Historia del celuloide III

Tiempo de lectura estimado: 7 minutos

La versatilidad del celuloide fue su carta de presentación en el mundo del cine, aunque como buen personaje, tiene un lado oscuro y peligroso.

Del material al cine

A finales del siglo XIX, el celuloide parecía destinado a seguir siendo un material de segunda clase: material de collares baratos, peines para el pelo, bolas de billar y sonajeros para bebés para las masas. Sin embargo, esta sustancia tan versátil estaba llamada a evolucionar.

Anteriormente, la gente había apreciado el celuloide como un sustituto, una falsificación plausible de los materiales naturales. Pero en su siguiente capítulo, el pionero plástico sintético dejaría de ser una imitación. Las principales cualidades del celuloide -barato, flexibilidad y transparencia- lo transformarían de material a medio. Pronto, la palabra celuloide pasaría a definir no sólo el material cinematográfico que circulaba por miles de cámaras y proyectores, sino todo el fenómeno del cine.

El celuloide y la fotografía eran primos cercanos desde hacía mucho tiempo, ya que el algodón de pólvora, la celulosa nitrada que constituía la base del plástico, desempeñaba un papel importante en los primeros tiempos de la fotografía.

En 1848, el fotógrafo inglés Frederick Scott Archer añadió yoduro de potasio al colodión líquido para hacerlo sensible a la luz. Cuando se vertía con cuidado, la mezcla almibarada formaba una fina capa adhesiva sobre una placa de vidrio. Si el fotógrafo exponía la placa en una cámara y luego la revelaba, lavaba y fijaba rápidamente mientras estaba húmeda, se formaba una imagen en negativo. Tras el secado y el barnizado, la capa de colodión sería resistente e impermeable, conservando la imagen en negativo. El fotógrafo podía entonces utilizar el negativo para hacer cualquier número de impresiones positivas en papel sensible a la luz.


Como tanto el cristal como el colodión eran transparentes, los negativos y las impresiones resultantes eran nítidos y muy detallados, lo que se ajustaba exactamente al gusto del siglo XIX por las imágenes realistas. El proceso de colodión húmedo de Archer sustituyó rápidamente a los daguerrotipos sobre placas de cobre y a los calotipos sobre papel negativo, los dos primeros procesos fotográficos.

Incluso después de que los fotógrafos idearan los métodos de colodión en seco y gelatina en seco, eliminando así la necesidad de preparar las placas en el momento y revelarlas rápidamente, las placas de cristal seguían siendo pesadas, incómodas y rompibles. Algunos fotógrafos se preguntaban si había una forma de utilizar el colodión solo, sin un soporte de vidrio.

Rollos de celuloide
Rollos de celuloide

Un paso a la inmortalidad

A principios de la década de 1880, George Eastman, que fabricaba material fotográfico en Rochester, Nueva York, consiguió idear el primer sistema práctico y exitoso de película en rollo. Como primer paso, Eastman y su colaborador se basaron en experimentos anteriores con papel recubierto de gelatina en rollo. Tras el procesado, la capa negativa de gelatina se separaba del papel y se utilizaba para la impresión, pero al principio esta «película separadora» producía imágenes borrosas y era difícil de manejar. Sin embargo, tras algunas mejoras, Eastman tuvo la suficiente confianza para utilizar la película como base de su primer gran invento: la cámara Kodak, presentada en 1888. Con su diseño sencillo e infalible, junto con su nombre único e inventado y su memorable eslogan «Usted pulsa el botón y nosotros hacemos el resto», la Kodak fue un éxito de ventas arrollador.


Sin embargo, Eastman siempre intentaba hacerlo mejor. Mientras desarrollaba la Kodak, había contratado al joven químico Henry Reichenbach para que ideara una película que fuera resistente, flexible y totalmente transparente, sin necesidad de decapar. Ya era posible crear capas relativamente finas de celuloide (como para collares y puños), pero una película fotográfica requeriría una capa extremadamente fina y totalmente uniforme.

Reichenbach utilizó el conocido disolvente acetato de amilo para diluir el celuloide con este fin, y pronto determinó las proporciones exactas de los productos químicos y la maquinaria necesaria para producir la película a granel. Él y Eastman registraron las patentes de sus inventos en 1889 e incorporaron la película al sistema Kodak. A pesar de una larga disputa por la patente con un inventor rival (que finalmente se resolvió en 1913 con un pago de 5 millones de dólares por parte de Eastman), la película basada en el celuloide fue un gran éxito, cosechando enormes beneficios para la empresa.

La película supuso una gran ayuda para la fotografía fija, ya que los aficionados podían revelarla e imprimirla ellos mismos en lugar de enviar sus Kodaks a Rochester para su procesamiento y recarga. Pero la película de nitrocelulosa (a menudo llamada simplemente «película de nitrato») fue un regalo aún mayor para una forma de arte emergente, ya que hizo posible las películas en movimiento. Los primeros experimentadores del cine habían intentado utilizar tiras cortadas de bloques de celuloide, pero la película de Reichenbach y Eastman era obviamente superior.


El celuloide en movimiento

Cuando se combinó con el dinero, el talento, la imaginación y las incesantes mejoras de las cámaras y los proyectores, la película de nitrato – «billones de kilómetros» de ella en 1928, según un escritor- creó una nueva industria y transformó el entretenimiento popular. Películas clásicas como Metrópolis (1927), de Fritz Lang, Tiempos modernos (1936), de Charlie Chaplin, y Ciudadano Kane (1941), de Orson Welles, se rodaron con película de nitrato. Y los «cels» de animación, las láminas transparentes y pintadas a mano que daban vida a Mickey Mouse y Bugs Bunny cuando se filmaban en secuencia, también se hacían con nitrocelulosa.

Película con base a celulosa con signos de deterioro
Película con base a celulosa con signos de deterioro

La extrema inflamabilidad del material parecía un pequeño precio a pagar por semejante riqueza. Dado que las potentes lámparas eléctricas de los proyectores de cine tendían a sobrecalentar la película, que se movía a gran velocidad, las cabinas de proyección tenían que estar revestidas de amianto y equipadas con persianas de seguridad para evitar que los incendios consumieran salas enteras. Las primeras «películas de seguridad» fabricadas con compuestos de acetato de celulosa tenían mayor punto de combustión, pero eran más caras y menos duraderas que las películas de nitrato.

En 1950, sólo dos años después de que Kodak introdujera una película de seguridad muy mejorada hecha de triacetato de celulosa, la empresa dejó de fabricar películas de nitrocelulosa. El reinado cinematográfico del celuloide, que duró más de 50 años, había llegado a su fin. Por desgracia, debido a la inestabilidad de la película de nitrato, muchas de las primeras películas, sobre todo las mudas de los albores del cine se han perdido para siempre, descompuestas en sus latas o quemadas en incendios en los estudios.


El celuloide en la actualidad

Aunque todavía se habla de los «héroes del celuloide» del cine y se llama a las películas «filmes», el celuloide como material es en gran medida cosa del pasado. Los coleccionistas adquieren juguetes, joyas y juegos de tocador de celuloide antiguos en los sitios de subastas de Internet, atraídos por el encantador diseño y la artesanía que muestran incluso los artículos más humildes y cotidianos.

Pero, sorprendentemente, este plástico pionero sigue reinando en un ámbito. Si alguna vez ha hecho rebotar una pelota de ping-pong y la ha golpeado contra la mesa con una pala de madera, podrá apreciar la ligereza y la resistencia del celuloide. El ping-pong (o tenis de mesa) comenzó como un juego de salón inglés en la década de 1880, pero se disparó cuando las pelotas de celuloide sustituyeron a las de goma o corcho en 1900. Las pelotas huecas de celuloide, con su rebote perfecto, han seguido siendo el estándar del juego, incluso en las competiciones internacionales.

Al igual que la película fotográfica de Eastman, el celuloide tiene más éxito cuando se valora por sus propias cualidades especiales en lugar de sustituir a otro material. En la mesa de ping-pong, este notable plástico sintético ya no es una imitación o un sustituto; es sin duda el auténtico.


Para más información CELLULOID OBJECTS: THEIR CHEMISTRY AND PRESERVATION

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: