Lloyd Conover

Tiempo de lectura estimado: 7 minutos

Lloyd Hillyard Conover (13 de junio de 1923 – 11 de marzo de 2017) fue un químico estadounidense y el inventor de la tetraciclina. Por este invento, fue incluido en el Salón Nacional de la Fama de los Inventores. Conover fue el primero en fabricar un antibiótico modificando químicamente un fármaco producido de forma natural.

Primeros años

Nacido el 13 de junio de 1923 en Orange, Nueva Jersey, Lloyd Hillyard Conover era hijo del abogado John Conover y de la artista Marguerite Anna Cameron Conover. Ya de niño, con una mentalidad experimental, construyó un cañón en miniatura y una bala de cañón fundiendo un poco de plomo que un contratista de obras había dejado en la casa. Cuando vio a su padre mezclar cemento, comenzó su fascinación por la química.

Lloyd Conover, inventor de la tetraciclina
Lloyd Conover, inventor de la tetraciclina

Conover ingresó en el Amherst College de Massachusetts como químico en 1941, pero la Segunda Guerra Mundial interrumpió sus estudios. Sirvió en la Marina estadounidense durante tres años y entró en acción en un barco anfibio en el Pacífico. De vuelta a Estados Unidos, se graduó en Amherst en 1947 y se doctoró en química en la Universidad de Rochester en 1950.

Aunque Conover pretendía seguir una carrera académica, las responsabilidades familiares le hicieron cambiar de rumbo. Se casó con Virginia Kirk, su novia del instituto, tras pedirle matrimonio por telegrama mientras cumplía el servicio militar, y los trabajos en empresas estaban mejor pagados que los académicos.

Camino hacia los antibióticos

Poco después de aceptar un puesto de químico investigador en Pfizer, Inc. en su oficina de Brooklyn, Nueva York, Conover fue asignado a un equipo, dirigido por el químico orgánico ganador del Premio Nobel Robert Woodward, al que se le encargó el análisis de la estructura química de dos antibióticos generados a partir de las tetraciclinas oxitetraciclina y clorotetraciclina.


A principios del siglo XX, los científicos creían que los antibióticos eran sustancias naturales que tenían grandes beneficios y que encontrar más de ellos significaba buscar en el mundo natural. Sintetizar estos fármacos supondría grandes beneficios para la salud humana, y Woodward ya había sintetizado la quinina -un extracto de la corteza de un árbol de quina que se utilizaba para tratar la malaria-, así como la clorofila, la estricnina y la cortisona, entre otros.

Cuando el proyecto de la tetraciclina concluyó en 1952, Woodward se dedicó a producir artículos publicables sobre el proyecto de la tetraciclina, y Pfizer comercializó la oxitetraciclina sintetizada con el nombre de Terramicina. Sin embargo, Conover seguía teniendo dudas.

Aunque los científicos se esforzaban por reproducir en el laboratorio los compuestos químicos que se producían de forma natural, la manipulación química de estos compuestos no se consideraba útil ni prometedora. Como Conover, reflexionando sobre el trabajo que él y su equipo acababan de terminar, se preguntó si la sustitución de un átomo de cloro en la clorotetraciclina y de un átomo de oxígeno en la oxitetraciclina por un átomo de hidrógeno en cada caso podría hacer que estos fármacos fueran más eficaces. «Tendría que decir que un día, único en toda mi carrera, tuve realmente un momento ‘Eureka'», recordaba más tarde Conover a Andrew Meacham en el Tampa Bay Times.


Modificación exitosa de un fármaco existente

Trabajando con un solo asistente («No quería tener público si fallábamos», bromeó en una entrevista con el Cleveland Plain Dealer citada por Denise Gellene en el New York Times), extrajo el átomo de cloro de la clorotetraciclina, un antibiótico utilizado por los veterinarios y conocido por su nombre comercial, Aureomicina.

El experimento funcionó inmediatamente, produciendo un compuesto químicamente estable que podía probarse fácilmente contra una gran variedad de dolencias. Lloyd Conover informó de sus hallazgos en el Journal of the American Chemical Society en 1953, y en 1955 se le había concedido una patente (nº 2.699.054) para el nuevo fármaco, la tetraciclina. Fue el primer antibiótico fabricado mediante la modificación química de un fármaco natural, pero no fue ni mucho menos el último: a mediados de la década de 1950 las empresas farmacéuticas empezaron a modificar los fármacos que ya tenían, y éste se convirtió en el método por el que se han desarrollado la mayoría de los nuevos antibióticos.

La tetraciclina fue ampliamente aclamada como un medicamento milagroso, y en 1955, el año en que se patentó, se convirtió en el fármaco más recetado en Estados Unidos. El nuevo fármaco tenía pocos efectos secundarios y era eficaz contra muchas enfermedades, como la clamidia, la neumonía, el acné y la enfermedad de Lyme. También ayudó a curar el cólera, una enfermedad mortal durante gran parte de los siglos XIX y XX.


Asimismo, proporcionó una solución al problema de las bacterias que empezaban a desarrollar resistencia contra la penicilina, aunque su uso generalizado para criar un ganado más sano y grande pronto empezó a crear también organismos resistentes a la tetraciclina. El fármaco se utilizó incluso como spray para los árboles frutales, para hacerlos resistentes a las enfermedades.

Polémica sobre la tetraciclina

Estos éxitos hicieron de la patente de la tetraciclina una de las más disputadas en el negocio farmacéutico. Aunque Conover había presentado su solicitud de patente en primer lugar, tres empresas rivales afirmaban que sus científicos habían sido los primeros en descubrir la tetraciclina.

Pfizer intentó resolver la disputa en un momento dado concediendo la licencia del fármaco a sus competidores, pero eso complicó los procedimientos judiciales en curso añadiendo cargos federales antimonopolio a la mezcla. «Tuve una segunda carrera, preparando y prestando declaración y testificando», recordaba Conover en un artículo de Research Management citado por Gellene, y la disputa -que se prolongó durante 27 años- hizo mella en las relaciones profesionales del científico. Al final, la primacía de su patente se afirmó por completo.


En 1958, Conover fue ascendido de científico investigador a supervisor de investigación en Pfizer, y en 1961 a director de investigación. En 1968 se convirtió en director de investigación química y quimioterapéutica de la empresa, y en 1971 se trasladó al Reino Unido para convertirse en director de investigación de la sucursal de Pfizer en Sandwich (Inglaterra).

Regresó en 1975 a Estados Unidos y ocupó el puesto de vicepresidente senior de investigación y desarrollo de productos agrícolas. Era miembro de la American Chemical Society y de la Royal Chemical Society de Inglaterra. Conover se retiró de Pfizer en 1984.

300 patentes para Conover

A lo largo de su carrera, Lloyd Conover obtuvo unas 300 patentes. Trabajó en el equipo que desarrolló los fármacos Pyrantel y Morantel, utilizados para tratar casos de infestación por gusanos y parásitos. Bajo su dirección, los científicos de Pfizer desarrollaron el fármaco antiprotozoario tinidazol, el antibiótico indanilcarbenicilina y el fármaco antiinfeccioso para animales carbadox. Conover ingresó en el Salón Nacional de la Fama de los Inventores de North Canton (Ohio) en 1992.


Conover y su esposa criaron a cuatro hijos, viviendo durante muchos años en Waterford, Connecticut. Cuando eran pequeños, ató cuerdas a los postes de la cama de sus hijos y les enseñó a descender por el lateral de la casa en caso de incendio.

Estructura de la tetraciclina
Estructura de la tetraciclina

También les ayudó a plantar árboles jóvenes de hoja perenne en la propiedad familiar y a venderlos como árboles de Navidad, explicándoles que esta empresa les ayudaría a financiar sus estudios universitarios. A Conover le gustaba el teatro y la ópera, pero no la compra de ropa, que dejaba en manos de su mujer; durante toda su vida juntos, se ponía lo que ella elegía para él. Tras la muerte de Virginia Conover en 1988, se casó con Marie Solomons, que murió en 2003.

En 2005, Conover, a los 82 años, se casó con Katharine Meacham, que le había escrito dos veces cartas sugiriéndole que salieran juntos. Su ceremonia matrimonial fue doble, combinando su boda con la de sus nietos, que también se casaban entre sí.


Lloyd Conover murió de insuficiencia cardíaca congestiva en San Petersburgo, Florida, el 11 de marzo de 2017. La tetraciclina sigue utilizándose habitualmente para tratar el acné y diversas enfermedades transmitidas por garrapatas, incluida la enfermedad de Lyme. Su uso en la agricultura se ha prohibido en muchos lugares por el temor a la resistencia a los antibióticos.

Para más información Lloyd Conover

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: