Mechero Bunsen

Tiempo de lectura estimado: 5 minutos

El mechero Bunsen es uno de los elementos de laboratorio más usado desde su desarrollo, permite el calentamiento de sustancias y recipientes a diferentes niveles graduando la intensidad de la llama a través de la cantidad de gas y aire que se mezclan y queman. A lo largo del tiempo, se han desarrollado variantes del mechero Bunsen que han mejorado su desempeño para diversas aplicaciones.

Infografia sobre el mechero Bunsen
Infografia sobre el mechero Bunsen

Historia del mechero Bunsen

En 1852, la Universidad de Heidelberg contrató a Robert Bunsen y le prometió un nuevo edificio de laboratorio. La ciudad de Heidelberg había comenzado a instalar alumbrado público de gas de carbón, por lo que la universidad instaló líneas de gas para el nuevo laboratorio.


Gustav Kirchhoff y Robert Bunsen
Gustav Kirchhoff y Robert Bunsen

Los diseñadores del edificio tenían la intención de usar el gas no solo para iluminación, sino también en mecheros para los ensayos de laboratorio. Para cualquier mechero, era deseable maximizar la temperatura y minimizar la luminosidad. Sin embargo, los mecheros de laboratorio existentes en ese tiempo dejaban mucho que desear no solo en términos de temperatura de la llama, sino también en cuanto a economía y sencillez.

Mientras el edificio todavía estaba en construcción a fines de 1854, Bunsen sugirió ciertas ideas de diseño al mecánico de la universidad, Peter Desaga, y le pidió que construyera un prototipo. Principios similares se habían utilizado en diseños de mecheros anteriores como el de Michael Faraday, así como en un dispositivo patentado en 1856 por el ingeniero en gas R. W. Elsner.

El diseño de Robert Bunsen y Peter Desaga logró generar una llama caliente, sin hollín y no luminosa al mezclar el gas con el aire de forma controlada antes de la combustión. Desaga creó ranuras ajustables para el aire en la parte inferior del quemador cilíndrico, con la llama encendiéndose en la parte superior.


Cuando el edificio se abrió a principios de 1855, Desaga había hecho 50 mecheros para los estudiantes de Bunsen. Dos años más tarde, Bunsen publicó una descripción, y muchos de sus colegas pronto adoptaron el diseño. Los mecheros Bunsen ahora se utilizan en laboratorios de todo el mundo.

Funcionamiento de un mechero Bunsen

Los mecheros Bunsen que se utiliza hoy en día quema de forma segura una corriente continua de un gas inflamable como el gas natural (que es principalmente metano) o un gas licuado de petróleo como el propano, el butano o una mezcla de ambos.

La boquilla de la manguera se conecta a una boquilla de gas en la mesa de laboratorio con un tubo de goma. La mayoría de las mesas de laboratorio están equipadas con múltiples boquillas de gas conectadas a una fuente de gas central, así como boquillas de vacío, nitrógeno y vapor. El gas fluye por la base a través de un pequeño orificio en la parte inferior del barril y se dirige hacia arriba. Hay ranuras abiertas en el lateral del fondo del tubo para admitir aire en la corriente utilizando el efecto Venturi, y el gas arde en la parte superior del tubo una vez encendido por una llama o chispa. Los métodos más comunes para encender el quemador son el uso de una cerilla o un encendedor de chispa.

Controlar la mezcla gas/aire

La cantidad de aire mezclado con la corriente de gas afecta a la integridad de la reacción de combustión. Con menos aire se produce una reacción incompleta y, por tanto, más fría, mientras que una corriente de gas bien mezclada con aire proporciona oxígeno en una cantidad estequiométrica y, por tanto, una reacción completa y más caliente. El flujo de aire puede controlarse abriendo o cerrando las aberturas de las ranuras situadas en la base del cañón, cuya función es similar a la del estrangulador de un carburador.

Si se ajusta el collarín de la parte inferior del tubo para que más aire pueda mezclarse con el gas antes de la combustión, la llama arderá más caliente y, por tanto, tendrá un aspecto azul. Si los orificios están cerrados, el gas sólo se mezclará con el aire ambiente en el punto de combustión, es decir, sólo después de haber salido del tubo por la parte superior. Esta mezcla reducida produce una reacción incompleta, produciendo un amarillo más frío pero más brillante, que a menudo se denomina «llama de seguridad» o «llama luminosa». La llama amarilla es luminosa debido a las pequeñas partículas de hollín en la llama, que se calientan hasta la incandescencia. La llama amarilla se considera «sucia» porque deja una capa de carbón sobre lo que está calentando. Cuando el quemador se regula para producir una llama caliente y azul, puede ser casi invisible contra algunos fondos. La parte más caliente de la llama es la punta de la llama interior, mientras que la más fría es toda la llama interior. El aumento de la cantidad de flujo de gas combustible a través del tubo mediante la apertura de la válvula de aguja aumentará el tamaño de la llama. Sin embargo, a menos que se ajuste también el flujo de aire, la temperatura de la llama disminuirá porque una mayor cantidad de gas se mezcla ahora con la misma cantidad de aire, privando a la llama de oxígeno.


Por lo general, el quemador se coloca debajo de un trípode de laboratorio, que soporta un vaso de precipitados u otro recipiente. El mechero suele colocarse sobre una alfombra resistente al calor para proteger la superficie de la mesa del laboratorio.

Para más información Bunsen burner

A %d blogueros les gusta esto: