Pinzas Keck

Las pinzas Keck se emplean en laboratorio para mantener diversos materiales de vidrio unidos cuando se realizan operaciones como destilación o rotavaporación.

A pesar de su increíble comodidad y versatilidad, las juntas de vidrio esmerilado Quickfit estandarizadas tienen una molesta tendencia a abrirse. Lazos de alambre, pequeños cuernos de vidrio, muelles, gomas elásticas, todo esto se ha utilizado a lo largo de los años en un intento de mantenerlos bien sujetos. También había clips de metal, pero revolver en un cajón de artilugios plateados era enloquecedor. Entonces llegó el clip o pinza Keck.

El padre del clip Keck

Hermann Keck nació violinista. A lo largo de su infancia, desmontó las cosas para ver cómo funcionaban. Nacido en 1919, en Treysa, en el estado central alemán de Hessen, perdió a sus padres a los 16 años. En 1935, el año en que murió su padre, su abuelo lo llevó al Museo Alemán de Munich donde fue enganchado instantáneamente por las máquinas y los motores.

Los clips o pinzas Keck son empleadas para mantener uniones entre equipos de vidrio
Los clips o pinzas Keck son empleadas para mantener uniones entre equipos de vidrio

Con el comienzo de la segunda guerra mundial, Keck fue reclutado por las fuerzas armadas. Sirvió, en gran parte ileso, hasta el final de la guerra cuando fue internado en Francia. El campo era un lugar frío, húmedo y tedioso, pero un nuevo mundo se abrió cuando un amigo de la familia le envió una copia del Anorganische Chemisches Praktikum de Riesenfeld, que leyó vorazmente. Sus lecturas le llevaron a largas conversaciones con químicos mayores que estaban internados con él, y sus estudios impresionaron tanto al comandante del campo que se le permitió leer en una habitación cálida y bien iluminada.

Carrera profesional

Al ser liberado, consiguió un lugar para estudiar química en la Universidad Philipps en Marburg donde hizo su investigación de doctorado sobre siloxenos con Kautzki. Luego fue contratado por Degussa en Hamburgo y más tarde se trasladó a Zug en Suiza para trabajar para la USI. Suiza era un lugar agradable y adoptó la ciudadanía suiza en la década de 1970. Cuando la USI trasladó sus operaciones, consiguió un trabajo con Sandoz en Basilea haciendo tintes y ablandadores de agua. 

Diferentes tamaños de Keck
Diferentes tamaños de Keck

Pero mientras la vida era interesante, había algo que faltaba. Jugueteaba y jugueteaba con las ideas. A partir de la década de 1970 comenzó a patentar una serie de artilugios: frenos para esquís, un dispositivo anticonceptivo intrauterino, un traje protector de plástico.

La idea del clip

Pero fue en 1980 cuando tuvo su verdadera idea: un clip para mantener unidas las juntas de vidrio molido. El dispositivo consistía en dos arcos nervados paralelos con una serie de enlaces en forma de C entre ellos. En lugar de metal, usó plástico de colores brillantes para que cada tamaño fuera reconocible instantáneamente, desde el diminuto B10 hasta el enorme B45. Cuando mostraba sus dispositivos en las ferias comerciales, inmediatamente comenzaba a recibir pedidos, y su pequeña compañía iba de fuerza en fuerza. Junto a sus abrazaderas de unión pronto diseñó abrazaderas de manguera, conectores y simples controladores de flujo de gas. 

El negocio floreció y Keck continuó dirigiendo su compañía hasta lo que otros llaman la vejez, viajando por todo el mundo y difundiendo su diseño en los laboratorios de todo el mundo. No fue hasta finales de los 90 que decidió que era hora de pasar sus dispositivos. Vendió los derechos de la patente a la empresa de cristalería Schott, y en 2008 disolvió la empresa que dirigía desde su casa en Therwil, cerca de Basilea, estableciéndose en una bien merecida jubilación. Cumplió 90 años el mes pasado.

La versatilidad de las clips o pinzas Keck permite mantener una gran variedad de uniones de diferentes tamaños
La versatilidad de las clips o pinzas Keck permite mantener una gran variedad de uniones de diferentes tamaños

Sus clips son ahora universales, y han salvado a muchos químicos del desastre por medio del rotavap. Pero sobre todo, sus deliciosas cualidades de juguete nos llevan a los días felices de nuestra infancia. Nos recuerdan cada día la razón por la que la síntesis es tan divertida: es hora de jugar, y los clips Keck añaden los tan necesarios destellos de color a nuestras a menudo monótonas salas de juego, con un satisfactorio sonido “Keck” cuando los encajamos en su lugar.

Para más información Classic Kit: Keck clip