Georges Urbain

Tiempo de lectura estimado: 5 minutos

Georges Urbain (12 de abril de 1872 – 5 de noviembre de 1938 en París) fue un químico francés, profesor de la Sorbona, miembro del Instituto de Francia y director del Instituto de Química de París.

Gran parte de su trabajo se centró en las tierras raras, aislando y separando elementos como el europio y el gadolinio, y estudiando sus espectros, sus propiedades magnéticas y sus masas atómicas. Descubrió el elemento lutecio (número atómico 71). También estudió la eflorescencia de los hidratos salinos.


Georges Urbain (1872 – 1938)
Georges Urbain (1872 – 1938)

Educación de Urbain

Después de asistir al Liceo Carlomagno y al Liceo Lavoisier, Urbain estudió en la Escuela Superior de Física y Química Industrial de la ciudad de París (ESPCI ParisTech). Se graduó como el mejor estudiante de la novena clase de la escuela, en 1894. En ese momento también obtuvo su «licence ès physique et chimie» en la Sorbona.

Urbain ocupó cargos docentes en el Preparatorio de la Escuela de Física y Química Industrial (1894-1895), en el laboratorio de química orgánica de Charles Friedel (1832-1899), en la Facultad de Ciencias P.C.N. (1895-1898) y en la Escuela Alsaciana (1897-1899).

Medalla en honor a Georges Urbain
Medalla en honor a Georges Urbain

Realizó una tesis titulada Recherches sur la Séparation des Terres Rares (Investigaciones sobre la Separación de Elementos Terrestres Raros) en 1899.


Carrera profesional

Urbain dirigió los laboratorios de la Compagnie Générale d’Electricité de 1899 a 1904. Entre los temas que estudió estaba el uso de óxidos de tierras raras para fabricar lámparas de arco. Luego se convirtió en profesor de la Escuela de Física y Química (1905-1906) y de la Sorbona (1906, 1908). En 1907 Urbain se unió a la Commission Internationale des Poids Atomiques.

Durante la Primera Guerra Mundial Urbain sirvió en el Ministerio de Guerra como director de laboratorio y asesor técnico de artillería y explosivos. Después de la guerra enseñó en la École Centrale des Arts et Manufactures. En 1928 aceptó la cátedra de química general en la Sorbona, además de servir como Director de Química en el Instituto de Biología. Georges Urbain fue también nombrado jefe de la sección de química del Palacio de la Descubrimiento, director del laboratorio de tratamiento químico de Thiais y presidente de la Escuela Práctica de Altos Estudios (2ª sección).

Estudio de los elementos por Georges Urbain

Urbain desarrolló nuevas y más eficientes técnicas para la separación de tierras raras. Aprovechando el peso de las tierras raras, fue capaz de diseñar procedimientos para separar las fracciones ligeras de las pesadas, utilizando nitratos de magnesio y bismuto. Esto le permitió probar y refutar una serie de «descubrimientos» inexactos de tierras raras reclamados por otros científicos.

Urbain descubrió el elemento lutecio (número atómico 71) de forma independiente en 1907 cuando demostró que la ytterbia de Jean Charles Galissard de Marignac contenía dos sustancias. A través del análisis espectral de ambas, fue capaz de caracterizarlas y probar que eran elementos distintos. Urbain llamó a sus dos componentes «neoytterbia» y «lutecia».

Muestra de lutecio
Muestra de lutecio

Estos componentes de la ytterbia fueron aislados independientemente alrededor de la misma época por el químico austriaco Carl Auer von Welsbach y el químico americano Charles James. Georges Urbain y Welsbach se acusaron mutuamente de publicar resultados basados en la otra parte. La disputa fue oficialmente resuelta en 1909 por la Comisión de Masa Atómica, que otorgó prioridad a Urbain como el primero en describir la separación del lutecio del iterbio. La «lutecia» de Urbain fue adaptada al «lutecio». El nombre de Urbain «neoytterbium» fue adoptado temporalmente, pero más tarde el nombre de Marignac fue devuelto al elemento ytterbium.


En 1911 Georges Urbain aisló otro nuevo elemento al que llamó «celtium», pero sus estudios fueron interrumpidos por la Primera Guerra Mundial. En 1922, anunció su nuevo elemento, caracterizando completamente su espectro de emisión, pero identificándolo erróneamente como una tierra rara. George de Hevesy y Dirk Coster también lo caracterizaron, colocándolo con mayor precisión, y lo llamaron «hafnio». Una controversia que duró décadas sobre el crédito y la denominación se decidió finalmente a favor del hafnio.

Muestra de hafnio, llamado por Georges Urbain como “celtium”
Muestra de hafnio, llamado por Georges Urbain como “celtium”

Aunque Urbain tenía razón al detectar la presencia de un nuevo elemento, los espectros y el comportamiento químico que describió no se correspondían con el elemento que se aisló posteriormente. En parte, la controversia resultó de las diferentes técnicas utilizadas por químicos como Urbain, que favorecían las técnicas de reducción química, y físicos que confiaban cada vez más en los nuevos métodos de espectroscopia de rayos X.

A partir de 1919, Urbain había completado un extenso estudio de los espectros de fosforescencia, y demostró que las impurezas de los trazos podían alterar dramáticamente los resultados. Introduciendo impurezas en mezclas preparadas artificialmente, fue capaz de duplicar los resultados reportados por otros investigadores, probando nuevamente las afirmaciones sobre posibles nuevos elementos.

Urbain también fue un compositor y escultor.


Para más información URBAIN, GEORGES

A %d blogueros les gusta esto: