Púrpura de Tiro

Tiempo de lectura estimado: 7 minutos

El púrpura de Tiro, también conocido como rojo fenicio, púrpura fenicio, púrpura real, púrpura imperial o tinte imperial, es un tinte natural de color púrpura rojizo; el nombre de Tiro hace referencia a Tiro, Líbano.

Es una secreción producida por varias especies de caracoles marinos depredadores de la familia Muricidae, caracoles de roca conocidos originalmente con el nombre de «Murex». En la antigüedad, la extracción de este tinte implicaba decenas de miles de caracoles y un trabajo considerable, por lo que el tinte era muy valorado. La principal sustancia química es el 6,6′-dibromoíndigo.

Química púrpura

Paul Friedländer descubrió en 1909 que el principal componente químico del purpura de Tiro era el 6,6′-dibromoíndigo, derivado del tinte índigo que se había sintetizado previamente en 1903. Aunque la primera síntesis química se comunicó en 1914, a diferencia del índigo, nunca se ha sintetizado a nivel comercial. En 2010 se desarrolló un protocolo eficaz para la síntesis en laboratorio del dibromoíndigo.

Las variaciones en los colores del «púrpura de Tiro» de diferentes caracoles están relacionadas con la presencia de tinte índigo (azul) o 6-bromoíndigo (púrpura) además del rojo 6,6′-dibromoíndigo. Los cambios adicionales de color pueden ser inducidos por la desbromación de la exposición a la luz (como es el caso de Tekhelet) o por el tratamiento térmico. El tono final de púrpura se decide por el cromatograma, que puede ser identificado por el análisis HPLC en una sola medida: indigotina (IND) e indirubina (INR). Ambas se encuentran en fuentes vegetales como el sargazo (Isatis tinctoria L.) y la planta del índigo (Indigofera tinctoria L), así como en varias especies de mariscos.

Muestra recreada de tela teñida con Purpura de Tiro y concha de los moluscos de los cuales se extraía
Muestra recreada de tela teñida con Purpura de Tiro y concha de los moluscos de los cuales se extraía

En 1998, mediante un largo proceso de prueba y error, un ingeniero inglés llamado John Edmonds redescubrió un proceso para teñir con púrpura de Tiro. Investigó las recetas y observaciones de los tintoreros desde el siglo XV hasta el XVIII y exploró el proceso biotecnológico que hay detrás de la fermentación de la Isatis tinctoria. Tras colaborar con un químico, Edmonds planteó la hipótesis de que era necesaria una cuba de fermentación alcalina. Estudió una antigua receta incompleta de púrpura de Tiro registrada por Plinio el Viejo. Modificando el porcentaje de sal marina en la cuba de tintura y añadiendo potasa, consiguió teñir la lana de un color púrpura intenso.


púrpura de Tiro
La estructura química del 6,6′-dibromoíndigo, el principal componente del púrpura de Tiro

Investigaciones recientes en electrónica orgánica han demostrado que el púrpura de Tiro es un semiconductor orgánico ambipolar. Se pueden producir transistores y circuitos basados en este material a partir de películas finas sublimadas del tinte. Las buenas propiedades semiconductoras del tinte se originan en el fuerte enlace de hidrógeno intermolecular que refuerza el apilamiento pi necesario para el transporte.

Historia

El tinte de color rápido (que no se desvanece) era un artículo de comercio de lujo, apreciado por los romanos, que lo utilizaban para colorear las túnicas ceremoniales. Utilizado como tinte, el color pasa del azul (pico de absorción a 590 nm, que es amarillo-naranja) al púrpura rojizo (pico de absorción a 520 nm, que es verde).

Se cree que la intensidad del tono púrpura mejoraba en lugar de desvanecerse a medida que la tela teñida envejecía. Vitruvio menciona la producción de púrpura de Tiro a partir de mariscos. En su Historia de los animales, Aristóteles describió el marisco del que se obtenía la púrpura de Tiro y el proceso de extracción del tejido que producía el tinte.


Los datos arqueológicos indican que los caracoles se recogían en grandes cubas y se dejaban descomponer. Esto producía un hedor espantoso que, de hecho, fue mencionado por los autores antiguos. No se sabe mucho sobre los pasos posteriores, y aún no se ha reconstruido con éxito el método antiguo de producción en masa de los dos tintes de murex; se cree que este color especial de «sangre negra coagulada», que se apreciaba por encima de todos los demás, se conseguía sumergiendo la tela dos veces, una en el tinte índigo de H. trunculus y otra en el tinte rojo púrpura de B. brandaris.

El mitógrafo romano Julio Pólux, que escribía en el siglo II de nuestra era, afirmaba (Onomasticon I, 45-49) que el tinte púrpura fue descubierto por el filósofo Heracles de Tiro, o más bien por su perro, cuya boca se tiñó de púrpura por masticar caracoles en la costa de Tiro. Esta historia fue representada por Peter Paul Rubens en su cuadro El perro de Hércules descubre el tinte púrpura. Según John Malalas, el incidente ocurrió durante el reinado del legendario rey Fénix de Tiro, el progenitor epónimo de los fenicios, y por tanto fue el primer gobernante que vistió el purpura de Tiro y legisló sobre su uso.

El descubrimiento de la púrpura por el perro de Hércules por Theodoor van Thulden, c. 1636
El descubrimiento de la púrpura por el perro de Hércules por Theodoor van Thulden, c. 1636

Recientemente, el descubrimiento arqueológico de un número considerable de conchas de Murex en Creta sugiere que los minoicos pueden haber sido pioneros en la extracción de la púrpura imperial siglos antes que los tirios. Las dataciones de la cerámica colectada sugieren que el tinte pudo producirse durante el periodo minoico medio, en los siglos XX-XVIII a.C. Las acumulaciones de conchas de murex trituradas de una cabaña en el yacimiento de Coppa Nevigata, en el sur de Italia, pueden indicar la producción de tinte púrpura allí desde al menos el siglo XVIII a.C.


Otras pruebas arqueológicas pueden encontrarse en las muestras procedentes de las excavaciones en el extenso yacimiento de fundición de cobre de la Edad de Hierro de la «Colina de los Esclavos» (yacimiento 34), cuya datación por radiocarbono se sitúa entre finales del siglo XI y principios del X a.C. Los hallazgos de este yacimiento incluyen pruebas del uso del tinte púrpura encontrado en las manchas utilizadas en los tiestos. Las pruebas del uso del tinte en la cerámica se encuentran en la mayoría de los casos en la parte superior de las vasijas de cerámica, en la superficie interior, las zonas en las que la solución reducida del tinte estaba expuesta al aire y sufría una oxidación que la volvía púrpura.

La producción de púrpura de Murex para la corte bizantina llegó a un abrupto final con el saqueo de Constantinopla en 1204, el episodio crítico de la Cuarta Cruzada. David Jacoby concluye que «ningún emperador bizantino ni ningún gobernante latino de los antiguos territorios bizantinos pudo reunir los recursos financieros necesarios para proseguir la producción de púrpura de murex».

En cambio, la pesca de múrex y el teñido con púrpura auténtica están atestiguados para Egipto en los siglos X al XIII». En cambio, Jacoby encuentra que no hay menciones a la pesca o el teñido de púrpura, ni al comercio del colorante en ninguna fuente occidental, ni siquiera en el Levante franco. En cambio, el Occidente europeo recurrió al bermellón proporcionado por el insecto Kermes vermilio, conocido como grana o carmesí.


Pero no solo los fenicios aprovecharon este tinte, Lls habitantes del antiguo México no sólo utilizaban los mismos métodos de producción que los fenicios, sino que también valoraban las telas teñidas con murex por encima de todas las demás, ya que aparecían en los códices como atuendo de la nobleza. «Nuttall señaló que la tela mexicana teñida con murex tenía un «desagradable… fuerte olor a pescado, que parece ser tan duradero como el propio color». Asimismo, el antiguo papiro egipcio de Anastasi se lamenta: «Las manos del tintorero apestan a pescado podrido…». Tan penetrante era este hedor que el Talmud concedía específicamente a las mujeres el derecho a divorciarse de cualquier marido que se convirtiera en tintorero después del matrimonio.

En 2021, los arqueólogos encontraron fibras de lana supervivientes teñidas de púrpura real en el valle de Timna, en Israel. El hallazgo, fechado en torno al año 1000 a.C., constituyó la primera prueba directa de tejidos teñidos con este pigmento en la antigüedad.

Para más información Tyrian Purple: 6,6’-Dibromoindigo and Related Compounds


Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: