Vancomicina

Tiempo de lectura estimado: 5 minutos

La vancomicina es un antibiótico que se utiliza para tratar una serie de infecciones bacterianas. Se recomienda por vía intravenosa como tratamiento de infecciones cutáneas complicadas, infecciones del torrente sanguíneo, endocarditis, infecciones óseas y articulares, y meningitis causada por el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina. La vancomicina también se recomienda por vía oral como tratamiento de la colitis Clostridium difficile grave. Cuando se toma por vía oral se absorbe muy mal.

Los efectos secundarios comunes incluyen dolor en el área de la inyección y reacciones alérgicas. Ocasionalmente, se producen pérdidas de audición, baja presión sanguínea o supresión de la médula ósea. La seguridad en el embarazo no está clara, pero no se ha encontrado evidencia de daño, y es probable que sea seguro de usar cuando se amamanta. Es un tipo de antibiótico glicopéptido y funciona bloqueando la construcción de una pared celular.


Estructura química de la vancomicina
Estructura química de la vancomicina

La vancomicina se vendió por primera vez en 1954. Está en la Lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud. La Organización Mundial de la Salud clasifica la vancomicina como de importancia crítica para la medicina humana. Está disponible como medicamento genérico. La vancomicina es fabricada por la bacteria de suelo Amycolatopsis orientalis.

Historia de la vancomicina

La vancomicina fue aislada por primera vez en 1953 por Edmund Kornfeld (que trabajaba en Eli Lilly) a partir de una muestra de suelo recogida en las selvas interiores de Borneo por un misionero, el reverendo William M. Bouw (1918-2006). El organismo que la produjo se denominó finalmente Amycolatopsis orientalis. La indicación original de la vancomicina era para el tratamiento del Staphylococcus aureus resistente a la penicilina.

El compuesto se denominó inicialmente compuesto 05865, pero finalmente se le dio el nombre genérico de vancomicina, derivado del término «vencer». Una ventaja que se puso rápidamente de manifiesto fue que los estafilococos no desarrollaron una resistencia significativa, a pesar del paso en serie en los medios de cultivo que contenían vancomicina. El rápido desarrollo de resistencia a la penicilina por parte de los estafilococos hizo que se acelerara su aprobación por la Administración de Alimentos y Medicamentos en 1958. Eli Lilly comercializó por primera vez el clorhidrato de vancomicina bajo el nombre comercial de Vancocin.


Presentación comercial de vancomicina
Presentación comercial de vancomicina

La vancomicina nunca se convirtió en el tratamiento de primera línea para el S. aureus por varias razones:

Posee una pobre biodisponibilidad oral, por lo que debe ser administrada por vía intravenosa para la mayoría de las infecciones.

Posteriormente se desarrollaron penicilinas semisintéticas resistentes a la lactasa, como la meticilina (y sus sucesores, la nafcilina y la cloxacilina), que tienen una mejor actividad contra los estafilococos no SARM.

En los primeros ensayos se utilizaron las primeras formas impuras de la droga («lodo de Misisipí»), que resultaron ser tóxicas para el oído interno y los riñones; estos hallazgos llevaron a que la vancomicina quedara relegada a la posición de droga de último recurso].

Estructura 3D de la vancomicina

En 2004, Eli Lilly concedió la licencia de Vancocin a ViroPharma en los Estados Unidos, Flynn Pharma en el Reino Unido y Aspen Pharmacare en Australia. La patente había expirado a principios del decenio de 1980 y la FDA autorizó la venta de varias versiones genéricas en los Estados Unidos, entre ellas las de los fabricantes Bioniche Pharma, Baxter Healthcare, Sandoz, Akorn-Strides y Hospira.


Química y mecanismo de acción

La vancomicina es un péptido glicosilado tricíclico ramificado no ribosomal producido por la especie de Actinobacteria Amycolatopsis orientalis (anteriormente denominada Nocardia orientalis).

La vancomicina presenta atropisomería: tiene múltiples rotámetros químicamente distintos debido a la restricción de la rotación de algunos de los enlaces. La forma presente en la droga es el conformador termodinámicamente más estable.

La vancomicina actúa inhibiendo la síntesis adecuada de la pared celular en las bacterias Gram-positivas. Debido al diferente mecanismo por el cual las bacterias Gram-negativas producen sus paredes celulares y a los diversos factores relacionados con la entrada en la membrana exterior de los organismos Gram-negativos, la vancomicina no es activa contra ellos (excepto algunas especies no gnomocicas de Neisseria).

La gran molécula hidrófila es capaz de formar interacciones de enlace de hidrógeno con las mociones terminales D-alanil-D-alanina de los péptidos NAM/NAG. En circunstancias normales, esta es una interacción de cinco puntos. Este enlace de la vancomicina con el D-Ala-D-Ala impide la síntesis de la pared celular de los polímeros largos de ácido N-acetilmurámico (NAM) y N-acetilglucosamina (NAG) que forman las hebras de la columna vertebral de la pared celular bacteriana, y evita que los polímeros de la columna vertebral que logran formarse se crucen entre sí.


Para más información Vancomycin: A History

A %d blogueros les gusta esto: