El DDT, entre luces y sombras

Tiempo de lectura estimado: 22 minutos

El diclorodifeniltricloroetano, comúnmente conocido como DDT, es un compuesto químico organoclorado cristalino incoloro, insípido y casi inodoro. Desarrollado originalmente como insecticida, se hizo famoso por su impacto medioambiental.

El DDT fue sintetizado por primera vez en 1874 por el químico austriaco Othmar Zeidler. La acción insecticida del DDT fue descubierta por el químico suizo Paul Hermann Müller en 1939. El DDT se utilizó en la segunda mitad de la Segunda Guerra Mundial para limitar la propagación de las enfermedades causadas por insectos, como la malaria y el tifus, entre la población civil y las tropas. Müller recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1948 «por su descubrimiento de la gran eficacia del DDT como veneno de contacto contra varios artrópodos».


Al final de la Segunda Guerra Mundial, Irma Materi se fue de Seattle a Corea para reunirse con su marido, Joe, un coronel del ejército. La pareja y su nuevo bebé se mudaron a una casa de estuco blanco con tejado de tejas rojas, y con muchos recovecos en los que se escondían los insectos. Afortunadamente, Materi había metido en la maleta lo necesario para solucionar el problema: un bote con forma de granada que contenía el nuevo insecticida DDT, que roció en las estanterías altas, en los rincones oscuros y bajo los muebles y armarios.

Unos días más tarde, los Materi recibieron la visita del destacamento de DDT del ejército: un teniente y una docena de hombres vestidos con monos blancos y con grandes paquetes de spray atados a la espalda. Mientras Materi se apresuraba a llevar la ropa, los utensilios y la comida de la familia a un lugar seguro, el equipo roció la casa con una solución de queroseno y DDT. Materi escribió más tarde sobre la experiencia:

Nos quedamos en el suelo resbaladizo y observamos el queroseno que goteaba de las lámparas. «Sería una buena idea no dejar que el bebé toque nada que tenga DDT», sugirió el teniente, y se marchó mientras yo seguía contemplando cómo quedaría mi jarrón coreano con el dragón de cuatro dedos adornando la parte posterior de su cabeza.


El uso entusiasta del DDT por parte del ejército es una parte familiar de la historia del pesticida en la posguerra. También lo son las imágenes de archivo de finales de los años 40 y 50 que muestran a las amas de casa estadounidenses empapando sus cocinas con DDT y a los niños jugando en la niebla química emitida por los camiones municipales de fumigación. Los artículos de prensa y los anuncios publicitarios calificaban al DDT de «mágico» y «milagroso», razón por la que Materi se llevó el DDT en su viaje transpacífico.

Las señales que se ignoraron

Pero los artículos y anuncios también advertían de que el DDT era una sustancia que debía manejarse con cuidado, razón por la cual había límites a la cantidad de DDT que Materi toleraba en su casa y por la que algunos estadounidenses, como la granjera de Georgia Dorothy Colson, no toleraban el DDT en absoluto. Colson pasó los últimos años de la década de 1940 tratando de lanzar un movimiento contra el DDT, convencida de que estaba enfermando a los estadounidenses y matando a los pollos y las abejas. Para ella no importaba que el pesticida hubiera salvado -como dijo el comité del Premio Nobel en 1948- «la vida y la salud de cientos de miles» de enfermedades transmitidas por insectos como el tifus, la malaria, la fiebre amarilla y la peste. Cuando esas enfermedades no amenazaban a la gente, argumentaba Colson, no valía la pena arriesgarse con el DDT.

El enfado de Materi por el uso excesivo del DDT y el rechazo frontal de Colson al pesticida no suelen aparecer en la historia del ahora famoso producto químico. Desde los libros de historia hasta las noticias recientes sobre el virus del Zika, los relatos sobre el DDT nos recuerdan que los estadounidenses de la posguerra estaban tan entusiasmados con el potencial del pesticida para matar las plagas que transmiten enfermedades y destruyen las cosechas que lo adoptaron rápidamente y con entusiasmo.

No se planteó ninguna pregunta sobre su toxicidad o sus riesgos a largo plazo hasta que Rachel Carson los expuso en su libro de 1962, Primavera silenciosa. La historia del DDT se invoca con frecuencia no sólo porque el poderoso pesticida fue considerado una de las tecnologías más importantes que surgieron de la guerra, sino porque todavía luchamos por controlar enfermedades mortales y debilitantes transmitidas por insectos, como en casos más recientes.

Simplificamos la historia del pesticida porque esa versión reducida de la historia del DDT refuerza nuestra comprensión del pasado. La poderosa capacidad del DDT para controlar las enfermedades convirtió al pesticida en un héroe de la guerra, y su desarrollo por parte de los científicos estadounidenses sigue siendo una prueba de que Estados Unidos se ganó su condición de superpotencia en gran parte gracias a su destreza científica y tecnológica. La aceptación pública del producto químico refleja la fe de los estadounidenses de la posguerra en los conocimientos científicos. Y su vilipendio por parte de los ecologistas sirve como ilustración poderosa y duradera del giro antiautoritario de la generación del baby boom. En resumen, se trata de una sustancia química cuya historia ilustra algunos de los cambios sociales y culturales más profundos de la historia del siglo XX en Estados Unidos.


Soldado en una casa italiana rociando una mezcla de DDT y queroseno para controlar la malaria, 1945.
Soldado en una casa italiana rociando una mezcla de DDT y queroseno para controlar la malaria, 1945.

Una visión diferente del DDT

Pero, ¿qué ocurre si contamos la historia del DDT de forma diferente, dejando de lado al comité del Nobel, por ejemplo, y sintonizando en su lugar con lo que Materi, Colson y otros estadounidenses afines decían durante el apogeo del pesticida? Esta versión de la historia revela un público más circunspecto sobre el DDT que muchos de los expertos y autoridades que promovían su uso. Esta versión revela a una ciudadanía acostumbrada a pensar en los pesticidas como venenos que amenazan la vida, preocupada por la toxicidad de este nuevo insecticida e insegura sobre cómo interpretar las garantías de su seguridad.

Esta historia muestra que muchos estadounidenses necesitaban ser convencidos de que el DDT era una tecnología que merecía ser adaptada para su uso en tiempos de paz. Y esta historia pone en tela de juicio la afirmación de que la nación aceptó de todo corazón el DDT. Las agencias gubernamentales (algunas más que otras) recurrieron a él con creciente frecuencia, al igual que nuestra industria agrícola en proceso de industrialización. El público estadounidense también aceptó el DDT, pero de forma más desigual de lo que nos han hecho creer.

El público estadounidense oyó hablar por primera vez del DDT a principios de 1944, cuando los periódicos de todo el país informaron de que el tifus, «la temida plaga que ha seguido la estela de todas las grandes guerras de la historia», ya no era una amenaza para las tropas estadounidenses y sus aliados gracias al nuevo polvo «mata-piojos» del ejército. En un experimento realizado en Nápoles, Italia, los soldados estadounidenses espolvorearon a más de un millón de italianos con DDT, matando a los piojos que propagaban el tifus y salvando a la ciudad de una epidemia devastadora. Fue un debut dramático.

Llegada triunfal a EEUU

El DDT también empezó a hacer su magia en el frente interno. En las temporadas siguientes, los periódicos informaron de que en las aplicaciones de prueba en todo Estados Unidos el pesticida estaba matando a los mosquitos portadores de la malaria en todo el sur y preservando los viñedos de Arizona, los huertos de Virginia Occidental, los campos de patatas de Oregón, los campos de maíz de Illinois y las lecherías de Iowa, e incluso una histórica diligencia de Massachusetts con la tapicería infestada de polillas. En tiempos de paz floreció una visión del DDT: se trataba de un descubrimiento en tiempos de guerra que prevendría las enfermedades humanas y protegería los jardines de la victoria, los cultivos comerciales y el ganado de las infestaciones, al tiempo que convertía las escuelas, los restaurantes, los hoteles y los hogares en lugares más cómodos y libres de plagas para las personas y sus mascotas.


En octubre de 1945, National Geographic publicó un artículo sobre el «mundo del mañana», en el que los cohetes transatlánticos acelerarían la entrega del correo, las tiendas venderían alimentos congelados procedentes de tierras exóticas, la ropa estaría recubierta de plástico impermeable y los «tubos» y «ojos» electrónicos harían de todo, desde apilar la ropa hasta atrapar a los ladrones. La salud y la medicina también mejorarían enormemente, gracias a las lámparas esterilizadoras, la penicilina y, por supuesto, el DDT. «Pero los científicos actúan con cautela en el uso del DDT, porque también mata a muchos insectos beneficiosos», añaden los autores. En una foto adjunta -una imagen que ya es icónica- un generador de niebla montado en un camión cubría una playa de Nueva York con DDT mientras los niños pequeños jugaban cerca. El pesticida había detenido una epidemia de tifus en Nápoles, decía el pie de foto, pero «también tiene un inconveniente: mata a muchos insectos beneficiosos e inofensivos, pero no mata a todas las plagas de insectos». Los cultivos, las flores y los árboles que dependen de los polinizadores podrían morir, al igual que las aves y los peces.

Una muestra de envases de DDT de la colección del Instituto de Historia de la Ciencia.
Una muestra de envases de DDT de la colección del Science History Institute’s collection.

En tiempos de guerra, el DDT había salvado vidas, y lo había hecho infligiendo daños colaterales fácilmente aceptados. Sin embargo, en tiempos de paz, los efectos negativos del DDT sobre los insectos beneficiosos, las aves y los peces justificaban una nueva consideración. National Geographic se limitó a aludir a ello; otros fueron más directos. Cuando la Junta de Producción de Guerra puso por primera vez el DDT a la venta al público, advirtió contra su «uso para alterar el equilibrio de la naturaleza» y añadió que, si se aplicaba a los cultivos, el DDT dejaría residuos que también podrían causar daños a los seres humanos.

El impacto del DDT

¿Qué tipo de daños? El problema es que nadie lo sabe realmente. Las pruebas realizadas en los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y en la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) habían demostrado que en los animales de laboratorio el DDT podía causar temblores, daños en el hígado y la muerte. De la variedad de animales probados en 1943 y 1944, los monos parecían ser los más resistentes a los efectos del DDT, y los ratones los menos. El DDT suspendido en aceite resultó ser más tóxico que el polvo de DDT, y los líquidos en los que se disolvía el DDT (como el queroseno) a menudo parecían más tóxicos que el propio DDT.

Lo que resultaba preocupante, según el farmacólogo de la FDA Herbert O. Calvery, era que la cantidad de DDT necesaria para producir síntomas de toxicidad no tenía una correlación clara entre las especies; en algunas se necesitaba muy poco, mientras que en otras se necesitaba mucho. El problema se complicaba aún más por el hecho de que cuando los animales pequeños comían pequeñas cantidades de DDT a lo largo del tiempo, desarrollaban síntomas de envenenamiento normalmente asociados a una dosis única y grande. Calvery llegó a la conclusión de que, aunque era muy difícil decir qué cantidad de DDT era segura para los animales o los seres humanos, el nivel seguro «crónico» -o continuo- de exposición al DDT «sería realmente muy bajo».

Las preocupaciones de Calvery aparecían al final de un largo y «restringido» informe sobre insecticidas publicado por la Oficina de Investigación Científica y Desarrollo en 1944. Un boletín del Departamento de Guerra publicado el mismo mes advertía contra la pulverización de DDT en el ganado, las aves y los peces y en las aguas que pudieran utilizarse para el consumo humano. También se advertía a los soldados que no debían mancharse la piel con aceite infundido con DDT ni llevarse polvo de DDT a los pulmones, y se les instaba encarecidamente a no dejar que el pesticida se «mezclara» con los suministros de la cocina.


Al mismo tiempo, el insecticida de la bomba de aerosol de cada recluta se cambió por el DDT, y se instruyó a los soldados para que rociaran o espolvorearan sus colchones y comedores, letrinas y barracas, dugouts, enfermerías e incluso sus uniformes. Las advertencias y precauciones adjuntas a los memorandos del ejército sobre el DDT dieron lugar a algunas medidas de autoprotección: a los soldados encargados de los detalles del DDT se les dio el equipo de protección que Materi vio más tarde en el equipo que entró en su casa. El DDT era un veneno, pero era lo suficientemente seguro para la guerra. Cualquier persona dañada por el DDT sería una baja aceptada en el combate.

Camión esparciendo DDT

Si el DDT era nocivo para el ser humano, los métodos por los que obraba su daño no eran más claros en la paz que en el combate. En todo caso, con el paso del tiempo, la seguridad del DDT parecía no tener precedentes. Para el otoño de 1945, millones de personas habían entrado en contacto directo con el DDT, en Nápoles, África del Norte, el Pacífico e incluso en el sureste de Estados Unidos, donde se rociaba el producto químico en los hogares en un intento de eliminar los últimos vestigios de malaria. Nadie mostró efectos negativos. Los pocos envenenamientos por DDT en humanos parecían ser casos aislados asociados a la ingestión masiva, como el ocurrido entre un grupo de hambrientos prisioneros de guerra de Formosa que confundieron el DDT con harina y lo utilizaron para hornear pan. Ninguno murió, aunque los que comieron más pan sufrieron daños neurológicos duraderos.

Las perdidas aceptables

Pero estos casos causaron poca alarma. El DDT se puso a la venta al público a finales de 1945, en una época en la que los insecticidas eran comúnmente conocidos como «venenos» (o por los profesionales como «venenos económicos» por su capacidad para preservar los beneficios agrícolas). Los insecticidas introducidos en la segunda mitad del siglo XIX para la agricultura comercial a menudo contenían cobre, plomo y arsénico, y en la primera mitad del siglo XX era bien sabido que los residuos de insecticidas en frutas y verduras podían enfermar e incluso matar a los desventurados consumidores. Esta reputación se reforzaba regularmente con casos de envenenamiento publicados: Mujeres de Illinois enfermas por espárragos rociados; la niña de Montana envenenada por fruta rociada; envenenamientos en Los Ángeles atribuidos a residuos excesivos de arsénico en coles, peras, espinacas, brócoli y apio. También están los trágicos accidentes asociados a la mayor presencia de venenos para plagas en la vida cotidiana, como la muerte de 47 pacientes en un hospital de Oregón donde se confundió el polvo de cucaracha con leche en polvo.

La bióloga marina y conservacionista Rachel Carson, hacia 1962.
La bióloga marina y conservacionista Rachel Carson, hacia 1962.

Sin embargo, en lugar de distanciarse de los aerosoles venenosos, en la Segunda Guerra Mundial cada vez más consumidores estadounidenses los llevaban a casa desde la tienda de la esquina. A medida que los estadounidenses plantaban jardines de la victoria para cultivar sus propios alimentos, acumulaban colecciones del tamaño de una casa de venenos agrícolas, incluyendo arseniato de plomo, arseniato de calcio, sulfato de nicotina, bicloruro de mercurio y polvo de Burdeos, una mezcla de sulfato de cobre y cal. «Todo jardinero con más de un mes de experiencia», señalaba un escritor de una revista en la primavera de 1945, tiene ahora «una combinación de polvos y soluciones tan letal como un arsenal».

Los insecticidas, por definición, eran venenos, y los consumidores estaban acostumbrados a considerarlos como tales a pesar de su creciente ubicuidad. El DDT planteaba así una paradoja sin parangón. Parecía evitar muchos de los inconvenientes de los antiguos insecticidas: los insectos no tenían que comerlo para morir, sino simplemente entrar en contacto con él; seguía matando durante meses después de su aplicación; y mataba una extraordinaria variedad de insectos a dosis muy bajas, todo ello sin causar ningún daño detectable a las personas. Pero a pesar de todas las características que lo diferenciaban de los insecticidas anteriores, seguía siendo una sustancia destinada a matar. Entonces, ¿cómo podían los consumidores recibir garantías de la seguridad del DDT en los folletos gubernamentales, los artículos de prensa y los anuncios que cantaban sus alabanzas?


Una de las respuestas era rechazar esas afirmaciones, como hicieron varios periodistas y legisladores durante el primer año de comercialización del DDT. Cuando el plaguicida se puso a la venta por primera vez, los funcionarios del estado de Missouri emitieron una advertencia formal contra él, citando peligros desconocidos para las plantas, los animales y los seres humanos. Minnesota prohibió su venta, Nueva Jersey lo restringió, y California y Nueva York emitieron decretos que exigían que los productos que contenían DDT llevaran la calavera y las tibias cruzadas que indicaban que era un veneno peligroso. Esta última medida preocupó a los funcionarios de la FDA y los NIH. Si la gente aprendía a través de la experiencia que el DDT podía manejarse con menos precaución que otros venenos de buena fe como la estricnina y el bicloruro de mercurio -lo que ciertamente podía ocurrir-, perderían el respeto por la calavera y las tibias cruzadas como símbolo de peligro.

Mientras los estados luchaban por regular el DDT, los periodistas se esforzaban por conciliar las advertencias y las promesas. «No se equivoquen. El DDT, en cantidad suficiente, es un veneno», anunciaba una revista de economía doméstica. Por supuesto, mata a las cucarachas, pero «el DDT puede hacer que usted muera también», informaba otra. «DDT: Manéjese con cuidado», anunciaba otra publicación, que continuaba diciendo a los lectores que el DDT en cantidades considerables «atacaría los centros nerviosos y el hígado» y que pequeñas cantidades consumidas a lo largo del tiempo podrían «acumularse en el cuerpo hasta alcanzar una dosis mortal». Después de todo, señalaba un escritor, eso es exactamente lo que podría hacer el consumo de plomo y arsénico. El DDT, «ese centro de tormenta de pros y contras», debía ser tratado «con tanto respeto como el arseniato de plomo», escribió otro. La supuesta seguridad del DDT era una de las cosas más emocionantes, pero también una de las más difíciles de creer.

Soldados del ejército de EE.UU. demostrando el equipo de pulverización de DDT. La Organización Mundial de la Salud afirma que el insecticida ha evitado la muerte de 25 millones de personas desde la Segunda Guerra Mundial.
Soldados del ejército de EE.UU. demostrando el equipo de pulverización de DDT. La Organización Mundial de la Salud afirma que el insecticida ha evitado la muerte de 25 millones de personas desde la Segunda Guerra Mundial.

Por eso, cuando Dorothy Colson vio que los aviones rociaban DDT sobre las tierras adyacentes a su granja familiar, le resultó fácil relacionar el pesticida con los problemas que de repente no cesaban. En los años que siguieron a la guerra, Colson se lanzó a una investigación tenaz sobre el DDT, escribiendo a organismos estatales, fabricantes y organizaciones de todo el mundo. La bibliografía que recopiló sobre el pesticida indicaba que podía ser perjudicial para los seres humanos, pero no ofrecía pruebas concluyentes de que lo fuera. Cuanto más preguntaba a los expertos, más le decían que el DDT había salvado, sobre todo, innumerables vidas en todo el mundo, sin haber dañado nunca a ninguna persona.

Sin embargo, la investigación de Colson reveló muchas pruebas de que el DDT era perjudicial para otros seres vivos, especialmente para las abejas. Para ella esto era razón suficiente para preocuparse. Como escribió a un funcionario de salud del estado: «Cualquier veneno lo suficientemente fuerte como para matar o dañar a las abejas melíferas es seguramente lo suficientemente fuerte como para afectar a las personas». De hecho, los efectos del pesticida sobre las abejas y otros insectos beneficiosos habían preocupado a los científicos federales desde la introducción del DDT.

Desde el principio observaron (como informó National Geographic) que el DDT era mortal para las abejas melíferas, las mariposas, los peces pequeños y los reptiles y, en concentraciones suficientemente altas, para las aves y los mamíferos pequeños. La muerte de los polinizadores conduciría a huertos sin frutos y campos de cultivo estériles. Como señalaba un informe del Servicio de Salud Pública de EE.UU., «existe un delicado equilibrio en la biota de cada entorno, y es esencial determinar hasta qué punto el DDT altera este equilibrio.» La Asociación Americana de Entomólogos Económicos coincidió en que el «uso a gran escala del DDT podría crear problemas que ahora no existen». Incluso Monsanto, fabricante de DDT, advirtió que «el peligro inherente al uso indiscriminado del DDT como remedio es muy real».


Las noticias sobre el DDT corren

Estas preocupaciones de los expertos no eran un secreto. Los periódicos de todo el mundo informaron de que el nuevo producto químico era una amenaza para la naturaleza. (Los productos químicos agrícolas más antiguos, como el plomo y el arsénico, solían tener espacio en la prensa sólo cuando envenenaban a las personas). El DDT acababa con los insectos beneficiosos y tenía el potencial de «eliminar patos y gansos», «paralizar» ovejas, «quemar» plantas y provocar explosiones de población de algunas plagas al acabar con sus depredadores naturales. En el estado natal de Colson, el editor agrícola de la Atlanta Constitution y presentador de un programa de radio, Channing Cope, escribió sobre su experiencia probando el DDT en su propiedad.

«El DDT matará a las abejas y eso significa que matará el trébol, lo que significa, también, que acabará con nuestro ganado», advirtió. «¡Destruirá los cultivos de frutas que dependen de las abejas para la polinización! Matará la mayoría de las flores por la misma razón y acabará con muchas de nuestras hortalizas». Concluyó, ominosamente, que el DDT «tiene el poder de arruinarnos».

Pero Cope también tenía otras observaciones que compartir. El pesticida había eliminado los bichos que molestaban a sus mulas, vacas lecheras, terrier escocés, gato y cerdo; y parecía impedir que los bichos entraran por las grietas y hendiduras de sus ventanas y paredes. Aunque sus inconvenientes eran innegables, escribió que el DDT era también una «gran herramienta para nuestra mejora».

La ambivalencia de Cope reflejaba la de toda la nación. A pesar de su inquietud, los estadounidenses estaban encantados con las formas en que el DDT prometía mejorar la vida en la granja y en el hogar. Al no ser molestado por los insectos, el ganado lechero producía más leche y los bueyes rendían más carne. Las cucarachas desaparecieron de los armarios, las hormigas del azúcar, las chinches de los colchones y las polillas de las alfombras. Incluso las moscas que entonces se sospechaba que eran portadoras de la poliomielitis parecían llevarse la enfermedad con ellas al desaparecer. Las ventas de DDT siguieron aumentando, incluso cuando los Colsons y los Copes se esforzaban por entender los daños del producto químico. Y así la nación siguió adelante, todavía ambivalente: La producción de DDT se multiplicó por diez hasta alcanzar más de 100 millones de libras a principios de la década de 1950 (la gran mayoría de ellas utilizadas en la agricultura).

Pero los temores no desaparecieron. En la primavera de 1949, los titulares de todo el país publicaron la noticia de que el DDT había llegado al suministro de productos lácteos de la nación y que el «lento e insidioso veneno» se estaba acumulando en los cuerpos humanos. Al año siguiente, y durante el resto de la década de 1950, el DDT se convirtió en el centro de las audiencias del Congreso sobre la seguridad del suministro de alimentos. El científico de la FDA Arnold J. Lehman declaró que pequeñas cantidades de DDT se almacenaban en la grasa humana y se acumulaban con el tiempo y que, a diferencia de lo que ocurría con los venenos más antiguos, nadie sabía cuáles serían las consecuencias.


El médico Morton Biskind compartió su preocupación de que el DDT estaba detrás de una nueva epidemia, el llamado virus X (una epidemia que más tarde se atribuyó al naftaleno clorado, un producto químico presente en los lubricantes de la maquinaria agrícola). Los agricultores que rechazaban los plaguicidas, como Louis Bromfield, declararon que simplemente no podían satisfacer la demanda de cultivos libres de pulverización por parte de Heinz, Campbell’s, A&P y otras empresas, que a su vez intentaban satisfacer las demandas de los consumidores preocupados por los plaguicidas en general, y específicamente por el omnipresente y bien publicitado DDT.

Carson y el DDT

Cuando Rachel Carson detalló los daños del DDT en halcones, salmones, águilas y otras formas de vida silvestre en Silent Spring, un buen número de estadounidenses había estado exigiendo más información sobre los efectos nocivos del insecticida durante casi dos décadas. Y, sin embargo, hasta el día de hoy no es así como se habla del pasado del DDT. En su lugar, contamos la historia de un producto químico cuyos poderes eran tan asombrosos que nadie pensó en sus inconvenientes, al menos hasta que los sacó a la luz un científico renegado. Es una narración que dio a los estadounidenses una heroína para la última parte del siglo XX, una científica y escritora lo suficientemente inteligente y valiente como para enfrentarse a la clase dirigente y ganar. Es una historia sobre el poder de los movimientos sociales para rehacer la sociedad a mejor. Y es la historia de una nación reformada, capaz de dejar de lado la arrogancia por la razón.

Las infecciones por Zika en mujeres embarazadas pueden hacer que sus hijos nazcan con defectos de nacimiento, incluyendo cabezas anormalmente pequeñas, como se ve en este niño brasileño. La propagación del Zika reavivó el debate sobre la conveniencia de volver a utilizar el DDT.
Las infecciones por Zika en mujeres embarazadas pueden hacer que sus hijos nazcan con defectos de nacimiento, incluyendo cabezas anormalmente pequeñas, como se ve en este niño brasileño. La propagación del Zika reavivó el debate sobre la conveniencia de volver a utilizar el DDT.

Como sociedad, utilizamos las narraciones para organizar nuestro pasado compartido en un principio, un medio y un final. Las historias que contamos una y otra vez, como la del DDT, explican cómo hemos llegado al presente y apuntan a un futuro esperanzador. El DDT se prohibió en Estados Unidos en 1972, un hecho que se atribuye en gran medida a Carson y al movimiento ecologista que ella ayudó a inspirar.

Pero en los recientes informes sobre el Zika -y en los debates menos recientes sobre la malaria en los países en desarrollo- se perfiló un nuevo final para la historia del DDT. En esta versión de los hechos hay una forma responsable de utilizar el pesticida y una necesidad potencial de él cuando se trata de controlar las enfermedades más intratables transmitidas por insectos. En esta versión, nuestro despliegue considerado del DDT nunca repetiría los errores del pasado, especialmente el uso excesivo del pesticida en la agricultura. En este nuevo final, los expertos de hoy son más ilustrados que sus homólogos históricos; su experiencia proviene en parte del aprendizaje de los errores del pasado, y con esta sabiduría determinan los límites adecuados en el uso de tecnologías poderosas.

Para más información Beyond Silent Spring: An Alternate History of DDT



A %d blogueros les gusta esto: