La metalurgia en el antiguo Egipto

Tiempo de lectura estimado: 12 minutes

En los diferentes yacimientos arqueológicos descubiertos en Egipto, siempre se han encontrado una gran cantidad de objetos hechos de oro y otros metales que se utilizaban para muchos fines. Uno de los metales más apreciados por los antiguos egipcios fue el oro, tanto que en los escritos egipcios se clasificaba al oro en cuatro clases (oro, oro fino, oro de montaña, oro piadoso).

Quizás el rey de Egipto fue el más rico de los países de Oriente en oro y cuando el imperio se apoderó de las minas del desierto, el próspero Templo de Amón se convirtió en un verdadero banco. Egipto y Nubia eran los mayores productores de oro del mundo en esa época.

El cuarzo, incrustado con oro, era abundante en el corazón de las montañas del este y del sur del país, por lo que las rocas se rompían y lavaban, y el oro se recogía en polvo en bolsas de cuero, para luego fundirlo y convertirlo en moldes en forma de paralelepípedos o anillos.

Además de las minas de oro egipcias, Nubia era una fuente de oro, al igual que Etiopía, Punt y el Levante en la época del imperio nuevo.

El metal dorado en la civilización faraónica egipcia

El oro era el objetivo de la alquimia, y por ello era un símbolo de inmortalidad para los egipcios y por ello se asociaba a los reyes y faraones, y hay quienes estiman que el peso de lo extraído de la tierra de Egipto fue de 3500 toneladas de oro a lo largo de treinta familias reales en su historia antigua.


Por lo tanto, muchos investigadores han considerado que los faraones agotaron las minas de oro egipcias, especialmente las del desierto, y se ha estimado el número de minas de oro que construyeron en aquella época en un centenar de minas. Según los estudios realizados en documentos arqueológicos, el oro estaba presente en tres formas básicas, en yacimientos en roca, afloramientos y depósitos fluviales.

Brazalete para niños. ca. 2650 A.C. Período dinástico temprano
Brazalete para niños. ca. 2650 A.C. Período dinástico temprano

La historia de la extracción de oro en Egipto se remonta a alrededor del año 1160 a.C. La mina de oro más antigua es la de Wadi Hammamat, en el desierto oriental. Otras minas faraónicas en Egipto son Abu Zawal, Semna, Abu Marawat, Sir Bakis y Barramiya, entre otras.

La primera extracción de oro en Egipto se realizó empleando la minería aluvial en Nubia. Durante el Reino Antiguo, Egipto fue un importante productor de oro durante más de 1.500 años, pero una vez que el reino se derrumbó, la minería del oro desapareció. Desde entonces, la exploración de oro ha sido limitada debido a problemas en las políticas estatales y a la falta de financiación para promover la inversión en el sector.


Es importante señalar que se han realizado pocas exploraciones con la tecnología actual. La técnica minera empleada por los antiguos egipcios sólo podía explotar los depósitos de oro de alta ley que se podían encontrar con métodos mineros tradicionales, pero hoy en día existen tecnologías que permiten extraer oro incluso en depósitos de baja ley de forma rentable.

Las minas del Antiguo Egipto eran trabajadas por esclavos a los que se hacía trabajar en condiciones asombrosamente difíciles y a menudo se les golpeaba si no trabajaban lo suficiente. La extracción de oro comenzó con trabajos aluviales en Egipto y fue seguida por la extracción de vetas subterráneas poco profundas en Nubia hacia el año 1300 a.C., durante el periodo del Nuevo Reino. Los métodos de trabajo incluían el encendido de fuego para debilitar las rocas por choque térmico, un método descrito por Diodoro Sículo en su Bibliotheca historica escrita hacia el año 60 a.C.

El oro se llamaba Nwb en la lengua egipcia y se asociaba al Sol por su relación con el amarillo. La palabra hace referencia a Nubia, que era la mayor región aurífera de la época. Las zonas de Nubia, Qaft, Wadi Gadami, Erdiye, Edahat, Samla, Wadi Hamama y Abu Jarida eran fuentes de oro.


Estatuilla de Amón. ca. 945–712 B.C. Tercer periodo intermedio. En exposición en el The Metropolitan Museum of Art
Estatuilla de Amón. ca. 945–712 B.C. Tercer periodo intermedio. En exposición en el The Metropolitan Museum of Art

En cuanto a las zonas auríferas más importantes del desierto oriental, son las minas de Wadi Hammamat (Papiro de Turín), Wadi Dam (a 8 kilómetros de Wadi Atallah), Wadi Fawakhir (a cuatro kilómetros de la cantera de Bakhn), Wadi Abbad, cerca del Mar Rojo, en el templo de Rudisiyah, la mina de Donjash, al noreste de Samut, y las minas de Wadi Al-Hudi y Wadi Al-Alaqi.

En la zona de Nubia, las inscripciones en el Templo de Luxor de la época de Ramsés II indicaban que los lugares de extracción de oro de sur a norte eran: al-Amin (monte Burqul), Jabal Amo (entre Solia y Karma), monte Kush (cerca de Samla), desierto de Tasti (región de Wawat), monte Khatti Han Nefer (Baja Nubia), Jabal Al-Mathar (Wadi Hammamat), monte Edfu (minas de Wadi Abbad), Jabal Qaft (al norte de Wadi Hammamet).

Los egipcios desarrollaron principalmente dos métodos de extracción de oro:


El llamado oro de montaña (Nob-in-st) se extraía de minas subterráneas y se purificaba mediante la molienda de las rocas y su posterior fundición.

El oro mezclado con arena en las costas de los ríos con limo, llamado oro de río (Nob-in-mu), que se extraía a través del proceso de bateo, donde se separaban las pequeñas pepitas de oro para luego ser fundidas.

Extracción de plata

La plata se descubrió en Egipto desde antes de la época dinástica, y ha aparecido en la cultura Naqada II (3300-3900) a.C. en los yacimientos de Umrah, Jazra, Al Ma’ani y Helwan. Se utilizaba junto con otros metales como cobre y oro en joyas y utensilios. Las minas de plata en Egipto son escasas, por lo que se importaba de fuera de Egipto, especialmente de Asia occidental.


La minería de la plata no se conocía en Egipto debido a su escasez, y se le consideraba un bien precioso por esta razón. Se han encontrado algunas herramientas hechas de plata en la tumba de la reina Hetepheres I.

La plata se utilizaba para fabricar cuentas ya en el periodo predinástico (ca. 4400-3100 a.C.) y siguió siendo importante para los ornamentos personales y los objetos de culto en Egipto hasta la época romana. Las inscripciones de los templos sugieren que, durante gran parte de la historia de Egipto, la plata se valoraba más que el oro.

Vasija de libación de Manuwai. ca. 1479–1425 B.C. Reino nuevo. En exposición en el The Metropolitan Museum of Art
Vasija de libación de Manuwai. ca. 1479–1425 B.C. Reino nuevo. En exposición en el The Metropolitan Museum of Art

Sin embargo, a diferencia del oro, que se sabe que se traía del desierto oriental y de Nubia, las fuentes de la plata son oscuras y, en vista de la relativa escasez de recursos geológicos locales, seguramente se importaba mucha de las tierras vecinas. Por esta razón, y porque la plata, especialmente la chapa martillada, es muy susceptible a las sales corrosivas que se encuentran en la mayoría de los entornos funerarios egipcios, suele aparecer con menos frecuencia en el registro arqueológico egipcio que el oro o los metales cuprosos.


Hay pocos hallazgos documentados de plata anteriores al inicio del Reino Medio (ca. 2030-1650 a.C.). De la tumba de Hetepheres I, madre del rey de la dinastía 4, Khufu (r. 2551-2528 a.C.), proceden notables excepciones: un grupo de brazaletes con incrustaciones de piedras semipreciosas y accesorios de mobiliario, ahora repartidos entre el Museo de Bellas Artes de Boston y el Museo Egipcio de El Cairo.

Oro blanco (electrum)

El electrum es una mezcla de oro y plata, natural o sintética, y estaba presente en Egipto de forma natural y se utilizaba como paneles finos para revestir las paredes de los palacios y templos en la época del estado moderno.

Es una mezcla de oro con un porcentaje del 75%, de plata con un 22% y de cobre con un porcentaje del 3%, y estaba presente en la naturaleza en proporciones cercanas a esta o se fabricaba en el Antiguo Egipto, era flexible para la fabricación de joyas y revestimiento de muebles de madera, puertas y la parte superior de los obeliscos.


Cobre

Los minerales de cobre explotados en el antiguo Egipto fueron azurita y crisocola. El cobre fue el primer metal descubierto y utilizado en Egipto. Acompañó a los primeros vestigios de la civilización egipcia en los límites del 3400 a.C. Aparecieron zonas o minas de cobre en el desierto oriental entre el Nilo y el Mar Rojo. El cobre se extraía de Wadi Maara y Sarabit al-Khadim.

El latón fue una de las aleaciones empleadas por los egipcios. Es una mezcla de cobre y zinc, cuyas materias primas se encontraron en Egipto y en los cementerios de Nubia se encontraron joyas hechas con él en épocas posteriores.

El mineral de cobre se extraía de los yacimientos de Al-Dahnj, donde se excavaba el mineral que contiene el cobre y luego se tomaba el mineral extraído y se molía hasta que se convertía en partículas finas, después de eso se mezclaba con una cantidad de carbón y se colocaba en forma de pila superficial o en un pozo, entonces se encendía la mezcla para obtener el cobre metálico. Posteriormente se dejaba enfriar y luego se separaba el cobre metálico de las cenizas restantes, luego se cortaban los trozos de cobre en partes para facilitar el proceso de llevarlos y transportarlos.


Investigadores han encontrado los restos de un gran horno en el Sinaí, lo más probable es que tuviera el aspecto de una habitación cerrada. Según se ha podido deducir del conjunto, después de fundir el metal, se retiraban los restos de la combustión y el metal se dejaba enfriar en el piso de la habitación de donde era recolectado. También se han encontrado vestigios de usos de moldes para verter el cobre fundido para facilitar su manejo.

Hierro

El hierro se descubrió en Egipto en una fecha temprana y se utilizó de forma limitada, pero el auge de uso tuvo lugar alrededor del año 800 a.C., y su nombre era el metal del cielo (Ba – in – Bet), el mismo nombre que fue usado en Mesopotamia.

Los primeros rastros del uso del hierro aparecieron en la época de Khufu, cuando se encontró una máquina de hierro que databa de ese período (en el rango del 2800). Y se utilizaba en la fabricación de amuletos, cuentas, puertas y ventanas.


Los minerales de hierro se encuentran en abundancia en las tierras de Egipto, sin embargo, son formas de hierro altamente impuras, una en forma de cristales de óxido de hierro en rocas volcánicas y otra en forma de polvo o meteoritos. El hierro de esta última forma se encuentra mezclada con níquel.

Los minerales de hierro se encuentran en el desierto oriental, en el Sinaí y en la región de Moghra, cerca de Asuán. Los antiguos egipcios no utilizaban el hierro en su forma metálica, ya que no sabían cómo extraerlo de sus menas, y su uso no se extendió sino en tiempos recientes. Los investigadores atribuyen su lento uso al hecho de que el hierro necesita ser calentado y luego forjado. A diferencia del cobre, que se puede forjar mientras está frío.

Otros minerales, elementos y aleaciones comunes en el antiguo Egipto

Aparte de los minerales y elementos ya mencionados, los egipcios usaron una gran cantidad de compuestos obtenidos a partir de minerales tanto purificados como sin purificar con distintos fines.

El plomo se encontró en tumbas predinásticas mezclado con minerales de galena en Jabal Al-Rasas, cerca de la costa del Mar Rojo. Se utilizaba en el delineado de ojos y en la fabricación de pequeñas estatuas, anillos, joyas, utensilios domésticos, pesos para redes de pesca, anillos y collares. Por otro lado, el mercurio se encontró en las tumbas egipcias alrededor de 1600-1500 a.C.

No existió en Egipto una fuente de estaño, por lo que los utensilios hechos con este metal seguramente fueron fabricados con material importado de Asia, y lo más antiguo de lo que se encontró de él es un anillo y una botella de agua en tumbas egipcias pertenecientes a la Dinastía XVIII.

Figura de Bastet en bronce. University College London
Figura de Bastet en bronce. University College London

El bronce es una mezcla de cobre, estaño y un poco de plomo, y se descubrió en Egipto a finales de la Duodécima Dinastía, y se popularizó en la época del Reino Nuevo. Sin embargo, la información sobre ella es muy escasa y no hay pruebas de que se descubriera en Egipto ni de sus materias primas.

El descubrimiento del bronce permitió crear objetos metálicos más duros y duraderos que los anteriores. Las herramientas de bronce, las armas, las armaduras y los materiales de construcción, como las tejas decorativas, eran más duros y duraderos que sus predecesores de piedra y cobre («calcolítico»). Al principio, el bronce se fabricaba con cobre y arsénico, formando el bronce arsenical, o a partir de minerales de cobre y arsénico mezclados de forma natural o artificial,

El cobalto se utilizaba para colorear el vidrio y para bruñir.

Hay otras piedras menos importantes en uso, como dolomita, sílex, yeso y rocas porfiroides, todas ellas no utilizadas para la construcción, sino para industrias de la piedra como vasijas, ataúdes, obeliscos, etc.

Materiales para la arquitectura y otros

Además de la fértil tierra negra mineral, existía en Egipto un terreno pedregoso y rocoso que constituyó la fuente principal de materias primas para la floreciente arquitectura, las artes y las herramientas de la agricultura y el urbanismo egipcios y otros.

Las piedras preciosas se utilizaban en joyería y adornos, así como en la fabricación de hechizos, agujas, joyas, escarabajos e incrustaciones de cofres y ataúdes.

Las piedras preciosas más utilizadas por los egipcios fueron ágata, amatista, esmeralda egipcia, piedra de sangre y calcedonia, coral, cornalina (piedra de Ceilán), jade, rojo y lapislázuli, peridoto, ónice (piedra de uñas), perlas, cristales de roca, ágata ónice, turquesa y feldespato.

Hay que recordar que los antiguos egipcios no conocían los diamantes, el lapislázuli, el ópalo, el rubí, el rojo o el azul, y a veces se mencionaba que venían del extranjero como regalos o botín. La perla se extraía de las orillas del Mar Rojo y se utilizaba a gran escala en joyería.

Para más información Gold in Ancient Egypt

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: