Adrenalina

Tiempo de lectura estimado: 12 minutos

La adrenalina, también conocida como epinefrina, es una hormona y medicamento. La adrenalina es normalmente producida tanto por las glándulas suprarrenales como por un pequeño número de neuronas en la médula oblonga, donde actúa como un neurotransmisor involucrado en la regulación de las funciones viscerales (por ejemplo, Juega un papel importante en la respuesta de lucha o huida al aumentar el flujo sanguíneo a los músculos, la producción del corazón, la respuesta de dilatación de las pupilas y el nivel de azúcar en la sangre). Lo hace uniéndose a los receptores alfa y beta. Se encuentra en muchos animales y en algunos organismos unicelulares. El fisiólogo polaco Napoleón Cybulski aisló la adrenalina por primera vez en 1895.

Historia de la adrenalina

La historia del descubrimiento de la adrenalina fue dificil y la mayor parte de ella fue resultado de experimentos incorrectos, pero fortuitamente condujo a grandes descubrimientos. En contraste con la mayoría de las glándulas endocrinas, algunas de las cuales ya fueron descubiertas por Galeno en el siglo II, las glándulas suprarrenales habían sido pasadas por alto durante siglos y sólo fueron descubiertas en el siglo XVI.


Incluso entonces, la función de las glándulas suprarrenales era totalmente desconocida hasta mediados del siglo XIX, cuando surgieron algunas pistas. Por ejemplo, en 1716, la Academia de Ciencias de Burdeos en Francia tuvo un concurs: «¿Cuál es el uso de las glándulas suprarrenales? El famoso Charles de Montesquieu (1689-1755) fue el juez del concurso. Después de leer las propuestas para el premio, Montesquieu decidió que ninguna de ellas merecía un premio y expresó la esperanza de que un día el problema de las glándulas suprarrenales se resolviera.

El primer indicio de que las glándulas suprarrenales eran importantes vino de las observaciones clínicas del médico británico Thomas Addison en 1855. Había consultado a pacientes que estaban muy fatigados, tenían pérdida de peso, vómitos y un extraño oscurecimiento de la piel. Encontró en la autopsia de los pacientes que todos tenían dañadas las glándulas suprarrenales. Propuso que la destrucción de las glándulas suprarrenales – órganos sin función conocida – causó su muerte. Alrededor de un año después, Charles-Édouard Brown-Séquard, en Francia, extirpó quirúrgicamente las glándulas suprarrenales de animales de laboratorio. Todos los animales murieron, apoyando la hipótesis de que las adrenales eran esenciales para la vida.

Buscando la esquiva adrenalina

Ni Addison ni Brown-Séquard conocían la función real de las glándulas suprarrenales. Desarrollar evidencia de que glándulas como las suprarrenales secretan químicos activos en la sangre fue un gran obstáculo intelectual. También fue difícil de demostrar con los métodos disponibles en la segunda mitad del siglo XIX. En 1889, Brown-Séquard, ya con 72 años y un científico muy famoso, anunció que había sido rejuvenecido con inyecciones de extractos de esperma y testículos de animales. Este fue un experimento incorrecto ya que no había suficiente hormona masculina testosterona para generar algún efectp. Pero las afirmaciones de Brown-Séquard crearon una sensación mundial. Estimuló el interés en la posibilidad de que los extractos de órganos pudieran tener efectos fisiológicos importantes.


Unos años más tarde en Inglaterra, George Oliver en colaboración con Edward Sharpey-Schafer descubrió que los extractos de las glándulas de adrenalina elevaban la presión sanguínea de los perros. George Oliver era un médico contratado en un pequeño pueblo turístico, donde tenía tiempo libre para investigar. Uno de sus experimentos fue alimentar a su hijo con glándulas suprarrenales que obtuvo de un carnicero local y tratar de medir el efecto con un dispositivo que él mismo había inventado. Oliver usó el dispositivo para comprobar los posibles cambios en la arteria radial. Este fue de nuevo un experimento incorrecto, ya que ahora sabemos que la adrenalina no es absorbida por el cuerpo por vía oral. Además, el dispositivo de medición de Oliver probablemente no era preciso. Sin embargo, esto fue un acto de serendipia, que impulsó al médico a llevar su investigación más allá.

Jokichi Takamine
Jokichi Takamine, aisló la adrenalina

En Londres Oliver conoció a un famoso fisiólogo, el profesor Edward Sharpey-Schafer, quien, por puro interés, inyectó un extracto de las glándulas suprarrenales en los perros y se sorprendió al descubrir que la presión sanguínea en los perros subía tremendamente. Este fue el primer y claro ejemplo, de que la sustancia producida en la glándula interna tenía un tremendo efecto fisiológico. Inmediatamente después de eso, se organizó una carrera para encontrar la sustancia en la glándula suprarrenal que causó el aumento de la presión arterial. Había laboratorios en todo el mundo, particularmente en Alemania, Inglaterra y EE.UU. que trataron de purificar esa sustancia. Varias personas afirmaron haberla encontrado, pero el descubrimiento real ocurrió en 1901. La sustancia activa de las glándulas suprarrenales responsable del aumento de la presión sanguínea fue aislada por Jokichi Takamine, un inmigrante japonés en los Estados Unidos. Lo llamó «adrenalina».

Pelea o huida

La adrenalina representa una pequeña molécula sintetizada en el centro de la glándula suprarrenal – la médula. El cuerpo toma un aminoácido (tirosina) como punto de partida para añadir grupos químicos específicos para producir adrenalina. Después de ser sintetizada, la adrenalina se almacena en la glándula hasta que es necesaria. En ese momento, la hormona es secretada en la sangre para actuar sobre los órganos distantes.

La idea del efecto de la adrenalina fue formulada por primera vez por Walter Cannon, un famoso fisiólogo de la escuela de medicina de Harvard en 1910-1940. Para entonces se sabía que la Adrenalina afectaba a casi todos los órganos del cuerpo, pero Walter Cannon lo resumió todo, introduciendo la noción de «respuesta de lucha o huida».

Estructura de la adrenalina
Estructura de la adrenalina

Nuestros antiguos antepasados que vivían en un mundo hostil tenían que estar preparados para reaccionar ante las amenazas y poder movilizar todos los recursos en un corto período de tiempo. Un conejo, cuando se le acerca un lobo, tiene que huir, así como un lobo para atrapar a un conejo tiene que correr a una velocidad máxima. La adrenalina que las glándulas suprarrenales del conejo y del lobo liberarán, integrará todos los órganos del cuerpo para responder a la necesidad de un esfuerzo máximo.


La «respuesta de lucha de huida» se refiere al instinto primario de depredador o víctima, para el ejercicio que la ayuda de la adrenalina será necesaria. La hormona aumentará la salida de sangre del corazón a los músculos que se ejercitan, trayendo más oxígeno y nutrientes para mantener los músculos funcionando vigorosamente. Provocará que el corazón lata más rápido y con más fuerza, empujará al hígado a liberar la glucosa en la sangre, producirá grasa para liberar los ácidos grasos y el glicerol, que son nutrientes para los músculos. Al final, la adrenalina hará que las vías respiratorias de los pulmones se dilaten permitiendo una respiración más rápida y fácil.

Las glándulas de adrenalina están localizadas cerca de los riñones y se han perdido durante miles de años porque normalmente están cubiertas de grasa. Hay dos nombres para esta hormona, que son sinónimos: adrenalina y epinefrina. El nombre de la organización mundial de la salud es epinefrina y viene del griego «Epi» (cerca) y «Nephron» (riñón). La adrenalina es latina – «ad» (lado) y «renal» (riñón).

La adrenalina y las sensaciones

¿Tiene la adrenalina algo que ver con la sensación de excitación? Mucha gente piensa eso. En inglés, hay expresiones comunes con la adrenalina, por ejemplo: «poner en marcha la adrenalina de alguien» o «adicto a la adrenalina». Sin embargo, la adrenalina no tiene una conexión directa con lo que sentimos. Al subir a una montaña rusa en un parque de atracciones, puede que te sientas excitado o asustado. Eso desencadenará una secreción de adrenalina, pero una «sensación» proviene en gran medida de un cerebro. La adrenalina no puede pasar de la sangre al cerebro. Hay barreras hematoencefálicas que la mantienen fuera. De la misma manera, cuando se inyecta a las personas la adrenalina en el laboratorio, sentirán que su ritmo cardíaco aumenta, podrán sentirse un poco extraños, pero no experimentarán miedo o excitación.

Es posible que la estimulación de un cuerpo afecte a las experiencias emocionales que tenemos, ya que hay muchos receptores en los tejidos que llevan las señales nerviosas de vuelta al cerebro. Sin embargo, es un aviso importante que una experiencia estimula la secreción de adrenalina, pero no viceversa. Primero la emoción, luego la secreción de adrenalina.


La adrenalina no sólo se libera bajo el miedo. Hay una cierta cantidad que se libera constantemente. El nivel de secreción sube en respuesta a cosas que requieren una mayor actividad del cuerpo. La desventaja de esto, en nuestro mundo moderno, es que cosas como el miedo o las emociones que no desencadenan una actividad física también pueden estimular la liberación de adrenalina.

Adrenalina
Adrenalina

 Cualquier cosa que sea emocionante puede activar la liberación de adrenalina, incluyendo videojuegos, ver una película de suspenso, asistir a un partido de fútbol y discutir. Las respuestas típicas son lo que se esperaría: un corazón que late más fuerte y rápido, transpiración bajo los brazos, y un ligero temblor de las manos si se está muy agitado. Las consecuencias para la salud generalmente no son importantes. Sin embargo, en algunas personas, especialmente en las de más de 50 años o las que ya padecen enfermedades cardíacas, las respuestas de estrés ante una excitación repentina pueden precipitar un ataque cardíaco. La forma en que las emociones pueden desencadenar la muerte súbita o los ataques cardíacos es un área activa de la investigación médica.

Las personas pueden vivir una vida normal sin adrenalina. Las personas a las que se les han extirpado quirúrgicamente las glándulas suprarrenales reciben pastillas para reemplazar el cortisol y la aldosterona (las dos hormonas producidas en las glándulas suprarrenales que son esenciales para la vida), pero no necesitan ningún tratamiento con adrenalina. La vida es posible sin ella. Sin embargo, lo más probable es que esas personas no puedan esforzarse al máximo que podían cuando todavía tenían sus glándulas suprarrenales.

La adrenalina y la medicina

Poco después del descubrimiento de la adrenalina, se descubrió que podía ayudar en la reanimación cardíaca. La adrenalina se utilizaba en el tratamiento de muchos problemas como el asma, el shock anafiláctico, el crup en la infancia para dar unos pocos. Los dentistas utilizan la adrenalina inyectándola en las encías, junto con el anestésico local, ya que la adrenalina permite a los vasos sanguíneos dejar que el anestésico local permanezca más tiempo en los dientes.

El choque anafiláctico sigue siendo tratado por la adrenalina en su sustancia pura. Sin embargo, la mayoría de los medicamentos a base de adrenalina son mejoras médicas. La hormona no se puede administrar por vía oral, porque se metaboliza en el hígado antes de que llegue a la sangre. Se ha desarrollado un análogo químico de la adrenalina, que está disponible por vía oral o que puede ser inhalado para los asmáticos. La adrenalina para las inyecciones de reanimación cardíaca se produjo inicialmente a partir de toneladas de glándulas suprarrenales de vacuno u ovejas, pero ahora se sintetiza químicamente.


El uso de adrenalina en un tratamiento de paro cardíaco – para volver a poner en marcha el corazón – es probablemente el más conocido. En los EE.UU., el paro cardíaco mata a varios cientos de miles de personas cada año. Muchas de estas muertes se deben a la fibrilación ventricular, a menudo causada por un ataque cardíaco. Durante más de 100 años, la adrenalina se ha utilizado como droga en la reanimación cardiopulmonar en un esfuerzo por revivir a estas personas.

Aunque no son concluyentes, varios estudios recientes han sugerido que la adrenalina puede no ser deseable en los paros cardíacos. Hace apenas unos años, un editorial del Journal of the American Medical Association sugirió que sería útil y ético realizar un ensayo clínico serio para averiguar si la adrenalina era beneficiosa o perjudicial durante los paros cardíacos. A pesar del énfasis moderno en la «medicina basada en la evidencia», una fracción sustancial de las prácticas clínicas diagnósticas y terapéuticas actuales carecen de una base sólida.

Dopaje natural

Si un deportista quiere doparse, no usará directamente la adrenalina, sino que usará drogas relacionadas. Una de las más importantes es el clenbuterol, que es una droga similar a la adrenalina. En Europa, se usaba mucho en la alimentación del ganado para aumentar el tamaño de los músculos y bajar la grasa corporal. A muchos atletas olímpicos se les ha prohibido competir por tomar clenbuterol. Esto solía ser un problema para aquellos atletas que tienen asma, pero recientemente, los funcionarios olímpicos permitieron que ciertas drogas similares a la adrenalina fueran usadas por personas asmáticas. Como el sustituto de la adrenalina se inhala a través de los pulmones, las concentraciones siguen siendo demasiado bajas para afectar mucho a los músculos.

Por el contrario, hay medicamentos que bloquean el efecto de la adrenalina – medicamentos beta-bloqueantes como el propranolol. También están prohibidos en algunos deportes olímpicos, especialmente en el tiro. La adrenalina, cuando te excitas, puede hacer que tus manos tiemblen. Un tirador que toma una droga que bloquea el efecto de la adrenalina puede disparar más recto. Ha habido precedentes de atletas a los que se les ha prohibido la competición por tomar estas drogas. Sin embargo, no sólo los atletas las usan, es bastante común que los músicos profesionales tomen dicha droga para bloquear el efecto de la adrenalina con el fin de sostener sus manos más firmemente.

El sistema nervioso simpático – nervios que van a todos los órganos del cuerpo – inervan los principales órganos del cuerpo y modulan su actividad. Por ejemplo, las neuronas del sistema nervioso simpático liberan noradrenalina cerca de las células del corazón, causando que latan más y más rápido. La adrenalina tiene muchos efectos similares a los del sistema nervioso simpático, pero llega a los tejidos objetivo a través de la sangre. Los dos sistemas se suman. La noradrenalina es el principal transmisor del sistema nervioso simpático. Su estructura es muy similar a la de la adrenalina, faltando sólo un pequeño grupo químico (grupo metilo) en comparación. Si se eliminan las glándulas suprarrenales, el efecto es probablemente relativamente modesto, pero si se daña el sistema nervioso simpático, entonces se está muy enfermo.


Para más información Epinephrine: a short history

A %d blogueros les gusta esto: