marzo 4, 2024
Notas de química

La química de las camisetas

Tiempo de lectura estimado: 8 minutos

Para cualquier equipo de futbol, local, regional o nacional, la camiseta es su estandarte en la cancha. Finamente diseñada, se vuelve un icono del equipo, además de tener la función practica de identificar a cada jugador en el campo de juego.

Hoy repasaremos un poco de la historia de esta prenda y como la química ha sido fundamental para la evolución de las camisetas de futbol.


Breve historia de la camiseta

El origen de lo que actualmente llamamos camiseta se remonta casi al origen de la humanidad. Las prendas superiores sencillas, en forma de T, han formado parte de la indumentaria humana desde la antigüedad; las prendas similares a la camiseta que se usaban antes en la historia suelen llamarse túnicas.

La camiseta moderna evolucionó a partir de la ropa interior utilizada en el siglo XIX. En primer lugar, la ropa interior de una sola pieza se cortó en prendas separadas para la parte superior y la inferior, con la parte superior lo suficientemente larga como para meterse bajo la cintura de la parte inferior. Con y sin botones, fueron adoptados por mineros y estibadores a finales del siglo XIX como una prenda conveniente para cubrirse en ambientes calurosos.

Las primeras camisetas, que eran prendas sin botones, se remontan a algún momento entre la guerra hispanoamericana de 1898 y 1904, cuando la Cooper Underwear Company publicó un anuncio en una revista en el que se anunciaba un nuevo producto para solteros. En la foto del «antes», un hombre aparta la vista de la cámara como si estuviera avergonzado; ha perdido todos los botones de su camisa y ha unido sus solapas con imperdibles. En la foto del «después», un viril caballero lleva una «camiseta interior de soltero» lo suficientemente elástica como para poder pasarla por encima de la cabeza. «Sin imperdibles – sin botones – sin aguja – sin hilo», rezaba el eslogan dirigido a los hombres sin esposa que carecían de conocimientos de costura.

En 1913, la Marina de los EE.UU. las reglamentó por primera vez como ropa interior. Se trataba de una camiseta interior de algodón blanca, de cuello redondo y manga corta, que se llevaba debajo del uniforme. En los grupos de trabajo, en los primeros submarinos y en los climas tropicales, era habitual que los marineros y los infantes de marina se quitaran la chaqueta del uniforme y llevaran (y ensuciaran) sólo la camiseta. La camiseta se ajustaba fácilmente, se limpiaba con facilidad y era barata; por esas razones, se convirtió en la camisa preferida de los chicos jóvenes. Las camisetas para chicos se fabricaban en varios colores y diseños.

El actor Marlon Brando usando una camiseta. Gracias a el se popularizó la prenda
El actor Marlon Brando usando una camiseta. Gracias a el se popularizó la prenda

En la Gran Depresión, la camiseta era a menudo la prenda por defecto que se usaba cuando se hacían las tareas del campo, así como en otras ocasiones en las que la modestia exigía cubrir el torso pero las condiciones requerían tejidos ligeros. Tras la Segunda Guerra Mundial, la usaban los hombres de la Marina como ropa interior y poco a poco se hizo común ver a los veteranos llevando sus pantalones de uniforme con sus camisetas como ropa informal. Las camisetas se hicieron aún más populares en la década de 1950, después de que Marlon Brando llevara una en Un tranvía llamado deseo, y finalmente alcanzaron el estatus de prendas de vestir exteriores de moda y autónomas. A menudo los niños las llevaban mientras hacían tareas y jugaban al aire libre, lo que acabó abriendo la idea de usarlas como ropa informal de uso general.

Química y camisetas

En el pasado, antes de que los polímeros se utilizaran de forma generalizada en la ropa, las camisetas de fútbol se fabricaban con algodón o incluso con materiales de lana. Estas camisetas tenían la desventaja de ser un poco calurosas y, además, absorbían el sudor, por lo que resultaban bastante incómodas de llevar.

El primer equipo que rompió la tendencia de las camisetas de algodón y usó camisetas de material artificial fue el Bolton Wanderers en la final de la Football Association Cup de 1953. Lamentablemente, el material exacto utilizado no parece estar registrado en ninguna parte que haya podido encontrar, sólo se describe como un «material brillante».

También es difícil saber cuándo se empezaron a utilizar las camisetas de poliéster, pero en los años 90 eran la norma para la mayoría de los clubes. El poliéster es, en realidad, el nombre de una amplia gama de polímeros; los polímeros son moléculas largas, en forma de cadena, formadas por muchas moléculas más pequeñas, a menudo denominadas monómeros.

En el caso de los polímeros simples, como el polietileno, los monómeros son todos iguales, pero en el caso de los poliésteres, se necesitan dos conjuntos diferentes de moléculas: un alcohol y un ácido carboxílico. La reacción de polimerización puede llevarse a cabo de varias maneras; la más utilizada utiliza un diol (una molécula con dos grupos funcionales de alcohol) y un ácido dicarboxílico (una molécula con dos grupos funcionales de ácido carboxílico). Se produce mediante una reacción de condensación, que da lugar a agua como subproducto.

PET en el pecho

El tereftalato de polietileno, a menudo abreviado como PET, es el poliéster más utilizado. Tiene una gran variedad de usos: desde botellas de plástico hasta bandejas de comida, pasando por finas películas de plástico y, por supuesto, en la ropa. En la ropa, los poliésteres tienen una gran ventaja sobre las fibras de algodón más tradicionales, ya que absorben mucha menos agua.

Las camisetas hacen parte de la indumentaria de los futbolistas, y tienen mucha química
Las camisetas hacen parte de la indumentaria de los futbolistas, y tienen mucha química

El algodón puede absorber un 7% de su peso en agua, mientras que el poliéster sólo absorbe un 0,4% de su peso. Esto hace que sea mucho menos probable que se empapen de sudor durante un partido de fútbol. En su lugar, el sudor puede correr por las fibras de la camiseta y evaporarse; por eso se denomina un tejido «absorbente» o, más generalmente, «transpirable». También es duradero y no se arruga fácilmente.

Si bien algunas camisetas de fútbol son 100% de poliéster, también es habitual que se entretejan otras fibras con él para modificar sus propiedades. El elastano es otro polímero que se utiliza a menudo, más conocido como spandex o lycra. En su fabricación, se forma primero un prepolímero a partir de compuestos de glicol y diisocianato, que reaccionan en una proporción de 1:2. Este prepolímero se hace reaccionar a continuación con una diamina, para producir un líquido del polímero de elastano. Posteriormente, el líquido se hace girar en una celda cilíndrica y se calienta en presencia de gas nitrógeno para convertirlo en hebras de polímero sólido.

Aunque el elastano no es tan transpirable como el poliéster, tiene otras propiedades beneficiosas. Una de ellas es que puede estirarse hasta aproximadamente el 600% de su longitud antes de acabar rompiéndose, una característica muy útil en el juego moderno, donde los tirones de la camiseta son habituales. También recupera fácilmente su forma original.

Un último tipo de polímero utilizado habitualmente en la fabricación de camisetas de fútbol es el poliuretano. De nuevo, este es el nombre de una clase de polímeros, más que de un polímero específico; de hecho, ya hemos mencionado los poliuretanos en un post anterior, ya que también son uno de los polímeros utilizados en la fabricación de balones de fútbol. Los poliuretanos están formados por compuestos llamados isocianatos y polioles.

Las partes centrales de estas moléculas pueden variar para dar lugar a diferentes poliuretanos con distintas propiedades. En las camisetas de fútbol, suelen ser el material con el que se fabrican las letras, los números y los patrocinadores de la camiseta, aunque en ocasiones también pueden utilizarse tejidos u otros materiales. Pueden adherirse térmicamente a la camiseta mediante un sellador térmico y, a diferencia de otros tejidos, tienen la ventaja de ser resistentes al agua.

Como curiosidad, en el campeonato de futbol de Brasil 2014 varios equipos fueron equipados con camisetas hechas de PET derivado de las botellas de Coca-Cola recicladas. Transformadas en microfibras de alta tecnología, las viejas botellas proporcionaron un tejido que, incluso en el caluroso y húmedo Brasil, daban al portador la sensación de un agradable microclima. Los fabricantes Adidas, Nike y Puma, que equiparon para esa ocasión a 26 de las 32 selecciones nacionales asistentes, emplearon esta alternativa para un reuso adecuado de las botellas plásticas.

Por supuesto, aunque en este articulo nos hemos centrado en las camisetas de fútbol, los poliésteres en particular se encuentran en una amplia gama de prendas de vestir de uso cotidiano: muchas prendas contienen algún porcentaje del polímero. Lo mejor de los polímeros es su versatilidad y su enorme gama de aplicaciones potenciales.

Para más información The Chemistry of a Football Shirt

Print Friendly, PDF & Email

Como citar este artículo:

APA: (2022-11-17). La química de las camisetas. Recuperado de https://quimicafacil.net/notas-de-quimica/la-quimica-de-las-camisetas/

ACS: . La química de las camisetas. https://quimicafacil.net/notas-de-quimica/la-quimica-de-las-camisetas/. Fecha de consulta 2024-03-05.

IEEE: , "La química de las camisetas," https://quimicafacil.net/notas-de-quimica/la-quimica-de-las-camisetas/, fecha de consulta 2024-03-05.

Vancouver: . La química de las camisetas. [Internet]. 2022-11-17 [citado 2024-03-05]. Disponible en: https://quimicafacil.net/notas-de-quimica/la-quimica-de-las-camisetas/.

MLA: . "La química de las camisetas." https://quimicafacil.net/notas-de-quimica/la-quimica-de-las-camisetas/. 2022-11-17. Web.

Si tiene alguna pregunta o sugerencia, escribe a administracion@quimicafacil.net, o visita Como citar quimicafacil.net