Compuesto de la semana: Ectoína

La ectoína (Ácido (S)-2-metil-3,4,5,6-tetrahidropirimidino-4-carboxílico) es un compuesto de origen natural que se ha encontrado en una gran cantidad de especies de bacterias. Es un soluto compatible o osmoprotector (pequeñas moléculas orgánicas con carga neutral y baja toxicidad a altas concentraciones que actúan como osmolitos y ayudan a los microorganismos a sobrevivir condiciones de estrés osmótico severo).

Estructura de la Ectoína

La ectoína fue identificada por primera vez en Ectothiorhodospira halochloris, pero se ha identificado en un amplio rango de bacterias Gramnegativas como Grampositivas.

Estructura 3D de la Ectoína

Actualmente, la ectoína se emplea como ingrediente activo en productos cosméticos para la piel, así como en productos para la protección solar. Este compuesto estabiliza las proteínas y otras estructuras en las células del tejido dérmico, lo que genera una protección adicional al estrés debido a fuentes de radiación UV, así como resequedad ambiental.

La ectoína es un soluto compatible ampliamente distribuido, acumulado por microorganismos halófilos y halotolerantes, para prevenir el estrés osmótico en ambientes altamente salinos. La ectoína, como compuesto estabilizador de biomoléculas y células enteras que mantiene un alto nivel de agua, puede utilizarse en trabajos científicos, cosméticos y medicina.

La comprensión detallada de la organización/regulación de la vía biosintética de este compuesto en varios productores es un área de investigación activa. Aquí revisamos los conocimientos actuales sobre algunos aspectos genéticos y enzimáticos de la biosíntesis de la ectoína en los metanótrofos halófilos y halotolerantes.

Para más información Ectoine – an overview | ScienceDirect Topics