Compuesto de la semana: Modafinilo

El modafinilo, cuyo nombre comercial más extendido es provigil, es un compuesto empleado para el tratamiento de patologías del sueño, como la narcolepsia, desorden del sueño por alteración del ciclo circadiano, apnea del sueño, entre otros. También se emplea de manera informal como una “droga inteligente” con supuestas capacidades para mejorar las capacidades cognitivas, aunque no hay estudios que soporten dicha información.

Estructura del modafinilo

Este compuesto fue desarrollado originalmente por el neurofisiólogo Michel Jouvet y Lafon Laboratories en Francia a finales de la década de 1970 en el marco de las investigaciones en compuestos benzidril sulfonil, que incluyó el desarrollo del adrafinil. En la década de 1990 se aprobó su uso medico para el tratamiento de la narcolepsia tanto en Francia como en EE. UU.

La molécula fue protegida a través de una patente de 1990, que, a través de algunas extensiones, expiraría a finales de 2002, por esa razón varias casas farmacéuticas especializadas en la manufacturación de medicamentos genéricos se prepararon para la producción de esta molécula y pidieron permiso para su comercialización, lo que generó una disputa legal entre los tenedores de la patente y las casas farmacéuticas interesadas en la producción de su versión genérica. Finalmente, la Corte del distrito Oeste de Pennsylvania declaró invalida la última extensión y las pretensiones de protección sobre el modafinilo, lo que obligó a realizarse un trato entre los titulares de la patente y las casas farmacéuticas para su producción y comercialización.

Estructura 3D del modafinilo

En Estados Unidos, el modafinilo está clasificado como sustancia controlada y la importación es ilegal sin el permiso otorgado por la DEA, aunque si se puede ingresar al país si se demuestra a través de receta medica que es para uso personal. Otros países como China, Japón, Rusia, Australia y Rumania también han clasificado al modafinilo como sustancia controlada o estimulante. En 2008, Cephalon, que actualmente es la casa matriz del modafinilo, fue multada por cerca de 500 millones de dólares por la FDA americana ya que su publicidad afirmaba que el modafinilo ayudaba a la concentración y al rendimiento cognitivo, lo que fue considerado “falso, falto de objetividad e inductor al error”