Historia del jabón

Tiempo de lectura estimado: 12 minutos

La historia del jabón está íntimamente relacionada a la historia de la humanidad y la civilización. Desde el desarrollo de las primeras formulaciones de jabón hace varios milenios, este ha evolucionado a medida que las técnicas y necesidades también lo hacían.

Con el desarrollo de la química como disciplina científica y técnica, la producción de jabones pasó de ser un proceso lleno de incertidumbre y desarrollado en base al ensayo y error a una industria robusta que mueve millones de dólares anualmente.

El jabón es una mezcla de sales de sodio de varios ácidos grasos naturales. Las burbujas de aire que se añaden a un jabón fundido disminuyen la densidad del jabón y, por tanto, éste flota en el agua. Si la sal de ácido graso tiene potasio en lugar de sodio, el resultado es una espuma más suave.

Primeros desarrollos en el antiguo Oriente Medio

La historia del jabón se remonta a milenios atrás. Las primeras pruebas registradas de la producción de materiales similares al jabón se remontan al 2800 a.C. en la antigua Babilonia. Una fórmula para el jabón consistente en agua, álcali y aceite de cassia fue escrita en una tablilla de arcilla babilónica alrededor del 2200 a.C.

El papiro de Ebers (Egipto, 1550 a.C.) indica que los antiguos egipcios se bañaban regularmente y combinaban aceites animales y vegetales con sales alcalinas para crear una sustancia parecida al jabón. Los documentos egipcios mencionan que una sustancia similar se utilizaba en la preparación de la lana para tejer.

Papiro de Ebers, donde se encuentran las primeras referencias a la historia del jabón
Papiro de Ebers, donde se encuentran las primeras referencias a la historia del jabón

En el reinado de Nabonido (556-539 a.C.), una receta de jabón consistía en uhulu [cenizas], ciprés [aceite] y sésamo [aceite de semillas] «para lavar las piedras de las sirvientas».

En la antigua Palestina, las cenizas de las plantas de barilla, como las especies de Salsola, salicaria (Seidlitzia rosmarinus) y Anabasis, se utilizaban en la producción de jabón, conocido como potasa. El jabón hecho con potasa (un concentrado de madera quemada o cenizas vegetales mezclado con manteca de cerdo o aceite de oliva) es alcalino. Si se utilizaba manteca de animal, se calentaba y se mantenía tibia (no hirviendo; tampoco fría). La manteca de cerdo, obtenida del sebo, debía ser fundida y colada antes de ser utilizada con las cenizas (con la consistencia recomendada de 1 taza de manteca por 3/8 de taza de agua de ceniza concentrada).

Tradicionalmente, en todo el Levante se utilizaba aceite de oliva en lugar de manteca animal, que se hervía en un caldero de cobre durante varios días. A medida que avanzaba la ebullición, se añadían cenizas alcalinas y pequeñas cantidades de cal viva, y se removía constantemente. En el caso de la manteca de cerdo, era necesario removerla constantemente mientras se mantenía tibia hasta que empezaba a trazar. Una vez que empezaba a espesar, el brebaje se vertía en un molde y se dejaba enfriar y endurecer durante dos semanas. Una vez endurecido, se cortaba en tortas más pequeñas. A menudo se añadían hierbas aromáticas al jabón elaborado para impartir su fragancia, como hojas de milenrama, lavanda, teucrium, etc. El antiguo método aquí descrito se sigue utilizando en la producción de jabón Nabulsi.

El jabón en el imperio Romano

La palabra sapo, que significa jabón en latín, probablemente se tomó prestada de una lengua germánica primitiva y es afín al latín sebum, «sebo». Aparece por primera vez en el relato de Plinio el Viejo, Historia Naturalis, que habla de la fabricación de jabón a partir de sebo y cenizas. Allí menciona su uso en el tratamiento de las llagas escrofulosas, así como entre los galos como tinte para enrojecer el cabello, que los hombres de Germania solían utilizar más que las mujeres. Los romanos evitaban lavarse con jabones fuertes antes de conocer los jabones más suaves que utilizaban los galos hacia el año 58 a.C.

Los romanos fueron pioneros en el aseo personal
Los romanos fueron pioneros en el aseo personal

Aretaeus de Capadocia, escribiendo en el siglo II d.C., observó que entre los «celtas, que son los hombres llamados galos, (usan) esas sustancias alcalinas que se hacen en forma de bolas […] llamadas jabón» El método preferido por los romanos para limpiar el cuerpo era masajear la piel con aceite y luego raspar tanto el aceite como la suciedad con un estrigilo.

El médico Galeno, del siglo II d.C., describió la fabricación de jabón con lejía y prescribe el lavado para eliminar las impurezas del cuerpo y la ropa. El uso del jabón para el aseo personal se hizo cada vez más común en esta época. Según Galeno, los mejores jabones eran los germánicos, y los jabones de la Galia eran los segundos. Zosimos de Panópolis, hacia el año 300 d.C., describe el jabón y su fabricación.

La antigua China

En la antigua China se fabricaba un detergente similar al jabón a partir de las semillas de Gleditsia sinensis. Otro detergente tradicional es una mezcla de páncreas de cerdo y cenizas de plantas llamada zhuyizi (chino simplificado: 猪胰子; chino tradicional: 豬胰子; pinyin: zhūyízǐ). El verdadero jabón, hecho de grasa animal, no apareció en China hasta la era moderna. Los detergentes tipo jabón no eran tan populares como los ungüentos y las cremas.

La historia del jabón en el oriente Medio

El jabón de tocador duro y de olor agradable se producía en Oriente Medio durante la Edad de Oro islámica, cuando la fabricación de jabón se convirtió en una industria establecida. Muhammad ibn Zakariya al-Razi (854-925) describió las recetas para fabricar jabón, y también dio una receta para producir glicerina a partir del aceite de oliva.

Retrato de Muhammad ibn Zakariya al-Razi, quien describió diferentes formulaciones para la fabricación de jabones
Retrato de Muhammad ibn Zakariya al-Razi, quien describió diferentes formulaciones para la fabricación de jabones

En Oriente Medio, el jabón se producía a partir de la interacción de aceites y grasas con álcalis. En Siria, el jabón se producía con aceite de oliva junto con álcali y cal. El jabón se exportaba desde Siria a otras partes del mundo musulmán y a Europa. La fabricación de jabón se convirtió así en un oficio establecido durante la Edad de Oro islámica, que corresponde a la llamada «Edad Oscura» en Europa.

Un documento del siglo XII describe el proceso de producción de jabón y menciona el ingrediente clave, el álcali, que más tarde sería crucial para la química moderna, derivado de al-qaly o «cenizas».

En el siglo XIII, la fabricación de jabón en Oriente Medio estaba prácticamente industrializada, con fuentes en Nablus, Fez, Damasco y Alepo.

La Europa medieval

Aún se comercializa el llamado Savon de Marseille
Aún se comercializa el llamado Savon de Marseille

Los jaboneros de Nápoles formaban parte de un gremio a finales del siglo VI (entonces bajo el control del Imperio Romano de Oriente), y en el siglo VIII, la fabricación de jabón era bien conocida en Italia y España. El capitulario carolingio De Villis, de alrededor del año 800, que representa el testamento real de Carlomagno, menciona el jabón como uno de los productos que los administradores de las fincas reales deben contabilizar. Las tierras de la España medieval eran líderes en la fabricación de jabón hacia el año 800, y la fabricación de jabón comenzó en el Reino de Inglaterra hacia el año 1200. La fabricación de jabón se menciona tanto como «trabajo de mujeres» como producto de «buenos trabajadores» junto a otras necesidades, como los productos de carpinteros, herreros y panaderos.

En Europa, el jabón en el siglo IX se producía a partir de grasas animales y tenía un olor desagradable. Más tarde, se importó de Oriente Medio un jabón duro de olor agradable. En el siglo XV, la fabricación de jabón en la Cristiandad se había prácticamente industrializado, con fuentes en Amberes, Castilla, Marsella, Nápoles y Venecia.

Siglos XV-XVIII

En Francia, hacia la segunda mitad del siglo XV, la fabricación profesional semi-industrializada de jabón se concentraba en unos pocos centros de la Provenza -Toulon, Hyères y Marsella- que abastecían al resto de Francia. En Marsella, hacia 1525, la producción se concentraba en al menos dos fábricas, y la producción de jabón en Marsella tendía a eclipsar a los otros centros provenzales. La fabricación inglesa tendía a concentrarse en Londres.

Posteriormente, a partir del siglo XVI, se produjeron en Europa jabones más finos, utilizando aceites vegetales (como el de oliva) en lugar de grasas animales. Muchos de estos jabones se siguen produciendo, tanto a nivel industrial como por parte de pequeños artesanos. El jabón de Castilla es un ejemplo popular de los jabones exclusivamente vegetales derivados del «jabón blanco» más antiguo de Italia. En 1634, Carlos I concedió a la recién creada Sociedad de Jaboneros el monopolio de la producción de jabón, que presentaba certificados de «cuatro condesas y cinco vizcondesas, y otras diversas damas y señoras de gran crédito y calidad, además de lavanderas comunes y otras», que atestiguaban que «el nuevo jabón blanco lavaba más blanco y más dulce que el antiguo».

Los jabones en barra fabricados industrialmente empezaron a estar disponibles a finales del siglo XVIII, a medida que las campañas publicitarias en Europa y América promovían la concienciación popular sobre la relación entre la limpieza y la salud. En los tiempos modernos, el uso del jabón se ha convertido en algo habitual en las naciones industrializadas debido a una mejor comprensión del papel de la higiene en la reducción del tamaño de la población de microorganismos patógenos.

Siglo XIX

Hasta la Revolución Industrial, la fabricación de jabón se realizaba a pequeña escala y el producto era tosco. En 1780, James Keir estableció una fábrica química en Tipton, para la fabricación de álcali a partir de los sulfatos de potasa y sosa, a la que posteriormente añadió una fábrica de jabón. El método de extracción se basaba en un descubrimiento de Keir. En 1790, Nicolas Leblanc descubrió cómo fabricar álcali a partir de sal común. Andrew Pears empezó a fabricar un jabón transparente de alta calidad en 1807 en Londres. Su yerno, Thomas J. Barratt, abrió una fábrica en Isleworth en 1862.

Publicidad del jabón de tocador medicado de Dobbins
Publicidad del jabón de tocador medicado de Dobbins

Durante la época de la Restauración (febrero de 1665 – agosto de 1714) se introdujo un impuesto sobre el jabón en Inglaterra, lo que significó que hasta mediados del siglo XIX el jabón era un lujo, utilizado regularmente sólo por las personas adineradas. El proceso de fabricación del jabón estaba estrechamente supervisado por los funcionarios de Hacienda, que se aseguraban de que el equipo de los jaboneros se mantuviera bajo llave cuando no se supervisaba. Además, el jabón no podía ser producido por los pequeños fabricantes debido a una ley que estipulaba que las calderas de jabón debían fabricar una cantidad mínima de una tonelada imperial en cada ebullición, lo que situaba el proceso fuera del alcance del ciudadano medio. El comercio del jabón se vio impulsado y desregulado cuando se derogó el impuesto en 1853.

William Gossage produjo jabón de bajo precio y buena calidad a partir de la década de 1850. Robert Spear Hudson comenzó a fabricar jabón en polvo en 1837, inicialmente moliendo el jabón con un mortero y una maja. El fabricante estadounidense Benjamin T. Babbitt introdujo innovaciones de marketing que incluían la venta de jabón en barra y la distribución de muestras del producto. William Hesketh Lever y su hermano, James, compraron una pequeña fábrica de jabón en Warrington en 1886 y fundaron lo que sigue siendo uno de los mayores negocios de jabón, antes llamado Lever Brothers y ahora Unilever. Estas empresas de jabón fueron de las primeras en emplear campañas publicitarias a gran escala.

Historia del jabón en el siglo XX

El jabón líquido no se inventó hasta el siglo XIX; en 1865, William Shepphard patentó una versión líquida del jabón. En 1898, B.J. Johnson desarrolló un jabón derivado de los aceites de palma y de oliva; su empresa, la B.J. Johnson Soap Company, introdujo el jabón de marca «Palmolive» ese mismo año. Esta nueva marca de jabón se hizo popular rápidamente, y hasta tal punto que la B.J. Johnson Soap Company cambió su nombre por el de Palmolive.

Jabón blanco de lavandería producido por Procter & Gamble, uno de los pioneros en la historia del jabón en producción comercial
Jabón blanco de lavandería producido por Procter & Gamble, uno de los pioneros en la historia del jabón en producción comercial

La química de la fabricación de jabón siguió siendo esencialmente la misma hasta 1916. Durante la Primera Guerra Mundial y de nuevo en la Segunda, hubo escasez de grasas y aceites animales y vegetales que se utilizaban para fabricar jabón. Los químicos tuvieron que utilizar otras materias primas, que se «sintetizaron» en productos químicos con propiedades similares.  Esto es lo que hoy se conoce como «detergentes».

A principios del siglo XX, otras empresas comenzaron a desarrollar sus propios jabones líquidos. Aparecieron en el mercado productos como Pine-Sol y Tide, que facilitaban el proceso de limpieza de cosas distintas a la piel, como la ropa, los suelos y los baños.

El jabón líquido también funciona mejor para los métodos de lavado más tradicionales o sin máquina, como el uso de una tabla de lavar.

Jabones artesanales vendidos en una tienda de Hyères, Francia

Los avances se produjeron a medida que se desarrollaba la ciencia de la química, ya que se comprendían mejor los ingredientes. A mediados del siglo XIX, el jabón de baño se convirtió en un producto independiente del jabón de lavandería, y los jabones más suaves se envasaron, se vendieron y se pusieron a disposición del público. En la década de 1970 se inventaron los jabones líquidos para las manos, invento que mantiene a los jabones a la vista del público.

Hoy en día, se fabrican muchos jabones diferentes para una amplia gama de propósitos. Hay jabón para uso personal, comercial e industrial. Hay jabón hecho a mano, hecho en casa y producido comercialmente, hay jabón usado para lavar la ropa, los platos y los coches, hay jabón usado para su mascota, jabón para su alfombra y jabón para su hijo… pero para muchos tipos de limpieza, los jabones son un producto menos usado hoy en día, ya que las alternativas al jabón son la opción principal.

Para más información Soaps & Detergents History

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: