8 elementos con usos pocos conocidos de la tabla periódica

A menos que seas un verdadero fanático de la ciencia y la química, lo más probable es que no sepas que estos ocho elementos tienen estos usos. Sin embargo, muchos de ellos forman los cimientos de la vida moderna, desde el europio (un elemento crítico en la televisión y las pantallas de ordenador) hasta el telurio (utilizado en los paneles solares y los chips de memoria). Aquí hay una muestra de elementos con usos poco conocidos pero importantes sin los que preferirías no vivir.

Europio

imagen europio
Europio débilmente oxidado, por lo tanto, ligeramente amarillento. 1,5 gramos, pieza grande de 0,6 x 1,6 cm. (Crédito de la imagen: Images of elements)

La próxima vez que viajes por Europa, toma nota de algunos billetes de euro. Contienen pequeñas cantidades de europio, un metal duro y plateado, como medida anti-falsificación.

Hay un puñado de lugares en el mundo donde se extrae el mineral que contiene europio, pero los depósitos de este elemento raro (número atómico 63) son escasos. Pocas personas se preocupaban por esto hasta la invención del televisor.

Los primeros programas de televisión en color apenas tenían color: Los azules eran apagados, los amarillos aparecían algo desteñidos y los blancos eran sucios y grisáceos. ¿La razón? Nadie podía encontrar la manera de reproducir un color rojo fuerte y rico, así que los otros colores se atenuaban para mantener un cierto equilibrio.

Entonces, una vez que se descubrió que el europio reproducía un robusto rojo en las pantallas de televisión (y más tarde, en las de los ordenadores), se puso en marcha la lucha por los suministros de europio. Minas en China, Rusia y una pequeña mina en California suministran la mayor parte del europio del mundo.

Argón

Las ventanas de los edificios pueden ser una fuente importante de pérdida de energía debido al aire caliente y frío que se puede perder a través de ellas.
Las ventanas de los edificios pueden ser una fuente importante de pérdida de energía debido al aire caliente y frío que se puede perder a través de ellas.

Si vives o trabajas en un edificio nuevo o recientemente renovado, es probable que estés a un paso de un alijo de argón: El argón (número atómico 18) se utiliza a menudo entre los dobles vidrios de las ventanas de bajo consumo energético debido a su baja conductividad térmica.

El argón es un gas noble que es más común en la atmósfera de la Tierra que incluso el dióxido de carbono. Además de sus usos en los hogares -las bombillas incandescentes están llenas de argón porque evita que los filamentos se quemen- el argón tiene numerosos usos industriales, desde la soldadura por arco hasta la cirugía por láser.

Aunque generalmente es seguro, el argón puro es más pesado que el aire y puede ser letal en áreas donde desplaza el oxígeno. Se utiliza en la producción avícola para asfixiar a las aves, pero también puede asfixiar a las personas si se le permite concentrarse en un área cerrada.

Escandio

El escandio es un metal relativamente suave, de color blanco plateado.
El escandio es un metal relativamente suave, de color blanco plateado.

Descubierto por primera vez en 1879, el escandinavo (número atómico 21) fue nombrado en honor a Escandinavia por el químico Lars Fredrik Nilson. Aunque es bastante común en la corteza terrestre, nadie tuvo un uso real para este metal plateado hasta unos 100 años después de su descubrimiento.

Pero en la década de 1970, los metalúrgicos encontraron que las aleaciones de aluminio-escandio son fuertes y ligeras, lo que las hace útiles en los componentes aeroespaciales. No pasó mucho tiempo antes de que los fabricantes de equipos deportivos empezaran a utilizar las aleaciones en todo, desde bates de béisbol hasta palos de lacrosse.

Berilio

Un cristal esmeralda encontrado en Muzo, Colombia. Los cristales esmeralda son una forma del elemento berilio.
Un cristal esmeralda encontrado en Muzo, Colombia. Los cristales esmeralda son una forma del elemento berilio

En la historia de ciencia ficción de Isaac Asimov “Sucker Bait”, los científicos luchan por entender por qué todos los colonos del planeta conocido como Junior murieron después de establecerse en su superficie. Finalmente, un renegado amotinado se da cuenta de que los altos niveles de berilio en el suelo causaron que los colonos murieran lentamente de beriliosis.

Sin embargo, los peligros del berilio no son sólo cosa de ficción: El elemento (número atómico 4) está reconocido como cancerígeno por el Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer.

En otra forma, sin embargo, el berilio es altamente deseable, incluso invaluable. Cuando se combina con trazas de cromo, el berilio adquiere un hermoso tono verde como la piedra preciosa comúnmente conocida como esmeralda.

Antimonio

Vanidad, tu nombre es antimonio, para parafrasear a Shakespeare. El elemento metálico pesado (número atómico 51) se utiliza hoy en día como ingrediente en cosméticos, y lo ha sido desde los primeros días del antiguo Egipto.

Además, el antimonio se utiliza como retardante de la llama en telas para niños, automóviles, juguetes y aviones. Y si alguna vez ha admirado el brillo cálido y plateado de las tazas y vajillas de peltre, gracias al antimonio: La mayoría del peltre es una combinación de estaño, cobre y antimonio

El peltre es una aleación compuesta por estaño, cobre, antimonio y plomo.
Plato de peltre. El peltre es una aleación compuesta por estaño, cobre, antimonio y plomo.

Galio

Cristales de 99,999 por ciento de galio, cultivados en un laboratorio
Cristales de 99,999 por ciento de galio, cultivados en un laboratorio

Pocos elementos son más raros que el galio: Un metal relativamente suave y brillante, es ampliamente utilizado hoy en día en los semiconductores y otros productos electrónicos, así como en la industria farmacéutica.

Pero en años pasados, el galio (número atómico 31) era una parte clave de un truco de salón favorito de los magos porque se derrite cuando está un poco más caliente que la temperatura ambiente. Así, las cucharas hechas de galio parecen normales, pero cuando se sumergen en una taza de té caliente se disuelven instantáneamente. Incluso si sostienes una cuchara de galio en tu mano por mucho tiempo, creará un desorden metálico y goteante.

Telurio

Paneles solares, una aplicación del telurio
Paneles solares, una aplicación del telurio

El telurio, un metal blanco plateado descubierto por primera vez en Transilvania, se utiliza a menudo en paneles solares, chips de memoria de computadoras y discos ópticos reescribibles. Su nombre viene de la palabra latina para la tierra (tellus).

La mayoría de los expertos consideran que el telurio (número atómico 52) es ligeramente tóxico, aunque no es habitual encontrar a alguien que haya sufrido daños graves a causa de él. ¿Cómo se puede saber si alguien ha estado expuesto a altos niveles de telurio? A medida que su cuerpo metaboliza el telurio, su aliento tendrá un olor acre, parecido al del ajo, como corresponde a un elemento que se encontró por primera vez en la legendaria patria de Drácula.

Disprosio

Una turbina eólica marina, parte del emplazamiento del parque eólico London Array, situado en el estuario exterior del Támesis, a unas 70 millas al este de Londres.
Una turbina eólica marina, parte del emplazamiento del parque eólico London Array, situado en el estuario exterior del Támesis, a unas 70 millas al este de Londres.

“Acumular oro es para los libertarios. La minería de Bitcoin es para los nerds”, escribió Jonathon Keats en Wired. “Los inversores realmente aventureros – especialmente los fans de los tramos más extraños de la tabla periódica – deberían considerar el acaparamiento de algo más intenso, como elementos exóticos de valor industrial”.

En lo alto de la lista de elementos raros y valiosos está el disprosio (número atómico 66), que recibe su nombre del antiguo griego dysprositos, que significa “difícil de conseguir”, bastante apropiado. Esta sustancia blanda y metálica tiene una gran demanda para los motores eléctricos, especialmente los de los vehículos eléctricos y las turbinas eólicas, lo que ha hecho que el disprosio ocupe un lugar en la lista de materiales críticos para la economía ecológica del Departamento de Energía de los Estados Unidos.

Traducido y adaptado por quimicafacil.net a partir de un artículo original de Marc Lallanilla en livescience.com