento de tres científicos destacados para ocupar cátedras de química, había llevado a Karlsruhe a ocupar el primer lugar entre las facultades de química de las universidades alemanas.

La conveniente ubicación de Karlsruhe llevó a los organizadores a esperar que muchos colegas franceses participaran en la conferencia propuesta, así como el ya conocido químico de Heidelberg Robert Bunsen (1811-1899).

Preparativos para el congreso

Después de la reunión con Kekulé en Karlsruhe, Weltzien, durante el semestre de invierno de 1859-1860, esbozó los planes para una conferencia en cartas a Wurtz en París y a August Wilhelm Hofmann en Londres.

A finales de marzo de 1860, Kekulé y Weltzien viajaron a París para visitar Wurtz y dieron los primeros pasos para implementar sus planes. Se planificó una carta circular para obtener el apoyo de los químicos más importantes de la época.

En una carta fechada el 14 de marzo de 1860, Kekulé escribió que el objetivo más importante de la conferencia era llegar a un acuerdo sobre las cuestiones básicas de la química teórica.

La iniciativa creció rápidamente, y los tres establecieron a Karlsruhe como sede de la reunión en la primera semana de septiembre. Wurtz envió invitaciones a sus colegas franceses, mientras que Kekulé invitó a los británicos y Weltzien a los alemanes.

Carl Weltzien
Carl Weltzien

La carta de invitación de Weltzien del 10 de julio afirmaba la necesidad y los objetivos de un congreso internacional: “Definición más precisa de lo que se entiende por expresiones: átomo, molécula, equivalencia, atomicidad, basicidad y expresiones designadas; investigación sobre el verdadero equivalente de los cuerpos y sus fórmulas; introducción de una descripción proporcional y una nomenclatura racional ”

Además de los tres organizadores, 42 químicos de renombre firmaron la carta, entre ellos Bunsen, Dumas, Liebig, Mitscherlich y Wöhler. Otros signatarios fueron Stanislao Cannizzaro, Otto Erdmann, Herman von Fehling, A.W. Hofmann, Herman Kopp, Louis Pasteur, Henry Roscoe y Adolph Strecker.

Weltzien recibió un total de 129 cartas y las respuestas fueron tan positivas que se consideró que la organización práctica del congreso podía comenzar.

Los objetivos del congreso

Desde el principio, se pretendía que el congreso no sólo permitiera un intercambio de puntos de vista, sino que los participantes también tomaran decisiones. Kekulé lo expresó de la siguiente manera: “A mí me parece claro que la mayoría del congreso no puede hacer resoluciones que sean vinculantes para la minoría (y menos aún para los que no están presentes). Sin embargo, las votaciones sobre muchos temas serían útiles debido al peso moral así obtenido. La discusión de ciertos temas clave podría conducir a la aclaración de errores y, por lo tanto, a un consenso”. Todos los asistentes al congreso tuvieron voto.

Otra preocupación de los organizadores fue organizar el congreso de manera que hubiera pocas oportunidades de mostrar sensibilidad o vanidad personal, lo que permitiría a los participantes concentrarse en los temas en cuestión.

Edificio principal del Instituto Tecnológico de Karlsruhe (KIT)
Edificio principal del Instituto Tecnológico de Karlsruhe (KIT)

Por lo tanto, Kekulé insistió en que no se eligiera un presidente permanente de la conferencia. Temía que tal elección causara que los candidatos derrotados sufrieran de orgullo herido y le preocupaba que un presidente del congreso pudiera dirigirlo en la dirección de su propia preferencia.

También se decidió no tener un gran número de conferencias preparadas, ya que éstas contribuirían poco al objetivo del congreso: “La reunión no tendrá resultado si todos tienen la oportunidad de presentarse a sí mismos y presentar sus puntos de vista personales en una conferencia bien preparada”.

Kekulé confió mucho en los “líderes de la agenda” (secretarios): “El Secretariado debe ser elegido entre los jóvenes más enérgicos y activos de cada país, o, mejor dicho, de cada idioma. El liderazgo real del trabajo del congreso estará en manos del Secretariado”.

Era obvio que Kekulé pretendía celebrar una reunión con el carácter de un taller moderno en lugar de un congreso expositivo en el que los famosos miembros del gremio presentaran sus diversas opiniones.

E inicia el congreso de Karlsruhe

El congreso comenzó el lunes 3 de septiembre a las 9:00 AM. La reunión se celebró en el salón de actos del Parlamento de Baden.

Weltzien, como secretario general de la reunión, saludó a los delegados con un discurso que enfatizó la naturaleza internacional y disciplinaria de la reunión: Por primera vez se han reunido los representantes de una sola disciplina científica, y es la ciencia más joven…”. Representamos países diferentes y hablamos idiomas diferentes, pero estamos emparentados por nuestro oficio… Estamos reunidos con el propósito específico de intentar, con la conciencia tranquila, preparar el camino para la unidad en los puntos de importancia para nuestra hermosa ciencia”.

A continuación, Kekulé pronunció un discurso de apertura, cuyo texto no se conservó. Se tomaron notas de todas las reuniones y actas preparadas por Wurtz para su eventual publicación en francés, alemán e inglés.

Wurtz envió su versión francesa a Kekulé en el otoño, quien tomó nota de que había recibido el texto en una carta a Weltzien fechada el 19 de noviembre de 1860, en la que pedía tiempo para completar la edición y la traducción al alemán.

Charles Adolphe Wurtz
Charles Adolphe Wurtz

La publicación de las actas se retrasó varias veces y, al final, no llegó nunca a tener lugar. Sin embargo, una traducción alemana de las actas de Wurtz está disponible, ya que fueron editadas por el químico de Karlsruhe Karl Engler como parte de un Festschrift (publicación conmemorativa) publicado por la Universidad Técnica de Karlsruhe con motivo del 40º aniversario del gobierno del Gran Duque Federico de Baden en 1892.

La edición de las actas de la reunión de Engler es una de las fuentes más importantes de información sobre la reunión, complementada con notas hechas por Meyer y Mendeleyev, así como con artículos de noticias en los periódicos locales de Karlsruhe.

El congreso se organizó de la siguiente manera: Weltzien dirigió la primera reunión el 3 de septiembre, en la que Kekulé, Lev Nikolaevitch Schischkov, Strecker, Wurtz, Roscoe y William Odling fueron nombrados secretarios del congreso.

Un comité de nueve miembros, presidido por Kopp, se reunió en privado para proponer un tema detallado para el congreso. Decidieron sobre los significados en disputa de los términos “átomo”, “molécula” y “equivalencia”. Por la noche, se celebró una cena para 120 personas “en la gran sala del museo”, probablemente el actual museo de arte de Karlsruhe.

Al día siguiente, la asamblea discutió la cuestión propuesta por la comisión, aunque no se pudo llegar a ninguna conclusión. Por lo tanto, los temas en disputa fueron devueltos a la comisión, que se reunió dos veces el mismo día y decidió presentar a la asamblea tres propuestas específicas de nomenclatura.

Al tercer día del congreso se reunió, bajo la presidencia de Dumas, para discutir las cuestiones planteadas por la comisión en relación con la nomenclatura y el uso de símbolos químicos.

Stanislao Cannizzaro
Stanislao Cannizzaro

Durante la discusión, Cannizzaro, en ese momento un profesor de química genovés poco conocido, advirtió que no debía tratar de devolver el estado del conocimiento a la época de Berzelius, ya que la química se había desarrollado de manera constante desde entonces.

Después de una acalorada discusión, el congreso resolvió que las fórmulas de suma introducidas por Berzelius todavía podían ser utilizadas.

Conclusiones del congreso

El mantenimiento de las fórmulas de estilo Berzelius como único resultado sustantivo del congreso parecería a primera vista muy decepcionante, un resultado muy diferente de las grandes expectativas de los organizadores. Sin embargo, el Congreso de Químicos de Karlsruhe fue sin duda el acontecimiento más significativo en la historia de la química a mediados del siglo XIX.

Los resultados concretos planeados originalmente por los organizadores no se lograron; sin embargo, la reunión de tantos químicos, de dentro y de fuera de Alemania, tuvo un efecto catalizador en el desarrollo de la química teórica.

El desarrollo del sistema periódico y la aceptación general de la teoría Avogadro-Ampère en particular, fueron indudablemente promovidos por el congreso. Meyer, el codesarrollador del sistema periódico y participante en el congreso, testificó más tarde: “Aunque formalmente no tuvo resultado, de hecho, fue muy útil, los numerosos intercambios de puntos de vista preparados para el posterior acuerdo general.

Sunto di un corso de filosofía chimica, obra de Stanislao Cannizzaro
Sunto di un corso de filosofía chimica, obra de Stanislao Cannizzaro

Al final de la reunión, el amigo Angelo Pavesi distribuyó en nombre del editor de una oscura revista un artículo reimpreso para la ocasión, “Sunto di un corso de filosofía chimica” de Cannizzaro, que había aparecido varios años antes pero que no había recibido mucha atención. Con gran claridad, el pequeño manuscrito cubría todos los puntos importantes en disputa. Además, el congreso contribuyó en gran medida al desarrollo del sistema periódico de los elementos.

El Congreso de Karlsruhe fue el primer congreso profesional de una disciplina científica, seguido en los siguientes 20 años por 6 más: 1867 en París, 1872 en Moscú, 1873 en Viena, 1876 en Filadelfia, 1878 en París y 1880 en Düsseldorf.

El carácter innovador del Congreso de Karlsruhe no debe subestimarse. Por supuesto, ya en 1746 en Europa (Suiza) y en 1822 en Alemania había habido sociedades de ciencias naturales cuyos miembros se reunían regularmente para debatir y escuchar conferencias, pero éstas eran en su mayoría de carácter regional y abarcaban todas las disciplinas (por ejemplo, la “Reunión de la Sociedad de Científicos Naturales y Médicos Alemanes”). Por el contrario, la reunión de Karlsruhe fue vista desde el principio como una reunión internacional y específica de una disciplina con un tema definitivo.

Traducido y adaptado por quimicafacil.net de http://publications.iupac.org/ci/2010/3206/4_monnich.html