Condensador de Allihn

El condensador Allihn o condensador de bulbo se llama así por Felix Richard Allihn (1854-1915). El condensador Allihn consiste en un largo tubo de vidrio con una camisa de agua. Una serie de bulbos en el tubo aumenta el área de superficie en la que los componentes de vapor pueden condensarse. Es ideal para el reflujo a escala de laboratorio; de hecho, el término condensador de reflujo a menudo hace referencia específicamente este tipo.

Historia

Pocos químicos tienen hoy en día la oportunidad de soplar vidrio, pero abran cualquier libro de texto sobre el soplado de vidrio y leerán que uno de los primeros obstáculos es dominar el arte de soplar burbujas de vidrio – un paso crucial para hacer balones de fondo redondo y cualquier abertura circular que dé paso a uniones y conexiones. Un ejercicio clásico para un aprendiz es soplar una serie de burbujas idénticas e igualmente espaciadas a lo largo de un tubo, un trabajo que requiere control de la respiración, manos firmes y paciencia. De forma adecuada, esta etapa fundamental en la educación de un soplador de vidrio está consagrada en un dispositivo, el condensador de Allihn.

Felix Allinhn, padre del condensador de bolas

Felix Richard Allihn es una figura misteriosa que dejó un rastro de contribuciones útiles, pero casi sin detalles personales. Nació en Alemania alrededor de 1854 y puede haber sido el hijo del prolífico filósofo Friederich Heinrich Theodor Allihn (1811-1885). Felix pudo haber estudiado en la cercana Leipzig, pero la poca evidencia que hay, es en el mejor de los casos circunstancial. Más tarde publicaría un artículo sobre los azúcares con Paul Degener, un químico orgánico que se doctoró en Leipzig en 1879 con la mano derecha de Hermann Kolbe y su primo Ernst von Meyer. Kolbe, el irascible pero carismático profesor de química orgánica en Leipzig se desahogaba regularmente con aquellos que tenían ideas nuevas, como la estructura de anillos del benceno, en desacuerdo con la suya. A pesar de este quijotesco conservadurismo, y lo que parece haber sido un temperamento vil, más de 1000 estudiantes pasaron por sus laboratorios. ¿Estaba Allihn entre ellos?

A finales de la década de 1870, Allihn escribió un par de trabajos en química orgánica, y en 1879 fue admitido en la Sociedad Química Alemana. Aparece en la revista Berichte como asistente en el Instituto de Fisiología Agrícola de Lindenau, un pueblo al este de Leipzig. Y en 1882 Allihn publicó un método gravimétrico para la determinación de azúcares reductores que fue ampliamente adoptado. El trabajo parece haberse realizado en Leipzig, pero esta vez desde los laboratorios de química física de Ostwald.

Pero para el final de la década sus días de investigación habían terminado. Se mudó a Berlín donde ahora trabajaba para el principal fabricante de instrumentos Warmbrunn, Quilitz & Co. desarrollando aparatos. Había un quemador Bunsen mejorado, un filtro con un embudo Hirsch fritado y un frasco de succión bulboso. 

Pero también había un condensador para su uso en extracciones analíticas utilizando el recién inventado extractor Soxhlet. Su preocupación en el artículo que anunciaba el dispositivo era que un condensador convencional de pared recta del tipo Liebig era ineficaz para los disolventes de bajo punto de ebullición como el éter. La solución de Allihn era simple: aumentar la superficie interna equipando el tubo interior con una serie de burbujas esféricas para maximizar el contacto térmico con el agua de refrigeración. Fue una modificación barata que mejoró sustancialmente el rendimiento del condensador. Allihn señaló al final del artículo que el dispositivo se podía obtener en Warmbrunn, Quilitz & Co., la empresa de la que finalmente se convirtió en director. El condensador permanecería en sus catálogos hasta que la compañía desapareciera en la segunda guerra mundial. 

Los últimos trabajos de Allihn se dedican a un cambio peculiar en la calibración que los termómetros de mercurio hechos de vidrio de Jena sufrirían si se dejaran sin alterar durante largos períodos. 

Allihn murió el 29 de septiembre de 1915, y su muerte se anotó brevemente en Berichte. En su condensador, sin embargo, sus burbujas permanecen siempre suspendidas, como en un relicario de cristal.

Eficiencia

Al aumentar el área de contacto entre el vapor y las paredes frías del condensador, la eficiencia en la condensación aumenta en comparación a un condensador de Liebig o recto. A pesar de las burbujas presentes en su interior, no se generan obstrucciones al paso del vapor por la presencia de los líquidos condensados.

Generalmente se emplea en situaciones que requiere un reflujo constante de solventes de bajo punto de ebullición, por lo que se coloca en posición vertical con el extremo superior abierto a la atmosfera. También hay modelos que en su extremo superior tiene un tramo de tubo de vidrio de menor diámetro y se conecta a un sistema de vacío con trampa para reducir la presión dentro del sistema y por ende la temperatura de ebullición.

Para más información Classic Kit: Allihn condenser