Primera reacción en cadena hecha por el hombre

El dos de diciembre de 1942, un grupo de 49 científicos liderado por Enrico Fermi, pusieron en operación la llamada Chicago Pile-1, el primer reactor nuclear hecho por el hombre, originando la primera reacción nuclear autosostenida provocada por el hombre. Había iniciado la era atómica.

Infografia sobre la Chicago pile - 1

El 2 de diciembre de 1942, se inició la primera reacción en cadena nuclear autosostenible hecha por el hombre en la CP-1, durante un experimento dirigido por Enrico Fermi. Chicago Pile-1 (CP-1) fue el primer reactor nuclear artificial del mundo.

El desarrollo secreto del reactor fue el primer logro técnico importante para el Proyecto Manhattan, el esfuerzo aliado para crear bombas atómicas durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque los líderes civiles y militares del proyecto tenían dudas sobre la posibilidad de una reacción desbocada desastrosa, confiaron en los cálculos de seguridad de Fermi y decidieron que podrían llevar a cabo el experimento en un área densamente poblada.

Fue construido por el Laboratorio Metalúrgico de la Universidad de Chicago, debajo de los puestos de observación al oeste del Stagg Field original. Fermi describió el aparato como “una cruda pila de ladrillos negros y maderas de madera”.

Escudo de la Universidad de Chicago, lugar de nacimiento de la Chicago Pile - 1
Escudo de la Universidad de Chicago, lugar de nacimiento de la Chicago Pile – 1

El reactor fue ensamblado en noviembre de 1942, por un equipo que incluía a Fermi, Leo Szilard (quien había formulado previamente una idea para la reacción en cadena sin fisión), Leona Woods, Herbert L. Anderson, Walter Zinn, Martin D. Whitaker y George Weil.

El reactor utilizó uranio natural. Esto requirió una gran cantidad de material para alcanzar la criticidad, junto con el grafito utilizado como moderador de neutrones.

El reactor contenía 45,000 bloques de grafito ultra puro que pesaban 360 toneladas cortas (330 t), y estaba alimentado por 5.4 toneladas cortas (4.9 t) de uranio metálico y 45 toneladas cortas (41 t) de óxido de uranio. A diferencia de la mayoría de los reactores nucleares posteriores, no tenía blindaje contra la radiación o sistema de enfriamiento, ya que funcionaba a muy baja potencia, aproximadamente medio vatio.

La búsqueda de un reactor se había visto afectada por la preocupación de que la Alemania nazi tuviera un liderazgo científico sustancial. El éxito de Chicago Pile -1 proporcionó la primera demostración vívida de la viabilidad del uso militar de la energía nuclear por parte de los Aliados, y la realidad del peligro de que la Alemania nazi pudiera tener éxito en la producción de armas nucleares.

Anteriormente, las estimaciones de masas críticas habían sido cálculos burdos, lo que generaba incertidumbres de orden de magnitud sobre el tamaño de una bomba hipotética. El uso exitoso del grafito como moderador allanó el camino para el progreso en el esfuerzo aliado, mientras que el programa alemán languideció en parte debido a la creencia de que tendría que usarse agua pesada escasa y costosa para ese propósito.

En 1943, la Chicago Pile -1 fue trasladada a Red Gate Woods, y reconfigurada para convertirse en la Chicago Pile-2 (CP-2). Allí, fue operado hasta 1954, cuando fue desmantelado y enterrado. Las gradas en Stagg Field fueron demolidas en agosto de 1957; el sitio ahora es un Monumento histórico nacional y un Monumento histórico de Chicago.

Una de las pinturas de John Cadel recreando la construcción de la CP 1
Una de las pinturas de John Cadel recreando la construcción de la CP 1, el primer reactor nuclear