Richard Abegg

Tiempo de lectura estimado: 8 minutos

Richard Wilhelm Heinrich Abegg (9 de enero de 1869 – 3 de abril de 1910) fue un químico alemán y pionero de la teoría de la valencia. Propuso que la diferencia de la máxima valencia positiva y negativa de un elemento tiende a ser ocho. Esto se conoce como la regla de Abegg. Era un entusiasta de los globos de gas, lo que le causó la muerte a los 41 años al estrellarse en su globo en Silesia.

Abegg se doctoró el 19 de julio de 1891 como alumno de August Wilhelm von Hofmann en la Universidad de Berlín. Abegg aprendió química orgánica con Hofmann, pero un año después de terminar su doctorado comenzó a investigar en química física mientras estudiaba con Friedrich Wilhelm Ostwald en Leipzig (Alemania). Más tarde, Abegg fue asistente privado de Walther Nernst en la Universidad de Gotinga y de Svante Arrhenius en la Universidad de Estocolmo.


Richard Abegg
Richard Abegg

Abegg descubrió la teoría de la depresión del punto de congelación y se anticipó a la regla del octeto de Gilbert Newton Lewis al revelar que los estados de oxidación más bajos y altos de los elementos suelen diferir en ocho. Investigó muchos temas de la química física, como los puntos de congelación, la constante dieléctrica del hielo, las presiones osmóticas y los potenciales de oxidación

Vida personal

Abegg nació en Dauzig el 9 de enero de 1869, hijo del Dr. Wilhelm Abegg, abogado, consejero comercial y almirante, y de su esposa Margarete, de soltera Friedenthal; su abuelo, F. H. Abegg, fue un destacado jurista en las universidades de Konigsberg y Breslau. Después de que sus padres se trasladaran a Berlín, se graduó en el Wilhelms-Gymnasium y, tras asistir a las universidades de Tubinga, Kiel y Berlín, se doctoró en esta última en 1891 con una tesis escrita bajo la supervisión de August Wilhelm von Hofmann: suber das Chrysen uud seine Derivatea.

Después se dedicó a la química física, sobre todo, inspirado por la lectura de la «Teoría moderna de la química» de Lothar Meyer, y trabajó en los laboratorios de Ostwald (Leipzig) y Arrhenius (Estocolmo). Poco después, Abegg se habilitó, recibió el título de catedrático en 1897, también aceptó temporalmente un puesto de ayudante en el Instituto de Química Física, y luego fue nombrado jefe de departamento en el Instituto Químico de la Universidad de Breslau en 1899, donde trabajó en el laboratorio que antes dirigía Ladenburg hasta 1909. En 1900, Abegg recibió una llamada a Christiania como sucesor de Waage, pero la rechazó, por lo que posteriormente fue nombrado miembro de la Sociedad de Ciencias local.

En 1909 fue nombrado profesor titular de la recién fundada Universidad Técnica de Breslavia, y comenzó a trabajar sin demora en la construcción y creación de un Instituto de Química Física, que no llegó a ver abierto.

Por una situación académica desfavorable que, debido a la falta de vacantes adecuadas, suele afectar inmerecidamente incluso a las personas con talento, Abegg tardó en escalar posiciones académicas.

En junio de 1895 se casó con Lina Simon

Pasión por los deportes

Abegg era, aunque de mediana estatura, de una constitución inusualmente vigorosa, que exigía un ejercicio vivo de su fuerza. Así, fue un entusiasta de casi todos los deportes: fue un buen jinete (incluso en su calidad de oficial de reserva de un regimiento de húsares), navegó, alcanzó cierta maestría en el patinaje, especialmente durante su estancia en Estocolmo, y también se dedicó al esquí. Sin embargo, después de trasladarse a Breslau, se dedicó con gran entusiasmo al deporte de los globos libres y fundó la Asociación Silesiana de Vuelo en Dirigible, de la que fue presidente hasta su muerte como piloto de globos.

Fallecimiento

Abegg falleció en un accidente en un globo, el cual no fue totalmente esclarecido. Parece cierto que el globo, en el que había otros dos pasajeros además de Abegg y su esposa, fue llevado a un aterrizaje tan repentino por una corriente de aire inesperadamente fuerte que Abegg no pudo tomar precauciones a tiempo; en el repentino impacto con el suelo, los otros pasajeros salieron despedidos de la góndola sin sufrir ningún daño, y como resultado el globo, con Abegg solo, se elevó muy rápidamente en el aire de nuevo. Posteriormente el globo cayó a tierra rápidamente, momento en el cual Abegg sufrió un trauma craneal que acarreó su muerte.

Aportes científicos de Abegg

Abegg realizó sus primeros aportes en el campo de la química orgánica, sin embargo, posteriormente se inclinó por la fisicoquímica y la química inorgánica.

Cuando Abegg comenzó a trabajar en el campo de la fisicoquímica, la importancia de la presión osmótica había sido sacada a la luz por van ‘t Hoff en una serie de trabajos están dedicados a uno de los métodos más importantes para medirla, así como el estudio de la reducción de los puntos de congelación.

Por un lado, le atrajo la desviación de la presión osmótica a alta concentración respecto a las leyes de los gases, que trató de poner al lado de la condensación de los gases muy comprimidos, y por otro lado, elaboró un método exacto para medir el punto de congelación de las soluciones muy evaporadas.

El trabajo de Lehteren, en particular, fue de gran importancia, porque acalló las dudas sobre la validez exacta de las leyes de los gases en soluciones diluidas, que habían suscitado otros experimentos muy erróneos. Estrechamente relacionada con la presión osmótica está también la difusividad de los sólidos disueltos. El caso, algo más complicado, de la difusión en mezclas de sólidos disueltos lo que captó repetidamente el interés de Abegg.

Otra serie de trabajos (en parte en colaboración con W. Seitz) se refiere a la medición de las constantes dieléctricas, especialmente a bajas temperaturas. Observa el hecho muy notable de que los alcoholes, de los que se sabe que tienen valores muy elevados en el estado líquido, adoptan constantes dieléctricas igualmente pequeñas en el estado sólido-cristalino, como lo hacen, por regla general, en otros cuerpos sólidos; por el contrario, una fase triple, llamada cristalina-líquida, a través de un aumento de la temperatura, no es perceptible en el curso de las constantes dieléctricas. También es importante señalar que los líquidos con constantes dieléctricas anormalmente altas muestran una influencia de la temperatura relativamente fuerte.

Estudios en electroquímica

Abegg se ocupó repetidamente de problemas electroquímicos; junto con Bose investigó la influencia de las sales neutras en la velocidad de difusión de los electrolitos, especialmente de los ácidos y las bases, desde el punto de vista de la teoría de la difusión, donde también se confirmó experimentalmente una fuerte aceleración de su difusión predicha por la teoría. Otros trabajos se referían a la comprobación de la ley de Farad ay, la electroquímica del plomo, la influencia del disolvente en el comportamiento electromotriz de los metales; junto con Steele se elaboró un método para la determinación de las velocidades iónicas absolutas.

Equilibrio químico

Sin embargo, los trabajos experimentales más importantes y versátiles de Abegg son los que se refieren a la determinación de los equilibrios químicos, y en los que a menudo se inspiró en su teoría de la valencia, que se analizará más adelante. Son dignos de mención los trabajos sobre el equilibrio entre el alcohol amílico y el ácido bórico, entre el ácido clórico, el cromato y el ácido crómico, sobre la solubilidad de las soluciones salinas para el amoníaco, y sobre el equilibrio particularmente interesante entre el amoníaco y el cromato, que fue investigado junto con H. Pick.

Abegg encontró un caso de tautomerismo en el campo inorgánico en el triyoduro de talio. Estrechamente relacionados con esto están los trabajos fundamentales sobre la composición de los poliyoduros de los metales alcalinos.

Regla de Abegg

El estudio publicado en 1899 junto con su amigo Bodländer, la electroafinidad, un nuevo principio de sistemática química, se remonta a Berzelius, en el que se investigan las relaciones indudablemente existentes entre la afinidad química y el comportamiento electroquímico de los elementos.

Posteriormente, Abegg se ocupó de la cuestión general de la naturaleza de la valencia química en general; llegó a la conclusión, parcialmente errada, de que todas las valencias de los elementos son de naturaleza polar, y que la suma de todas las valencias positivas y negativas de cada elemento es 8. Esta conclusión es la base de la regla de Abegg.

La regla de Abegg establece que la diferencia entre la máxima valencia positiva y negativa de un elemento es frecuentemente ocho. La regla utilizaba un significado histórico de valencia que se asemeja al concepto moderno de estado de oxidación en el que un átomo es donante o receptor de electrones. La regla de Abegg se denomina a veces «ley de valencia y contravalencia de Abegg».

Gilbert N. Lewis fue uno de los primeros en referirse al concepto como «regla de Abegg» cuando lo utilizó como base argumental en un artículo de 1916 para desarrollar su teoría del átomo cúbico, que se convirtió en la regla del octeto. Ese artículo ayudó a inspirar a Linus Pauling para escribir su libro de texto de 1938 La naturaleza del enlace químico.

Para más información 150th Birthday: Richard Abegg

Print Friendly, PDF & Email

Como citar este artículo:

APA: (2023-01-09). Richard Abegg. Recuperado de https://quimicafacil.net/infografias/biografias/richard-abegg/

ACS: . Richard Abegg. https://quimicafacil.net/infografias/biografias/richard-abegg/. Fecha de consulta 2023-02-02.

IEEE: , "Richard Abegg," https://quimicafacil.net/infografias/biografias/richard-abegg/, fecha de consulta 2023-02-02.

Vancouver: . Richard Abegg. [Internet]. 2023-01-09 [citado 2023-02-02]. Disponible en: https://quimicafacil.net/infografias/biografias/richard-abegg/.

MLA: . "Richard Abegg." https://quimicafacil.net/infografias/biografias/richard-abegg/. 2023-01-09. Web.

Si tiene alguna pregunta o sugerencia, escribe a administracion@quimicafacil.net, o visita Como citar quimicafacil.net