Guerra química

Símbolo Arma Química
Símbolo de Arma Química

Avances Científicos

Los avances científicos, siempre han servido para salvar de vidas y mejorar la calidad y cantidad de vida de muchos millones de seres humanos, de las siguientes generaciones. Pero, hombres malvados, han utilizado estos mismos avances para causar muerte y destrucción.

La ciencia química, no se escapa de esta realidad y desde la antigüedad se han utilizado compuestos químicos, para matar.

Venenos en la historia

Hay evidencias, que desde antes del 4500 a. C. se utilizaban como “complemento” de caza compuestos químicos, obtenidos de plantas o animales como escorpiones y serpientes denominados “venenos”, sustancias como la “tubocurarina”, se utilizaron para acelerar y asegurar la muerte de las presas. En la época del Imperio romano, se utilizó veneno, añadido a los alimentos para el asesinato. También se utilizó, para doblegar al enemigo envenenando el suministro de agua a sus ciudades.


A fines del siglo XV, los Españoles se enfrentaron a una rudimentaria arma química en la isla de La Española, los habitantes de la isla les lanzaban calabazas llenas de ceniza y ají pulverizado, a fin de crear una cortina de humo cegador antes de atacarlos.

En el siglo XVI, Leonardo da Vinci, propuso el uso de polvo de sulfuro de arsénico y verdín para reducir al enemigo.

Podemos decir que, las armas químicas utilizan las propiedades tóxicas de sustancias químicas para matar, herir o incapacitar.


Batalla de Ypres

La primera vez que se utilizó un agente químico, como arma de guerra, en un ataque masivo, lo que a partir de entonces se denominó “guerra química” fue el 22 de abril de 1915, en el que las tropas Alemanas atacaron a las tropas Francesas, en las proximidades del pueblo de Ypres (Bélgica), en esta batalla murieron 6.500 soldados.

Dispersion armas quimicas Ypres
Dispersión de gas tóxico durante la Primera Guerra Mundial.

En aquella batalla, se dispersaron 168 toneladas de cloro gas (Cl2), contenido en 5.700 cilindros presurizados, esto originó a una nube similar a una niebla espesa, que se extendió a lo ancho de seis kilómetros. El gas al reaccionar con la mucosa de los pulmones de los soldados, produjo ácido clorhídrico y causó la muerte después de fuertes sufrimientos, a los soldados, en pocos minutos. Finalizado el ataque, todo había muerto en el campo de batalla, los animales habían salido de sus cobijos para morir, había conejos, topos, ratas, ratones, etc. muertos por todas partes, incluso los insectos habían muerto.

El hombre que había planificado el ataque con gas en Ypres, era el creador de una nueva forma de hacer la guerra, el químico Fritz Haber, un verdadero genio de la química. El éxito de su misión le valió un ascenso a la jefatura de la sección de Química del Ministerio de Guerra.

Después de este suceso, Fritz Haber fue repudiado por su esposa, Clara Immerwahr (la primera mujer en recibir un doctorado en química en la Universidad Alemana), que le acusó de haber pervertido la ciencia, al crear un método para exterminar humanos a escala industrial.

En posteriores investigaciones, Fritz Haber y su equipo sintetizaron el gas Zyklon B, utilizado por los nazis en las cámaras de gas. Está compuesto por cianuro de hidrógeno (HCN, ácido cianhídrico o ácido prúsico), mezclado con un agente irritante ocular y un absorbente de tierras de diatomeas.


Fritz Haber (con bata). El “Dr.Jekyll and Mr. Hyde” de la Química. Imagen ABC.es
Fritz Haber (con bata). El “Dr.Jekyll and Mr. Hyde” de la Química. Imagen ABC.es

Fritz Haber fue declarado criminal de guerra en el juicio de Núremberg. No obstante, se le concedió, en 1918, el Premio Nobel de Química por un descubrimiento que había hecho poco antes de la guerra, para la obtención de nitrato amónico (NH4NO3), producto que solucionó la escasez de fertilizantes que a principios del siglo XX amenazaba con desencadenar una hambruna global como no se había visto nunca antes. Se considera, este descubrimiento el más importante del siglo XX, en el campo de la química.

Este es un claro ejemplo de cómo la ciencia, en este caso producida por un mismo científico, puede causar muerte y destrucción o salvar a la humanidad de grandes catástrofes.

En 1938, estaba muy próximo el inicio de la Segunda Guerra Mundial, los investigadores Louis Goodman y Alfred Gilman, de la Universidad de Yale, investigaban la creación de antídotos para un gas de guerra, el gas mostaza, comenzaron examinando los registros médicos de los soldados que habían estado expuestos al gas, en la Primera Guerra Mundial. Encontraron que todos ellos, tenían una sorprendentemente baja cantidad de glóbulos blancos y pensaron qué si el gas mostaza podía destruir glóbulos blancos, quizás podía también destruir otras células malignas. Trataron a un enfermo de cáncer terminal, con varias dosis de gas mostaza y mejoró extraordinariamente. Era la primera vez que se usaba un producto químico para tratar el cáncer. Un gran momento en la historia de la medicina, se trataba del principio de lo que hoy conocemos como quimioterapia.

Hoy día se conoce el mecanismo de actuación del gas mostaza, que consiste en unir el ADN de las células que se dividen, y eso dispara su mecanismo de autodestrucción.


El 1 de junio de 1990, los presidentes de América y de la Unión Soviética firmaron el tratado bilateral que ponía fin a la producción de armas químicas e iniciaba la destrucción de las reservas de sus naciones.

Las armas químicas están clasificadas como armas de destrucción masiva por las Organización de las Naciones Unidas y su producción y almacenamiento está prohibida por esta organización desde 1993.

Tipos y fórmulas de gases de guerra

Hay, aproximadamente 70 productos químicos diferentes que han sido utilizados o almacenados como agentes de armas químicas durante el siglo XX.

Un producto químico usado para la guerra se llama “agente de guerra química” (CWA), habitualmente es gaseoso a temperatura ambiente, o ser un líquido muy “volátil”, que se evapore rápidamente. Los vapores resultantes son tóxicos, y de ahí el término “gas venenoso”, usado para describir un arma química en forma gaseosa.

La mayoría de las armas químicas reciben una designación de una a tres letras por la OTAN, además o en lugar de su nombre común. Las armas químicas binarias, en las que las sustancias precursoras de agentes de armas químicas son mezcladas automáticamente para producir el agente justo antes de su uso, son indicados con un «2» detrás de la designación (por ejemplo, GB-2 y VX-2).


Existen seis tipos de agentes:

Agentes nerviosos

Son inhibidores de la colinesterasa, de forma casi irreversible. Generan contracciones musculares, convulsiones, estados de coma y paralización del sistema respiratorio, provocando la muerte de la persona.

Gas sarín. (GB).  compuesto organofosforado con la fórmula C4H10FO2P. Es un líquido incoloro e inodoro usado como arma química debido a su extrema potencia como agente nervioso. 

Gas Sarin (GB). Imagen Wikipedia
Gas Sarin (GB). Imagen Wikipedia

Tabún. (GA). Su nombre químico es: Dimetil-etil ester del ácido fosforoamidocianhidrico y su fómula molecular: C5H11N2O2P

Este producto fue desarrollado originalmente como pesticida en 1936 en Alemania. Es un líquido, incoloro e insípido, que tiene un ligero olor a frutas. Se convertirse en gas por calentamiento


Somán (GD). Corresponde a la fórmula: metilfosfonofluoridato de O-pinacolilo.

Agente (VX). Es una sustancia extremadamente tóxica empleada como arma química y clasificada como agente nervioso

Agente (VX). S-[2-(Diisopropilamino)etil]metilfosfonotioato de O-etilo. Imagen Wikipedia
Agente (VX). S-[2-(Diisopropilamino)etil]metilfosfonotioato de O-etilo. Imagen Wikipedia

Agentes sanguíneos

Los agentes sanguíneos impiden la llegada del oxígeno a los tejidos corporales y, por tanto, los órganos vitales dejan de funcionar en muy pocos minutos. Este tipo de compuestos se consideran de “acción inmediata. Todos Estos compuestos están basados en el cianuro y sus derivados.

Cianuro de hidrógeno. O ácido cianhídrico (HCN). Bloquea el F+3 de la hemoglobina mediante la formación de un complejo con el anión CN. Esto paraliza, inmediatamente, la función de oxigenación a las células.

Vesicantes.(causantes de ampollas)

Estructura de la Lewisita
Estructura de la Lewisita

Los llamados agentes visecantes producen grandes ampollas llenas de líquido.


Gas mostaza. (H). Corresponde al compuesto: Bis (2-cloroetil) sulfano 

Lewisita. (L). Su nombre químico es: Dicloruro de 2-clorovinilarsino.

Agentes pulmonares

Cloro. Cl2 en forma de gas
Estrcutura del Dicloroformaldehido

Como su nombre lo indica, son agentes asfixiantes; tóxicos pulmonares. Dañan e inundan el sistema respiratorio provocando asfixia.

Fosgeno. (CG). Corresponde al compuesto: Dicloroformaldehido. COCl2    

Cloro. El cloro en forma elemental es una molecula binaria (Cl2) que causa asfixia y daño permanente en las mucosas


Agentes lacrimógenos

Los agentes lacrimogenos producen gran irritación de los ojos hasta el punto de causar lágrimas, dolor e incluso ceguera temporal.

Gas (CS). Es el nombre común del clorobenzilideno malononitrilo, fórmula molecular: C10H5ClN2.  

Gas (CR). También denominado DBO. Corresponde al compuesto: dibenzoxazepina

Gas (CN). Se trata de un compuesto ampliamente utilizado como agente de control de disturbios. Es una acetofenona sustituida, concretamente Cloruro de fenacilo. No debe confundirse con el cianuro CN, aunque coincidan la nomenclatura química y las abreviaturas de los compuestos de guerra.

 Gas pimienta. (OC). Su fórmula química es: Bromuro de bencilo o el o-clorobenzilideno malononitrilo.



Agentes discapacitantes (o paralizantes). 

Gas pimienta. (OC). Imagen Wikipedia
Gas pimienta. (OC). Imagen Wikipedia

Disminuyen el efecto de la acetilcolina en el afectado. Provoca efectos en el sistema nervioso periférico que son contrarios a los observados en las intoxicaciones con gases nerviosos, el Buzz, es de los más potentes agentes químicos neurotóxicos que se han utilizado en la guerra

Buzz. (BZ). O “Agente 15”.  Su fórmula química es: Bencilato de 3-quinuclidinilo.

El 30 de noviembre de cada año, Naciones Unidas, estableció el “Día de Conmemoración de las Víctimas de la Guerra Química”, para rendir homenaje a estas víctimas y para reafirmar el compromiso de la  “Organización para la Prohibición de las Armas Químicas” de eliminar definitivamente el uso y almacenamiento este tipo de armas.

Esperemos que los futuros avances científicos, sean exclusivamente, para mejorar la calidad de vida de los seres humanos y de nuestro planeta y que nunca, ningún químico u otro científico, tenga la tentación de aplicar sus conocimientos para contribuir a la destrucción y/o perjuicio de las personas y del medio ambiente.

Sobre el autor

Alfredo Negro Albañil Doctor en Química. Profesor e investigador, durante más de 35 años en las Facultades de Veterinaria y Biología de la Universidad de León. Actualmente está jubilado y dedica parte de su tiempo a la divulgación científica en conferencias, prensa y otros medios.

Si te gusto este autor te recomendamos Los secretos del agua

A %d blogueros les gusta esto: