Cerveza, antibióticos y egipcios

Tiempo de lectura estimado: 11 minutes

Tal vez las tres palabras no guarden aparentemente mucha relación, pero la cerveza de los antiguos egipcios podría haber sido también medicinal.

Los antiguos nubios y egipcios sabían utilizar los antibióticos

En la década de los años 80 del siglo pasado, Debra Martin colocó un trozo de hueso de una momia bajo el microscopio y descubrió que una persona que vivió en Nubia (norte de Sudán) durante el siglo IV d.C. había ingerido aparentemente tetraciclina, un antibiótico de amplio espectro que no entró en el arsenal de la medicina moderna hasta la década de 1950. Encontrar unas gafas de sol de diseño en la momia no habría sido más sorprendente. Y el descubrimiento fue pura casualidad.

En la actualidad, Martin es profesora de antropología en la Universidad de Nevada, pero en aquella época era estudiante de posgrado en antropología biológica en la Universidad de Massachusetts. Como parte de su formación, estaba visitando un laboratorio de investigación en el Hospital Henry Ford de Detroit (Michigan) para aprender las técnicas de elaboración de secciones finas de huesos a partir de hallazgos arqueológicos. Normalmente, habría utilizado un microscopio estándar y la tetraciclina habría pasado desapercibida. Pero como el microscopio estándar no estaba disponible, otro investigador sugirió a Martin que probara uno que utilizara luz ultravioleta.

Revelando tetraciclina milenaria

En una longitud de onda específica, la luz ultravioleta hace que la tetraciclina sea fluorescente con un color amarillo-verdoso único. En el laboratorio, los investigadores bajo la dirección de Harold Frost utilizaban la tetraciclina para medir la tasa de formación de los huesos. La tetraciclina tiende a unirse al calcio y al fósforo, que constituyen más del 80% de la parte mineral del hueso maduro. (Se aconseja a los pacientes que toman el fármaco que no beban leche ni tomen antiácidos que contengan calcio, ya que la tetraciclina se unirá al calcio y perderá su eficacia antibiótica).

Cualquier tetraciclina que circule por el cuerpo puede unirse al calcio que se deposita en el hueso, «etiquetando» (marcando) el hueso con su firma indeleble. En el estudio de laboratorio, se pidió a las personas a las que se les iba a extirpar el hueso mediante una biopsia o una amputación que tomaran tetraciclina a intervalos antes de la operación. Los depósitos óseos que se formaban durante este periodo podían entonces identificarse y medirse.


Cuando Martin regresó a la Universidad de Massachusetts, se habló de su descubrimiento y se empezaron a explorar varias cuestiones: ¿Era realmente tetraciclina? Si es así, ¿se incorporó al hueso durante la vida del sujeto hace 1.600 años, o podría haber sido producida por organismos que invadieron los restos después de la muerte? Si fue ingerida por los antiguos nubios en sus alimentos o medicamentos, ¿cuál fue su origen?

Confirmando el hallazgo

Que realmente se trataba de tetraciclina lo demostró James Boothe, un químico que había trabajado en las primeras aplicaciones comerciales del antibiótico para American Cyanamid. Fue capaz de extraerla de nuestro hueso Nubio y demostrar que aún podía matar bacterias. Más adelante, Mark Nelson, de Paratek Pharmaceuticals, determinó determinando su estructura molecular precisa (en realidad hay toda una familia de tetraciclinas en la naturaleza).

Las pruebas de que la tetraciclina se incorporó durante la vida de la momia nubia proceden de sus osteones, que son bloques de construcción cilíndricos microscópicos del hueso cortical (como las capas externas de los ejes óseos).


En respuesta a las tensiones físicas, el tejido óseo se somete a un proceso continuo de puesta a punto. Las células óseas llamadas osteoclastos descomponen pequeñas cantidades de mineral óseo, que otras células, llamadas osteoblastos, sustituyen. El resultado es la formación de nuevos osteones. Un osteón tarda unos cuatro meses en mineralizarse por completo, y la tetraciclina puede incorporarse durante el proceso.

Cuando se examinó el hueso de la momia nubia, se descubrió que algunos osteones tenían capas de mineral que contenían tetraciclina alternadas con capas sin tetraciclina. Este patrón sólo podría haberse desarrollado durante la vida, no si la tetraciclina se introdujo de algún modo más tarde; indicaba que mientras se formaban estos osteones en particular, el individuo estaba ingiriendo tetraciclina de forma intermitente. En la mayoría de los osteones examinados en la momia, sin embargo, se encontró que la tetraciclina estaba presente en todas las capas, lo que sugiere que durante los cuatro meses que tardaron estos osteones en mineralizarse, este individuo había ingerido continuamente el antibiótico.

Rastreando la tetraciclina

Para determinar el grado de uso de la tetraciclina por parte de los antiguos nubios, tres investigadoras de la Universidad de Emory -Kristi Kohlbacher, Jennifer Cook y Kristy Collins- tomaron minuciosamente muestras de miles de osteones de la momia original y de otros setenta y siete restos nubios y egipcios que databan aproximadamente de la misma época. Todos menos cuatro de los setenta y ocho individuos mostraron algún grado de exposición a la tetraciclina, y no se apreciaron diferencias significativas por edad o sexo. Incluso los restos de dos de los tres bebés contenían tetraciclina, lo que demuestra que se les transmitió a través de la leche materna.


Tras la publicación de estos hallazgos en la década de 1980, otros investigadores empezaron a informar de la existencia de tetraciclina en la prehistoria africana. La antropóloga física Megan Cook y sus colegas, por ejemplo, descubrieron que los restos momificados de los veinticinco individuos recuperados en el Oasis de Dakhla (Egipto), que datan del periodo romano (400-500 d.C.), mostraban etiquetas de tetraciclina. Los patrones eran consistentes con las dosis que se producían en intervalos de dos a tres semanas. Posteriormente se informó la presencia de tetraciclina en huesos de un yacimiento jordano que data del siglo II a.C. hasta el siglo IV d.C.

Pero nada de esto decía por qué el antibiótico aparecía en los huesos antiguos. En la naturaleza, la tetraciclina es producida por estreptomicetos, bacterias parecidas al moho que se encuentran comúnmente en los suelos. Estas células de crecimiento lento no se adaptan bien a los suelos húmedos y ácidos en los que florecen la mayoría de las bacterias, pero tienen ventaja en los entornos cálidos, secos y entre neutros y alcalinos. Las esporas de diez años sobreviven en la arena seca y son fáciles de cultivar.

Al principio se pensó que, durante hambruna o sequía, los antiguos nubios y egipcios podrían haberse visto obligados a comer grano enmohecido. (Incluso uno o dos gramos de tetraciclina consumidos por los humanos en un solo día producen fluorescencia en los huesos). El ambiente cálido, seco y alcalino de los depósitos de almacenamiento hechos de barro podría haber sido un entorno ideal para los estreptomicetos. Pero se sabe que, cuando crecen bien, los estreptomicetos producen poca tetraciclina. Dado el grado de etiquetado de tetraciclina en los restos nubios y egipcios, tuvimos que considerar otras posibilidades. La clave resultó ser la cerveza, conocida como bosa en gran parte del África actual.


Buscando en textos antiguos y posteriores, Everett Bassett, Margaret Keith y otros se dieron cuenta de que en el procesamiento del grano de la región había un importante vínculo entre la cocción del pan y la elaboración de la cerveza. El arte egipcio también muestra la panificación y la elaboración de cerveza en constante asociación. De hecho, el pan horneado es una parte esencial de la receta tradicional de la cerveza que aún hoy utilizan los habitantes de los pueblos de la ribera del Nilo.

Cerveza egipcia

La cerveza producida en la antigüedad, según Barry Kemp, autor de Ancient Egypt: Anatomía de una civilización, era muy diferente del producto comercial moderno: «Probablemente era un líquido opaco con aspecto de gachas o sopa, no necesariamente muy alcohólico, pero sí muy nutritivo. Su prominencia en la dieta egipcia refleja tanto su valor alimentario como la sensación ligeramente placentera que producía su consumo».

Reconstrucción  de cerveza egipcia fabricada con el método tradicional
Reconstrucción de cerveza egipcia fabricada con el método tradicional

El arqueólogo de la Universidad de Cambridge Delwen Samuel y sus colegas de la cervecera británica Scottish and New-castle han llevado a cabo una amplia investigación sobre la elaboración de cerveza y la cocción en el antiguo Egipto. Analizaron los restos de comida dejados en las tumbas como ofrendas y los residuos de cerveza y migas de pan incrustados en fragmentos de cerámica y vasijas. Incluso examinaron los restos del suelo de las tumbas y de las zonas habitadas.


El éxito de la elaboración de la cerveza depende del uso de un grano que proporcione suficiente azúcar para la fermentación. En las recetas modernas, el grano se hace germinar y luego se calienta y seca para detener el proceso. Este procedimiento, conocido como malteado, libera la enzima diastasa, que convierte los almidones del grano en azúcar maltosa. A continuación, la malta se hierve, se cuela y se incuba con la levadura.

En el método tradicional egipcio, la masa de pan se coloca para capturar la levadura en el aire. (Otras recetas tradicionales añaden, en realidad, masa retenida de lotes anteriores para este fin, ya que el líquido contiene levadura). Cuando se hornea, el pan forma una corteza, pero se retira del horno antes de que el centro haya tenido la oportunidad de cocinarse, lo que permite que la levadura crezca en la masa caliente y ligeramente cocida. El pan parcialmente cocido se rompe y se añade a un caldo de grano malteado para hacer la cerveza.

Tetraciclina en la cerveza

Se ha propuesto la teoría de que las esporas de estreptomicetos transportadas por el aire fueron capturadas en la masa de los antiguos cerveceros durante su exposición al aire y que los estreptomicetos produjeron entonces tetraciclina mientras la levadura crecía en el pan parcialmente cocido.


Para investigar la capacidad de la cerveza de dar lugar a la tetraciclina, Daniel Popowich y Brennan Posner, de la Universidad de Emory, añadieron estreptomicetos durante dos experimentos con el proceso tradicional. En el primero, añadieron una pequeña colonia de estreptomicetos al pan recién horneado; en el segundo, añadieron los estreptomicetos a la mezcla de grano malteado y pan. La segunda técnica fue la más exitosa y produjo cantidades significativas de tetraciclina.

Se concluyó que los brebajes fermentados de la antigüedad proporcionaban el entorno algo duro en el que los estreptomicetos eran estimulados para producir tetraciclina en cantidad. Hoy en día, las empresas que fabrican productos farmacéuticos controlan y limitan deliberadamente ciertos nutrientes para forzar a los estreptomicetos a producir tetraciclina.

Beneficio para la salud

Dado que los antiguos nubios y egipcios recibían dosis de tetraciclina, otra cuestión es si esto les proporcionaba algún beneficio médico. En Food: The Girl of Osiris, William J. Darby y sus coautores ofrecen relatos arqueológicos, históricos y etnográficos sobre el uso de la cerveza como enjuague bucal para tratar las encías, como enema, como ducha vaginal, como apósito para las heridas y como fumigante para tratar las enfermedades del ano (los restos secos de los granos utilizados en la elaboración de la cerveza se queman para producir un humo terapéutico). Esto demuestra que, incluso en un pasado lejano, los egipcios y sus vecinos apreciaban las cualidades medicinales de la cerveza.


En la actualidad, la tetraciclina sigue siendo el fármaco de elección para el tratamiento del acné y de las enfermedades gingivales. Los investigadores que estudian las enfermedades de las encías supusieron en un principio que la tetraciclina funcionaba por sus cualidades antibióticas. Pero la tetraciclina también parece inhibir la colagenasa, una enzima que descompone el colágeno.

Se ha realizado un esfuerzo concertado para producir tetraciclinas modificadas químicamente (CMT) que tienen este efecto, pero no las cualidades antibióticas. Además, tanto la tetraciclina como las CMT han demostrado ser muy eficaces en la inhibición de las matalproteinasas de la matriz, enzimas implicadas en una serie de enfermedades de los huesos y del tejido conectivo, como la artritis reumatoide, la artrosis, la enfermedad periodontal, la osteoporosis e incluso las enfermedades cardiovasculares. Por tanto, la ingestión de tetraciclina puede haber tenido verdaderos beneficios médicos para los antiguos nubios y egipcios.

La cerveza fue una bebida clave para los antiguos egipcios
La cerveza fue una bebida clave para los antiguos egipcios

Al entrar en el nuevo milenio, a muchas personas les preocupa que nuestro propio uso y abuso de los antibióticos en la medicina, la agricultura e incluso en los productos manufacturados haya fomentado el aumento de las bacterias resistentes a los antibióticos. Cuando el descubrimiento de tetraciclina en huesos antiguos salió revista Science, surgió la inquietud si debido a la ingestión prolongada del antibiótico, las poblaciones nubias y egipcias podrían haber sufrido un aumento de las enfermedades causadas por bacterias resistentes.


Para comprobarlo, se examinaron los huesos de nuestra muestra en busca de signos de reacciones periósticas -superficies rugosas que se forman como resultado de una infección ósea-. No se encontraron pruebas de que las infecciones se hayan intensificado durante los siglos que representan los huesos, como cabría esperar si hubieran evolucionado bacterias más resistentes. Pero durante nuestra propia vida, 1.600 años después, muchos de nosotros podríamos ser víctimas de bacterias resistentes a todos los antibióticos conocidos. Si lo hacemos, nuestros huesos lo revelarán a los arqueólogos del futuro.

Para más información Take Two Beers and Call Me in 1,600 Years – use of tetracycline by Nubians and Ancient Egyptians

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: