Beaker o vaso de precipitados

Tiempo de lectura estimado: 7 minutos

El vaso de precipitados o beaker es uno de los elementos de vidrio mas empleado en laboratorios alrededor del mundo y uno de los más reconocidos por el publico en general, pero no es solo un simple vaso.

Beaker o vaso de precipitados

Ningún laboratorio estaría completo sin vasos de precipitados. Los vasos de precipitados se utilizan para las mediciones y mezclas rutinarias en el laboratorio. Sirven para medir volúmenes con una precisión del 10%. La mayoría de los vasos de precipitados se fabrican con vidrio de borosilicato, aunque pueden utilizarse otros materiales. El fondo plano y la boquilla permiten que esta pieza de cristal sea estable en la mesa de laboratorio o en la placa caliente, además de que es fácil verter un líquido sin ensuciar. Los vasos de precipitados también son fáciles de limpiar.


El vaso de precipitados es probablemente la pieza de vidrio más utilizada en el laboratorio: agitación, preparación de soluciones y mezclas, calentamiento, valoración, medición de la velocidad de hinchamiento de una espuma mediante una balanza de densidad, etc.

La presencia de la boquilla significa que el vaso no está destinado a ser sellado para el almacenamiento de soluciones, pero a veces se utiliza una tapa de vidrio de reloj, film transparente o PE flexible adaptable para limitar la evaporación, la contaminación y/o las salpicaduras accidentales. Para limitar los inconvenientes de las salpicaduras y reducir la evaporación del disolvente (sobre todo en química orgánica), es preferible utilizar recipientes de cuello estrecho, como matraces o matraces Erlenmeyer.

Al igual que sus primos los matraces Erlenmeyer, suelen estar graduados (graduaciones moldeadas o impresas) en mL para indicar aproximadamente el volumen del contenido [líquido, pasta o sólido (polvo, gránulos…)]. Estos recipientes no deben utilizarse para medir un volumen con precisión: para ello debe utilizarse una probeta graduada, una pipeta, un matraz aforado o una bureta, en función del volumen a medir y de la precisión requerida.


Definición de beaker

Un vaso de precipitados o beaker es generalmente un recipiente cilíndrico con un fondo plano. La mayoría también tiene un pequeño pico (o «punta») para facilitar el vertido, como se puede apreciar en las imágenes. Los vasos de precipitados están disponibles en una amplia gama de tamaños, desde un mililitro hasta varios litros. Un vaso de precipitados o beaker se distingue de un matraz Erlenmeyer por tener los lados rectos en lugar de inclinados. La excepción a esta definición es un vaso de precipitados de lados ligeramente cónicos llamado vaso Philips.

Los beaker suelen ser de vidrio (hoy en día suelen ser de vidrio borosilicato), pero también pueden ser de metal (como acero inoxidable o aluminio) o de ciertos plásticos (en particular polietileno, polipropileno, PTFE). Un uso común de los vasos beaker de polipropileno es el análisis espectral gamma de muestras líquidas y sólidas.

¿Beaker o vaso de precipitados?

Se puede definir al beaker como un recipiente cilíndrico de fondo plano con un pico o boca que facilita el manejo de líquidos sin salpicar o derramarse.

La palabra beaker probablemente viene de bicchiere, palabra italiana usada para designar algún recipiente de vidrio para beber.

En Inglaterra beaker hace referencia a un recipiente no desechable sin asas usado para beber, mientras que en USA el termino está restringido al ámbito científico y técnico.


Es probable que el termino vaso de precipitados se halla originado al no tener una traducción directa del ingles y al existir una gran cantidad de experimentos en los cuales se generaba un precipitado insoluble y que empleaban este recipiente como reactor.

Historia del beaker

El nombre beaker, como se mencionó anteriormente, en ingles británico se refiere a un recipiente redondo de fondo plano sin asas, por lo tanto, se puede pensar que el instrumento apareció en los laboratorios de los primeros químicos de manera natural como un instrumento para facilitar sus labores diarias.

Pero en la historia del vaso de precipitados tiene un episodio importante en 1846 cuando el prolífico químico y proveedor de instrumental científico John Joseph Griffin agregó una escala en las paredes del recipiente y estandarizó su forma, lo que llevó a la unificación de sus especificaciones entre los distintos laboratorios y constructores de materiales de vidrio para laboratorios.

Tipos de vaso de precipitados o beakers

De forma baja o de Griffin

Diseñado originalmente por el químico ingles John Joseph Griffin, es el clásico beaker o vaso de precipitados de laboratorio. Se diferencia de los otros tipos de beaker por que su altura es 1.4 veces su diámetro.


Griffin lo desarrollo como parte de su línea de productos de vidrio de laboratorio en el siglo XIX, añadiendo una escala para estimar el volumen del liquido contenido en este.

Después de la muerte de Griffin sus hijos mantuvieron la producción de material de vidrio convirtiéndose en Griffin & George, empresa que aun perdura en la actualidad.

Vaso o beaker de Griffin
Vaso o beaker de Griffin

De forma alta o de Berzelius

En la época de Griffin, Jöns Jacob Berzelius también comercializaba su versión de beaker, este siendo mas alto pues la relación Altura – diámetro es de 2 veces, por eso es llamado de forma alta. Es empleado principalmente en titulaciones.

Beaker según Berzelius
Beaker según Berzelius

De forma baja o cristalizadores

Usadas como su nombre lo indica para realizar cristalización de soluciones saturadas para su purificación, aunque También son empleados como recipiente para baños de María.

Cristalizador
Cristalizador

Beaker de Philips

Aunque la diferencia entre los beaker o vaso de precipitados y otros tipos de recipientes empleados a nivel laboratorio sean sus paredes verticales, existen los llamados beaker de Philips. Este tipo de vaso de precipitado que poseen paredes ligeramente inclinadas dándole una forma cónica suave, no tan pronunciada como el caso de los Erlenmeyer.


Vaso de Philips
Vaso de Philips

Usos y graduación de un vaso de precipitados

La presencia de un pico significa que el vaso no puede taparse totalmente. Sin embargo, cuando se utilizan, los vasos de precipitados pueden cubrirse con un vidrio de reloj para evitar la contaminación o la pérdida del contenido, pero permitiendo la ventilación a través del pico. Alternativamente, un vaso de precipitados puede cubrirse con otro vaso de precipitados más grande que se haya invertido, aunque es preferible un vidrio de reloj.

Los vasos de precipitados suelen estar graduados, es decir, marcados en el lateral con líneas que indican el volumen contenido. Por ejemplo, un vaso de precipitados de 250 mL puede estar marcado con líneas que indiquen 50, 100, 150, 200 y 250 mL de volumen.

Estas marcas no tienen por objeto obtener una medición precisa del volumen (una probeta graduada o un matraz volumétrico serían un instrumento más apropiado para esto), sino más bien una estimación. La mayoría de los matraces tienen una precisión de ~10%.

Para más información Behind the Beaker

A %d blogueros les gusta esto: